Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios El Papa condena “la violencia que busca justificación religiosa”

EL PAÍS |

El papa Francisco condenó ayer en Turquía “la violencia que busca una justificación religiosa”, después de denunciar que la situación en Oriente Medio “es verdaderamente trágica”.

En su primer día de visita a Turquía, Francisco pidió un “diálogo interreligioso” para combatir “el terrorismo” y también solicitó respeto para los derechos de los cristianos ante el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien a su vez denunció la “islamofobia”.

“Es fundamental que los ciudadanos musulmanes, judíos y cristianos (…) tengan los mismos derechos y respeten las mismas obligaciones”, declaró el pontífice.

“Nosotros, musulmanes y cristianos —subrayó— somos depositarios de inestimables tesoros espirituales, entre los cuales reconocemos elementos de comunidad, aunque vividos según las propias tradiciones: la adoración de Dios misericordioso, la referencia al patriarca Abraham, la plegaria, la limosna, el ayuno… elementos que, vividos de modo sincero, pueden transformar la vida y dar una base segura a la dignidad y hermandad de los hombres”.

Según Francisco, “reconocer y desarrollar esta comunidad espiritual —a través del diálogo interreligioso— nos ayuda a promover y defender en la sociedad los valores morales, la paz y la libertad”.

Se trata de un viaje delicado, ya que Turquía, con 76 millones de habitantes, es un país 99% musulmán y vive fuertes tensiones por los conflictos en Irak y Siria, que reactivaron los enfrentamientos internos entre kurdos y turcos.

El papa saluda a Mehmet Gormez, principal autoridad musulmana turca. Foto: Reuters.

Terrorismo

Tras ser recibido en Ankara por Erdogan, Francisco elogió los “generosos esfuerzos” de Turquía en acoger a refugiados sirios e iraquíes, y consideró que la comunidad internacional tiene la “obligación moral” de ayudar.

La visita del papa se produce en un contexto de ofensiva del grupo Estado Islámico (EI) en Siria e Irak, y de persecuciones por los yihadistas contra minorías, entre ellas cristianas.

“La situación humanitaria es angustiosa”, repitió el pontífice, quien se mostró preocupado porque “comunidades enteras, especialmente —aunque no solo— cristianos y yazidíes, hayan sufrido y sigan sufriendo violencia inhumana a causa de su identidad étnica y religiosa”.

“Una contribución importante” a resolver esta situación “puede venir del diálogo interreligioso e intercultural, de manera que acabe con cualquier forma de fundamentalismo y de terrorismo”, aseguró el papa Francisco.

Sin citar al EI, el pontífice deseó que la “solidaridad de todos los creyentes” pueda “invertir la tendencia” de una “violencia terrorista”, y deploró la violación de las “leyes humanitarias más elementales” o las graves persecuciones contra “grupos minoritarios”.

“La violencia que busca una justificación religiosa merece la mayor de las condenas”, afirmó luego Francisco tras un encuentro con el principal religioso musulmán de Turquía, Mehmet Gormez.

“Quienes propagan la violencia y la crueldad eligiendo un camino que viola por completo la llamada a la paz del Islam deben considerarse en estado de rebeldía contra Dios, sea cual sea el nombre que tomaron”, añadió.

El pontífice también hizo referencia a las formas de enfrentar las amenazas terroristas. “Es lícito, siempre y cuando se respete la ley internacional, frenar a un agresor injusto”, dijo.

“Lo que se requiere es un compromiso concertado de parte de todos para permitir que los recursos sean redirigidos, no a las armas, sino a otras nobles batallas dignas para un hombre: la batalla contra el hambre y la enfermedad”, indicó. “Quiero recordar que no podemos confiar la resolución del problema a una única respuesta militar”, sostuvo el Papa.
Libertad.

Francisco abogó asimismo en favor de la libertad religiosa al considerar “fundamental” que todos los ciudadanos, sea cual fuere su confesión, tengan los mismos derechos.

“Es fundamental que los ciudadanos musulmanes, judíos y cristianos (…) tengan los mismos derechos y respeten las mismas obligaciones”, declaró Francisco ante el gobierno turco en pleno.

A su vez, el presidente turco mostró su preocupación ante el Papa por lo que consideró como “seria y rápida” progresión de la islamofobia, y pidió que cristianos y musulmanes luchen juntos para frenarla.

“Los prejuicios se desarrollan entre el mundo musulmán y el cristiano. La islamofobia crece seria y rápidamente. Tenemos que actuar juntos contra las amenazas que pesan sobre nuestro planeta: la intolerancia, el racismo y las discriminaciones” declaró Erdogan.
Con el patriarca

El motivo oficial de la visita de Francisco es reunirse con Bartolomeo I, el patriarca ortodoxo ecuménico de Constantinopla, con el que mantiene lazos de amistad, pese a ser una iglesia separada de Roma desde el siglo XI.

Se trata de un viaje delicado, ya que Turquía, con 76 millones de habitantes, es un país 99% musulmán y vive fuertes tensiones por los conflictos en Irak y Siria, que reactivaron los enfrentamientos internos entre kurdos y turcos.

No se descarta que el Papa se reúna con grupos o representantes de cristianos y otras minorías que han tenido que huir de Irak y Siria.

Si bien el programa oficial no incluye encuentros o visitas a los refugiados, fuentes religiosas consideran que Francisco, que es sumamente sensible a ese tema, puede anunciar a última hora un encuentro.

Se espera además un mensaje de apoyo del pontífice a la minúscula minoría cristiana turca, formada por unas 80.000 personas en un océano de 75 millones de musulmanes.

Después de las visitas a Jordania y Albania, se trata del tercer viaje de Francisco a un país de mayoría musulmana. Papa Francisco, Vaticano, Turquía, Estado Islámico, Libertad religiosa
Polémico Palacio Blanco

El papa Francisco es el primer jefe de Estado que visita el llamado Palacio Blanco, el nuevo palacio del presidente turco Erdogan. Se trata de un monumento al lujo que se levanta sobre un solar de 200.000 metros cuadrados, dispone de más de 1.000 habitaciones y todavía no terminado por completo. Se estima que su costo total será de más de 600 millones de dólares. Además de lo que cuesta, se lo critica porque se levantó en una zona verde protegida.
Una visita blindada ante amenazas

ankaran La llegada del papa Francisco a Turquía, un país musulmán que integra la coalición internacional contra el Estado Islámico, está marcada por imponentes medidas de seguridad, después de las amenazas lanzadas por la organización yihadista contra el pontífice, a las que el Vaticano no dio importancia.

A diferencia de otros viajes anteriores, el Papa argentino no tiene programado paseos en papamóvil, ni baño de masas.

Según la prensa turca, 2.700 policías han sido movilizados en Ankara y 7.000 en Estambul. Numerosas calles, sobre todo aquellas de las zonas más turísticas, permanecerán cerradas. Durante su permanencia, el Papa se desplaza en un automóvil alemán blindado tal fue como impuesto por las autoridades turcas, que no aceptaron su pedido de viajar en un vehículo pequeño.

En septiembre pasado, el embajador iraquí ante el Vaticano, Habeeb al Sadr, denunció que el Estado Islámico está planeando un atentado contra Francisco en uno de sus viajes al extranjero.

“Las amenazas contra el Papa son creíbles. Las declaraciones públicas del Estado Islámico y sus crímenes contra la cristiandad son un hecho”, dijo Al Sadr.