Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El Papa contra la “tiranía” del dinero

EL PAÍS |

Francisco criticó la “dictadura” de una economía sin rostro

El papa Francisco instó ayer a los dirigentes mundiales a acabar con la “tiranía” del dinero y la “dictadura de una economía sin rostro” ni “verdadero objetivo humano”

“La adoración del becerro de oro ha hallado una nueva e insensible imagen en el culto del dinero y la dictadura de una economía que no tiene rostro y carece de todo verdadero objetivo humano”, dijo Francisco, dirigiéndose a embajadores en el Vaticano.

Las ideologías más radicalmente favorables al libre mercado han creado “una nueva, invisible, y a veces virtual, tiranía” y seres humanos “considerados como bienes de consumo”, declaró el pontífice argentino, quien llamó a emprender una reforma financiera global que beneficie a todos.

“La solidaridad, que es el tesoro de los pobres, suele considerarse contraproducente, opuesta a la lógica de la finanza y la economía”, lamentó.

“Se debe reconocer que la mayor parte de los hombres y de las mujeres de nuestro tiempo siguen viviendo en una precariedad cotidiana con consecuencias funestas”, comentó.

Solidaridad.”El Papa tiene la obligación, en nombre de Cristo, de recordar que los ricos deben ayudar a los pobres, respetarlos, promoverlos. El Papa insta a la solidaridad desinteresada y a un retorno de la ética en favor del hombre en la realidad económica y financiera”, agregó.

“La Iglesia alienta a los gobernantes a estar verdaderamente al servicio del bien común de sus poblaciones, exhorta a los dirigentes de la realidad financiera a tomar en consideración la ética y la solidaridad”, agregó en su discurso a los embajadores.

Además, el papa Francisco lanzó un rotundo “no” a los “cristianos de salón, educados pero sin fervor apostólico”.

El pontífice invitó a pedir al Espíritu Santo “la gracia de dar fastidio a las cosas que están demasiado tranquilas en la Iglesia, la gracia de seguir hacia adelante hacia las periferias existenciales”.