Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El papa, asediado

EL OBSERVADOR |
https://www.elobservador.com.uy/nota/el-papa-asediado-2018921195739

La grave situación de la Iglesia por los escándalos de abuso sexual hunde a Francisco en la mayor impopularidad desde que llegó al trono de Pedro.

La larga luna de miel del Papa Francisco con el mundo desarrollado parece haber llegado a su fin. Quien durante tanto tiempo representara una esperanza de renovación y transformación en la iglesia, el crecimiento de cuya popularidad —tanto entre los católicos como entre los laicos— parecía no tener límites, es hoy duramente cuestionado por la opinión pública en Europa y Estados Unidos.

La rutilante estrella inaugural del Papa argentino ya había empezado a mostrar signos de agotamiento en los últimos dos años, cuando pasaba el tiempo, tras su visita a Estados Unidos a fines de 2015, y no había noticias de acciones concretas por parte del Vaticano sobre los casos de abuso sexual que asedian a la iglesia de ese y otros países. Pero hoy su estampa parece, más que nunca, en franco declive.

Una encuesta de Gallup esta semana revela que la imagen del sumo pontífice ha caído al 53%, del 70% que medía en 2016 y 82% en 2014.

El último empujón que lo precipitó de las cimas del cariño del pueblo estadounidense fue el que le dio el ex nuncio de Washington Carlo Maria Viganò, quien en una carta demoledora lo acusó de encubrir los abusos sexuales del arzobispo Theodore McCarrick, y de haberlo restituido de las sanciones que le había impuesto su predecesor, Benedicto XVI, para luego nombrarlo consejero de confianza.

Los medios de prensa latinoamericanos, señaladamente los argentinos, se han hecho eco de fortísimas acusaciones que en un principio habían surgido contra el propio Viganò, en una suerte de ataque al mensajero que se propagó por las redacciones de varios periódicos. Y así, poco a poco fue bajando la espuma de sus denuncias contra Bergoglio.

Sin embargo, en Estados Unidos y en Europa la cosa no quedó ahí; y hoy crecen las voces que exigen una respuesta del Papa a las acusaciones de que conocía los delitos sexuales de McCarrick y los encubrió.

Hasta ahora el pontífice solo ha dicho que esas preguntas son “obra del demonio”, y que no merecen más explicación. Pero hasta los obispos de Estados Unidos declaran en público que la gravedad de la denuncia amerita una respuesta del Papa; y esta semana 46 mil mujeres católicas firmaron una carta abierta a Francisco pidiéndole que explique con total claridad cuándo y cómo supo de los abusos sexuales de McCarrick.

Y es que a la carta del ex nuncio, le siguió una revelación aun más devastadora para el Vaticano y que ha consternado e indignado a buena parte de la sociedad estadounidense: la investigación de un gran jurado de Pensilvania reveló que seis de las diócesis de ese estado habían protegido a 300 curas pederastas, responsables de abusar sexualmente de más de mil menores de edad.

La espeluznante noticia desencadenó una cantidad de anuncios y comunicados en cascada de las fiscalías de varios estados, desde Nueva York hasta California, informando del inicio de sus propias investigaciones judiciales sobre los casos de abuso sexual en la iglesia. Mientras Bergoglio sigue guardando un silencio atronador sobre las acusaciones de Viganó.

Del otro lado del Atlántico, no le va mejor al Papa argentino: un informe de la Iglesia de Alemania da cuenta de décadas de abusos sexuales en ese país cometidos por 1.670 sacerdotes contra más de 3.600 niños menores de 13 años de edad. El perturbador documento, elaborado por obispos de la Iglesia alemana, aclara además que en todos esos casos se trató de violaciones, y que todos ellos se saldaron bajo la alfombra de un encubrimiento sistemático.

En realidad, ese ha sido el principal problema de la Iglesia en los casos de abuso sexual, el encubrimiento, la protección y el traslado de curas pedófilos de una diócesis a otra evitando a toda costa denunciarlos ante la justicia ordinaria, y la razón por la cual tantas personas exigen que Francisco hable ahora claro. Amén de que ya están cansados del siempre caudaloso verbo de Bergoglio acompañado de ninguna acción. Mucho mea culpa, mucho pedido de perdón, pero a esta altura ya no son sucientes. La gente quiere ver resultados y decisiones. Como le dijo en su cara el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, en un duro discurso durante la reciente visita del Papa a ese país: “Usted ha dicho que habría tolerancia cero para los abusadores de niños; y a las palabras deben seguir las acciones”.

Es que Irlanda es otro de los países europeos más afectados por los escándalos de abuso sexual en la iglesia. El Vaticano guarda en su posesión el archivo de todos esos casos irlandeses, y el gobierno de Dublín hace tiempo que le viene pidiendo en vano que los dé a conocer. La negativa de la Santa Sede a esa petición, firme aun después de la visita del Papa, continúa agriando su relación tanto con el Ejecutivo como con el pueblo de Irlanda, cuya fe católica es parte de la identidad nacional.

Al rescate, empero, le ha salido ahora inesperadamente Bono, el famoso músico y filántropo irlandés, frontman de la célebre banda de rock U2, quien lo visitó esta semana en el Vaticano. Luego en conferencia de prensa el músico dijo haber hablado con el Papa sobre “la bestia salvaje que es el capitalismo”, y que cuando tocaron el tema del abuso sexual en Irlanda, pudo sentir la sinceridad de Bergoglio al expresar su dolor por las víctimas. Dolor que no lo llega a
inducir, sin embargo, a entregar los archivos, al menos de momento.

Como sea, en los últimos días Francisco ha tratado de ejercer, a su manera, una suerte de control de daños: escribió una extensa carta, otra vez, pidiendo perdón a las víctimas; anunció una serie de iniciativas para frenar el abuso sexual en la iglesia y convocó a los obispos a una cumbre mundial en febrero. Al menos a primera vista parecen medidas un tanto tibias para el tamaño de la crisis que le ha estallado, y que uno de sus más cercanos colaboradores ha definido como “el 11-S de la iglesia”.