Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios El papa Francisco agiliza el proceso de nulidad matrimonial

EL OBSERVADOR |
Iglesia. Es más breve, gratis y responde a la “preocupación por la salvación”

El papa presentó un proceso más ágil que el actual. A. Carconi – EFE

El papa Francisco extendió su programa de reformas de la Iglesia católica al territorio del matrimonio para hacer más económica y rápida la anulación de este vínculo, que no obstante seguirá siendo “indisoluble” para el Vaticano.

El anuncio de la Santa Sede de ayer afecta al sacramento del matrimonio y modifica el proceso de nulidad, por el cual se declara que ese casamiento en realidad nunca existió. Esto es diferente del divorcio civil porque en ese caso se admite que hubo un vínculo y luego se disuelve. La Iglesia entiende que el matrimonio válidamente celebrado es indisoluble pero reconoce que a veces falta algunos de los elementos esenciales del acuerdo, como ocurre en casamientos forzados, cuando hay mentiras de por medio o cuando esa unión no se consuma.

Según la nueva disposición, expresada en dos cartas redactadas por Francisco, el proceso será más breve que antes: para los casos de nulidad evidente bastará que actúe el obispo y para los otros casos alcanzará con una sentencia y no dos como hasta ahora. El proceso durará un año como máximo.

Asimismo, se estipuló que si uno de los esposos no se presenta al proceso tras ser citado dos veces, se considera que está de acuerdo con el pedido de nulidad. Y si pasado el período de apelaciones nadie se expresa, la sentencia se hará efectiva sin que haya dos declaraciones en el mismo sentido, como hasta ahora.

El trámite será gratuito “y las personas pudientes podrán ser invitadas a contribuir con donaciones en beneficio de los más pobres”.

Francisco explicó que el origen de la reforma es “la preocupación por la salvación de las almas”, que sigue siendo “el fin supremo de las instituciones, de las leyes y del derecho de la Iglesia”. “Es un proceso más breve, pero sin poner en riesgo la indisolubilidad del matrimonio”, expresaron ayer en conferencia de prensa los encargados de hacer el anuncio.

En las cartas, el papa hace también referencia al “gran número de fieles” que actualmente no pueden anular sus nupcias “debido a la distancia física y moral” con las “estructuras jurídicas” de la Iglesia.

El presidente de la comisión especial instituida por el papa para la reforma del proceso matrimonial canónico, el obispo Pio Vito Pinto, declaró que en este proceso Francisco actuó “con gravedad pero con gran serenidad, y puso a los pobres en el centro”. (Con agencias) l