Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El Ministerio de Turismo le sacó la declaración de interés al congreso “por la vida y la familia” y los organizadores estudian los pasos legales a seguir

LA DIARIA |

El Ministerio de Turismo (Mintur) resolvió ayer dejar sin efecto la declaración de interés turístico del Segundo Congreso Sudamericano por la Vida y la Familia, y además abrirá un espacio de trabajo para la revisión de los procedimientos por los cuales se otorgan este tipo de declaraciones.

En el evento disertarán varios panelistas contrarios al aborto y al matrimonio entre personas del mismo sexo, entre ellos los diputados del Partido Nacional (PN) Álvaro Dastugue y Gerardo Amarilla, ambos evangélicos. En diálogo con la diaria Dastugue dijo que la decisión del Mintur es “un grueso error político”, y que además demuestra que el partido de gobierno “persigue todo lo que huele a fe y cristianismo”. Según dijo, la decisión fue “una discriminación muy fuerte contra las personas que promueven cierta fe”. Por su parte, Amarilla opinó que es “peligroso para la libertad de expresión” que el Mintur retire la declaración de interés turístico según el contenido de los congresos.

En el comunicado, el Mintur explica que la solicitud de la declaración fue hecha por el Centro de Convenciones de Punta del Este, lugar en el que se hará el congreso, pero no se especificó qué institución iba a llevarlo adelante. “El ministerio, aplicando un protocolo preestablecido que evalúa los beneficios para el turismo que tienen los congresos y los eventos en la llegada de visitantes del extranjero, aprobó dicha declaración de interés el 31 de agosto de 2018”, dice el texto, agregando que la solicitud fue presentada el martes 7 de agosto. Luego se detalla que “innumerables organizaciones de la sociedad civil manifestaron que esta actividad hiere profundamente su sensibilidad y podría entrar en contradicción con la política que desarrolla el Ministerio de Turismo”. Entre ellas se encuentran varias de las organizaciones que impulsan la Marcha de la Diversidad, que se hará este viernes. El lunes, a través de una declaración, estas organizaciones aseguraron que “ningún Estado democrático debería posicionarse a favor o declarar de interés actividades que reivindiquen atrocidades como la esclavitud, el holocausto, la tortura o el sometimiento de las mujeres al poder de los varones”. A este reclamo se sumó Casa Grande, del Frente Amplio (FA), bajo una declaración titulada “No al turismo de homofobia y transfobia”. La senadora Constanza Moreira, líder de Casa Grande, sostuvo a través de Twitter que el congreso es un acto de “violencia contra la conquista del reconocimiento de la dignidad y de los derechos de las personas LGBTI”. Entre los legisladores que se manifestaron en contra de la decisión del Mintur está el diputado del Partido Comunista Gerardo Núñez y su par del Espacio 609 Óscar Groba. Ayer Núñez dijo que la marcha atrás del Mintur es coherente porque “no se puede separar la forma de los contenidos”. El diputado dijo a la diaria que Uruguay “no puede apoyar, sostener o auspiciar” ninguna actividad que promueva la discriminación, “ese es el argumento más importante”.

El comunista fue tajante respecto de las declaraciones de Dastugue: “Lo que dice es falso. Cualquier persona que tenga convicciones religiosas sabe que en Uruguay tiene la libertad de ejercer su fe sin impedimentos”, y agregó que en este caso “está claro que no se prohíbe la realización de la actividad”.

Jorge Patpatian, vocero del congreso, dijo a la diaria que están haciendo consultas con abogados para ver qué pasos van a seguir. “Tenemos una profunda preocupación y nos parece un poco exagerada [la postura del Mintur]. Estamos rayando con situaciones que escapan de un país democrático”, sostuvo. Patpatian aclaró que el congreso no es contra personas ni instituciones pero admitió que tiene una ideología, “como todos los congresos”. Además, se mostró consternado por la imagen que quedará de Urugauy en el resto de América Latina, porque se había comunicado la declaración de interés turístico a los participantes y ahora se va a tener que decir que “lamentablemente no hay libertad de conciencia”.

Otro que se mostró indignado fue el politólogo argentino Agustín Laje, que iba a ser vocero del evento: “La ideología de género y sus personeros se adueñaron de nuestros estados y, a partir de ellos, de las sociedades de nuestra región. Ellos deciden qué debe ser de interés y qué no; doblegan decisiones ya tomadas conforme normativas vigentes y acorralan a políticos cobardes”.