Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El Papa aseguró que la política del mundo está devastada por la corrupción

UNOTICIAS |

El Sumo Pontífice apuntó contra el fenómeno de los sobornos y aseguró que “los comunistas robaron la bandera de los pobres”, que es “cristiana”. Y dijo que la política del mundo está “devastada por la corrupción”.

“El problema de hoy es que la política está desacreditada, devastada por el fenómeno de los sobornos. La corrupción es por desgracia un fenómeno mundial. Hay incluso jefes de Estado que se encuentran en la cárcel por ello”, aseveró en una entrevista con el diario italiano Il Messaggero.

El Papa advirtió que “el corrupto no tiene amigos, sólo cómplices” y, pese a reivindicar la función política, sostuvo que “si no hay servicio en la base, no se puede entender la identidad de la política”.

“No digo que sean todos corruptos, pero creo que sea difícil permanecer honestos en política. A veces es como si algunas personas estuvieran fagocitados por un fenómeno endémico, a diferentes niveles, transversal”, subrayó.

Francisco dijo que “tantos malos crecen” en momentos de “cambios de época” como el que vive hoy el mundo, porque son momentos en los que se “alimenta la decadencia moral, no solo en política sino también en la esfera financiera o social”.

El Papa también afirmó que los comunistas “le robaron a los cristianos la bandera de los pobres”, porque la pobreza está “en el centro del Evangelio”, por lo que ésta “es cristiana”.

“Los comunistas dicen que todo esto es comunista, sí como no, 20 siglos después. Entones cuando hablan, se podría decir: ¡vosotros sois cristianos!”, agregó.

En la entrevista al diario italiano, Francisco habló sobre temas espinosos como la crisis económica, la explotación de menores o la prostitución.