Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios El obispo adicto al lujo que Francisco obligó a renunciar

EL PAÍS |

El papa Francisco aceptó la dimisión del obispo alemán, Franz-Peter Tebartz van Elst. Fue acusado de gastar 31 millones de euros para remodelar su residencia.

El papa Francisco ha aceptado la dimisión del obispo de Limburgo (Alemania), Franz-Peter Tebartz van Elst, conocido por su afición al lujo, que recibirá en su momento otro cargo, anunció este miércoles el Vaticano en un comunicado.

La Santa Sede explicó que “la situación en la diócesis de Limburgo impide el ejercicio fecundo de su ministerio”. El sumo pontífice aceptó por tanto la dimisión presentada el 20 de octubre pasado por el purpurado, que fue remplazado provisionalmente por un vicario general.

“El Santo Padre pide al clérigo y a los fieles del diócesis de Limburgo que acojan las decisiones de la Santa Sede con docilidad y así esforzarse por recuperar un clima de caridad y de reconciliación”, añadió el Vaticano en su comunicado.

Hace unos meses, surgió una viva polémica en torno a la financiación de la renovación y de la transformación del centro diocesano de Limburgo, de donde Tebartz van Elst era el obispo. Para la remodelación de la residencia había gastado casi 43 millones de dólares en vez de los 5 millones previstos. Después de una investigación, el obispo fue suspendido de sus actividades.

Franz-Peter Tebartz van Elst fue obispo auxiliar de Münster desde 2003. En enero de 2008 se convirtió en obispo de Limburg. La prensa alemana lo llamaba el obispo “bling bling” por sus errores de gestión.