Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El Papa anuncia que le gustaría visitar Argentina el próximo año

EL PAÍS |
https://www.elpais.com.uy/mundo/papa-anuncia-le-gustaria-visitar-argentina-proximo-ano.html

La gira incluiría Uruguay y podría ser anunciada antes de las elecciones.

El papa Francisco expresó su deseo de visitar Argentina, su país, en 2020, gira que podría incluir a Uruguay, informó ayer domingo el diario La Nación. “Me gustaría visitar la Argentina el año próximo”, dice el Papa en una nota firmada por uno de los periodistas estrella del diario bonaerense, Joaquín Morales Solá, que conversó con el pontífice el pasado jueves luego de que se retirara del Vaticano el presidente ruso Vladimir Putin.

El diálogo con el Papa Francisco “transcurre sobre sus fricciones con los sectores ultraconservadores de la Iglesia”, escribió el periodista.

“No me enfrento a ellos. Que digan lo que quieran. Yo no respondo”, dice Francisco.

El Papa “elude la política argentina. Sabe que su figura es tironeada por los distintos sectores de la vida pública argentina y no le gusta el papel en que lo colocan”, señala Morales Solá en su artículo.

La nota incluye declaraciones de prelados que colaboran con Francisco. “El Papa necesita que los dirigentes argentinos lo dejen ser papa”, reclama un prelado. La palabra “prudencia”, como recomendación y consejo, es la que más se escucha cerca del Papa.

Lo cierto -escribe Morales Solá- es que Francisco, con innumerables conflictos dentro y fuera de la Iglesia, le dedica muy poco tiempo (casi nada) a la política de su país. De hecho, se enteró hace pocos días de que Roberto Lavagna había decidido ser candidato a presidente. Sabía, sí, sobre la incorporación de Miguel Ángel Pichetto a la fórmula de Mauricio Macri y de la candidatura presidencial de Alberto Fernández junto con Cristina Kirchner. Cuentan que un argentino le habló en días recientes de la candidatura de Axel Kicillof. El Papa lo miró sorprendido y le preguntó: “¿Candidato a qué es Kicillof?”.

“En un año electoral en la Argentina, el Santo Padre no recibe a ningún dirigente de la política argentina”, señala un arzobispo que lo frecuenta. “El Papa, asegura rotundo, no tiene ninguna predilección política en las próximas elecciones argentinas. Ninguna. Jamás lo escuchamos pronunciarse sobre el proceso electoral de su país”.

Aunque la agenda de visitas internacionales del Papa debe pasar por varias instancias del Vaticano antes de que se concrete un viaje, lo cierto es que la expresión “me gustaría visitar la Argentina el año próximo” es casi una orden, dice Morales Solá en su artículo.

Lo es para un sistema piramidal en el que el Papa es un monarca absoluto, agrega.

El Papa estuvo a punto de viajar a Argentina en noviembre de 2017, después de las elecciones de medio término, pero lo frenó el proceso electoral en Chile, donde también iba. Le quedaba como fecha posible enero de 2018. “Pero en enero en la Argentina no está ni el perro”, relata un prelado cercano al jefe de la Iglesia Católica.

El viaje a Argentina podría producirse en el segundo semestre, y es probable que incluya a Uruguay, dice el artículo.

Morales Solá señala que varios prelados le recomendaron al Papa que anuncie su viaje antes de las elecciones, para que luego no digan que viajó porque “ganó uno u otro candidato”. Francisco estableció alguna fecha probable con el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin.

Tanto en Argentina como en Uruguay la primera vuelta electoral tendrá lugar el 27 de octubre, y el balotaje el 24 de noviembre.

Predicador televisivo a un paso de la santidad

El fallecido arzobispo Fulton Sheen, una figura carismática para el catolicismo estadounidense y pionero en usar a los medios para fines religiosos, está a solo un paso de la santidad. Un comunicado divulgado el sábado por el Vaticano indicó que el papa Francisco autorizó el decreto para reconocer un milagro atribuido a Sheen, lo que implica que será beatificado. Sheen, que nació en Illinois en 1895 y falleció en Nueva York en 1979, varias veces fue llamado un “telepredicador”. Entre 1930 y 1950 dirigió el programa La hora católica en la radio de la cadena NBC, que tenía una audiencia de cuatro millones de personas. Se trasladó a la televisión en horario prime para el programa Life is Worth Living, que veían unas 30 millones de personas.

“Corredores humanitarios” para migrantes

El papa Francisco pidió la organización de “corredores humanitarios” para socorrer a los migrantes “más necesitados”, al reaccionar ayer domingo al bombardeo en Libia de un centro de detención que dejó el martes por la noche medio centenar de migrantes muertos.

“La comunidad internacional no puede tolerar hechos tan graves”, aseguró el Papa tras la tradicional oración del Ángelus, en la plaza de San Pedro.

“Deseo que se organicen de manera extendida y concertada los corredores humanitarios para los migrantes más necesitados”, añadió. El Papa también llamó a los fieles a “rezar por las pobres personas indefensas muertas o heridas el martes en el ataque aéreo contra un centro de detención de migrantes en Libia”.

Unos 300 migrantes siguen detenidos en este centro de Tajura, en la periferia este de la capital, Trípoli, después de la muerte de medio centenar de migrantes en el bombardeo del martes por la noche, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

La situación de estas personas se ha vuelto más crítica desde el inicio de la ofensiva militar el 4 de abril del mariscal Jalifa Haftar, hombre fuerte del este libio, para conquistar Trípoli, sede del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), reconocido por la ONU. El GNA atribuye el ataque en Tajura a las fuerzas de Haftar, que desmienten cualquier implicación y acusan al GNA de “fomentar un complot” para responsabilizarles de la masacre. El centro de detención acogía a unos 600 migrantes, en su mayoría eritreos y sudaneses.