Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El Papa celebrará bodas en el Vaticano por primera vez

EL PAÍS |

Serán unas 20 parejas que se casarán el 14 de septiembre en el marco de una misa que realizará Francisco.

El papa Francisco celebrará por primera vez varias bodas en el Vaticano, poco antes de la apertura en octubre de un sínodo de obispos sobre la familia y el matrimonio católico, informó este viernes la agencia especializada en el Vaticano I.Media.

Jorge Bergoglio, que también obispo de la capital italiana, oficiará el matrimonio de una veintena de parejas de la diócesis de Roma en la basílica de San Pedro. El casamiento se realizará en el marco de una misa a celebrar el 14 de septiembre.

Hasta ahora solo Juan Pablo II había celebrado varios matrimonios en público, con motivo del primer encuentro mundial de familias, organizado en el Vaticano en octubre de 1994.

El papa Francisco ha hecho referencia en varias ocasiones a la familia y al matrimonio, pero se muestra más realista que sus antecesores sobre las dificultades a las que éstas pueden enfrentarse, haciendo referencia a las mujeres abandonadas, al fracaso de los matrimonios, concluidos sin un compromiso inicial reflexionado, por convención social.

Una de las grandes cuestiones del próximo sínodo (asamblea), que comenzará en octubre, es la situación de los divorciados casados en segundas nupcias, sobre la que la Iglesia está dividida.

Actualmente, al haber roto el sacramento del matrimonio, único e indisoluble, los divorciados cometen una infracción con la ley de la Iglesia y no pueden comulgar. El papa se sitúa más cercano al campo de los que piden que se relajen las normas en su favor.

Francisco habla a menudo de los problemas de la pareja, poniendo el acento sobre el perdón. También censuró a las parejas cristianas “que no quieren hijos” en nombre de “la cultura del bienestar”, y prefieren donar su amor a “dos gatos” o “irse a descubrir el mundo” en vacaciones.