Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El papa Francisco apoya llegada de prisioneros de Guantánamo a Uruguay y el gobierno espera la comunicación oficial del Vaticano

BÚSQUEDA |

http://semanario.busqueda.com.uy/604_1786–octubre-16-al-22/29034_-el-papa-francisco-apoya-llegada-de-prisioneros-de-guantanamo-a—uruguay-y-el-gobierno-espera-la-comunicacion-oficial-del-vaticano/

Mientras enfrenta duras críticas desde la oposición por su decisión de acoger a seis prisioneros de la cárcel de Guantánamo, el gobierno tomó conocimiento de que el papa Francisco apoya la decisión del presidente José Mujica y espera recibir en los próximos días la comunicación oficial del Vaticano.

Según dijeron a Búsqueda fuentes del Poder Ejecutivo, en el gobierno están al tanto de que Francisco respalda el gesto de Mujica por “motivos humanitarios” y dio instrucciones al nuncio en Uruguay, George Panikulam, para que le transmita su apoyo.
El nuncio, que fue nombrado en junio de este año, aún no presentó las cartas credenciales. En el gobierno estiman que cuando se concrete la formalidad, el representante de la Santa Sede en Uruguay comunicará el apoyo del Vaticano, dijeron a Búsqueda las fuentes consultadas.

Según información que maneja el gobierno, en la Embajada de Estados Unidos están al tanto de las gestiones del papa Francisco.

Ayer miércoles el presidente Mujica dijo que postergó la decisión sobre los presos de Guantánamo porque el tema se utilizó con fines electorales. “Tener media docena de tipos que están deshechos que se transforme en temas electorales no tiene contrafuerte. Hay gente que nunca estuvo en cana, que no tiene idea lo que son ciertas cosas… para mí, que tengo mil y pico de compañeros refugiados por el mundo entero, es una cuestión de principios, para mí, personalmente, estas son cosas de principios”, declaró.
En entrevista con Búsqueda, el candidato presidencial por el Frente Amplio, Tabaré Vázquez, dijo que entiende a los ciudadanos que se preocupan por la llegada de los prisioneros. “Tienen las preocupaciones lógicas que todos tenemos”, opinó. Afirmó que si los prisioneros vienen a Uruguay tendrán “obligaciones y normas de juego que respetar”, y aseguró que “si se salen de esas normas, la Justicia uruguaya va a tener que actuar” (ver página 48).

El director para las Américas de la organización Human Rights Watch, José Miguel Vivanco,también apoyó la decisión del gobierno. “Que haya un presidente de un país pequeño como Uruguay que esté dispuesto a tender una mano a esos prisioneros me parece un gesto encomiable que enaltece a Uruguay, que lo prestigia y que merece el aplauso de los demócratas y humanistas de América Latina. Ojalá fueran muchos más los gobiernos que sigan este ejemplo”, dijo al ser consultado por Búsqueda.

“Uruguay no tenía ninguna obligación al respecto, salvo el compromiso ético, la experiencia personal de un presidente que vivió la injusticia en carne propia, y un país grande como Uruguay que está dispuesto a darle una mano a gente que está condenada al infierno”, añadió.

Vivanco insistió en que los prisioneros de Guantánamo “jamás han sido acusados de la comisión de un delito y han estado en detención arbitraria durante años”. Criticó que el tema se trate de “transformar en una cuestión política sin fijarse que hay seres humanos que están padeciendo una tragedia incalificable”.

“Me parece que es una falta grave tratar de politizarlo y de sacarle ventaja política”, afirmó.

Discusiones. La controversia sobre los prisioneros se encendió luego de que el candidato nacionalista Luis Lacalle Pou manifestara su desacuerdo sobre recibirlos.
El jueves 2 Búsqueda informó basándose en fuentes del gobierno de Washington que una eventual “marcha atrás” en la acogida de seis prisioneros de la cárcel de Guantánamo podría “afectar” el “alto nivel” de las relaciones entre Estados Unidos (EEUU) y Uruguay.

Luego Mujica acusó a quienes se oponen a la llegada de los reclusos de “alma podrida” y de “no tener el coraje de dar una mano” frente a una cuestión que a su entender es humanitaria y tiene relacionadas oportunidades comerciales para el país. Pero días después le bajó el perfil a la confrontación y dijo que había que “ver la opinión del nuevo gobierno y todo eso”, y que “un presidente tiene que considerar que es un presidente, no es un rey, no hace lo que se le ocurre”.