Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El diputado pastor que oró y “santiguó” a sus rivales políticos

ECOS.LA/UY |

Álvaro Dastugue dijo que la Iglesia Misión Vida ha “bendecido” a agrupaciones frentistas y que tiene “muchísimos fieles” en esa filas.

“Tratamos de obedecer la palabra de Dios y creemos que la Biblia es inspirada en el Espíritu Santo, así que en Timoteo I dice: ‘ante todo recomiendo que se hagan peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias a Dios por todo la humanidad. Se debe orar por los que gobiernan y por todas las autoridades para que podamos gozar de una vida tranquila y pacífica, con toda piedad y dignidad. Esto es bueno y agrada a Dios nuestro salvador…. ‘“.

Con esta declaración intentó explicar este lunes el diputado nacionalista Álvaro Dastugue una de las “pruebas” que le fueron presentadas en el Parlamento sobre la vinculación entre el pastor Jorge Márquez, su suegro, y la senadora Verónica Alonso, en cuyas listas fue electo.

Se trataba de una foto, presentada por el diputado frenteamplista Óscar Groba, que fue divulgada por el propio Dastugue en las redes sociales el 25 de agosto de 2017.

Allí se ve al legislador blanco encabezando la presentación de sus candidatos a las Elecciones de Jóvenes que el Partido Nacional realizó en setiembre del año pasado.

“¡Vamos a apoyarlos¡”, fue la exhortación con la que Dastugue acompañó la publicación. Una actividad que, según se denuncia, fue realizada en uno de los hogares pertenecientes a la iglesia, al margen, según apunta el Frente Amplio, de la normativa que impide a los grupos religiosos hacer proselitismo político.

Después de una inicial negativa, Dastugue optó por presentarse ante la Comisión Investigadora que indaga la financiación de las últimas campañas políticas y expuso su versión de los hechos.

Según afirmó, ninguno de los jóvenes que aparecen en la imagen es interno en los hogares Beraca. Tampoco el lugar donde fue tomada la foto, afirmó, es un hogar propiamente dicho, sino un “auditorio” de la Iglesia Misión Vida, con su altar correspondiente.

“Es lo que acostumbramos a hacer con ellos en la ceremonia religiosa, con los que deseen ser bendecidos o los que deseen presentar su proyecto ante Dios”, sostuvo. Según explicó, estaba en realidad “orando” por un grupo de jóvenes que iban a trabajar y militar en la elección interna del Partido Nacional.

“Proselitismo político no se realizó dentro de la Iglesia Misión Vida ni en ninguna otra iglesia”, aseguró Dastugue.

Sus afirmaciones fueron recibidas con escepticismo por parte del Frente Amplio.

“No me gusta mucho la palabra bendecir, pero hay una gran diferencia entre bendecir a un grupo de jóvenes que van y luego no van a tener ningún contacto con la iglesia, que hacerlo con un grupo que va a trabajar para uno de los pastores de esa iglesia que, incluso convive con ellos en los hogares de la organización”, dijo el diputado Alfredo Asti (Asamblea Uruguay).

Jorge Meroni (MPP), en tanto, remarcó un dato. Los jóvenes que aparecen en la imagen, que Dastugue afirma no eran internos de Beraca, lucían todos un buzo negro con la palabra “Neón”.

Consultado el legislador nacionalista, admitió que “Neón” era el nombre con el que se designó un “campamento” de Beraca realizado por esos días.

Quedó bendecido

“En la iglesia hay muchísimos integrantes que son del Frente Amplio, muchísimos”, aseguró Dastugue. “Nadie los ha obligado a venir. Es una iglesia muy amplia”.

En ese sentido, el diputado relató múltiples ejemplos de la vinculación entre el grupo religioso que integra y el estamento político.

Dastigue sostuvo que en 2003 , vio durante un culto que sobre el altar había fotos de los precandidatos frenteamplistas, blancos y colorados. Y que el pastor les pidió a los fieles orar “para que puedan tomar buenas decisiones para nuestro país”.

Un año después, dijo, se le acercaron algunos asistentes y le pidieron en forma directa que se integrara a una agrupación colorada, liderada por la actual presidenta de la Asociación de Escribanos, Ana María Ramírez, que pensaba presentarse como diputada, apoyando a Luis Hierro López.

Según sostuvo, Ramírez contactó con muchos integrantes de la iglesia, intentando incorporarlos a su sector.

Años después, en 2008, Dastugue recibió la petición de un grupo de fieles para que les diera la bendición. Iban a abrir una agrupación dentro de la lista 738, liderada por el entonces intendente frenteamplista de Maldonado Óscar de los Santos.

Su relato generó la inmediata reacción de De los Santos, integrante de la Investigadora y presente en la sesión. “Quería saber si me santiguó a mí”, lo interrogó, entre desconfiado y sorprendido.

“Se lo digo después, personalmente”, le contestó Dastugue. Pero el ex intendente fernandino no se dio por vencido.

·Quiero saber si estuve en esa reunión, si me santiguó y quiénes eran los nombres, porque en una investigadora es necesario precisar”, dijo. “Le pediría que tuviera a bien decir quiénes fueron esos fervorosos creyentes que fueron a pedir la bendición de Dios para ganar una elección.

Dastugue se comprometió a aclararle la situación fuera de la sesión.

Ante la comisión, Dastugue negó que los internos de Beraca hayan realizado “tareas voluntarias” de militancia en la campaña que los llevó, a él y a la senadora Alonso, a las bancas que hoy ocupan.

“Ninguno sale a la calle hasta no tener un tiempo recomendado por los técnicos. No hay internos que hayan salido a repartir, ni andar en la calle ni nada que se le parezca”, afirmó.

Sin embargo, sostuvo que desde varios sectores políticos se contrató a los integrantes de Beraca, a título personal, para ese trabajo en forma rentada.

Dastugue mencionó específicamente al diputado colorado Fernando Amado y algunas agrupaciones del Frente Amplio.

Prestame dos cheques

El diputado nacionalista fue interrogado por el vínculo económico entre la campaña de Verónica Alonso y el pastor Jorge Márquez. En particular sobre dos cheques de la Iglesia Misión Vida que fueron utilizados para pagar parte de las deudas que la hoy senadora mantenía con su propietario, Martín Nyczka, , que luego le entabló una demanda judicial.

Según contó Dastugue, en una ocasión fue a levantar listas pero el dueño le reclamó un anticipo. Intentó por distintas vías contactarse con Alonso, pero fue en vano.

A dos fines de semana de la elección interna de 2014, pensó en una solución para hacerse con el material. Así fue que acudió a su suegro, el líder de la iglesia.

“¿Te animás a prestarme dos cheques que yo se los dejo a y el lunes levanto los cheques y le pago a Nyczka?”. contó. “ Así que le pedí, me los hizo, le dejé los documentos en garantía, el lunes y martes, cuando fuimos a devolver el dinero, el señor Nyczka ya había pasado esos documentos, con lo cual, inmediatamente, por lo que tengo entendido y yo también estuve en el tema fueron devueltos desde Verónica a mí y yo al pastor Márquez, el dinero de esos cheques que iban en garantía y el dueño de las imprenta los pasó”, dijo.

Jesús lo ayudó

Al inicio de su intervención, Dastugue relató sus orígenes familiares y el periplo de vida que lo llevó a integrarse a la Iglesia Misión Vida y a participar en política.

Nacido en Tacuarembó, vivió allí hasta los 14 años, cuando su padre expulsó a toda la familia de su hogar. Con su madre y sus tres heramos, se fue a residir a Rivera, donde estuvo hasta los 21 años.

Según contó, la separación familiar lo hizo circular por “no muy buenos caminos”: si bien estudiaba y trabajaba, el dolor interno lo hizo “trotar en la noche” y tomar decisiones incorrectas, que lo llevaron al consumo de drogas.

Con una situación existencial de crisis, fue a pedir ayuda a una iglesia evangélica. “Allí conozco a Dios, allí entiendo que Jesús me ayudó a salir de mi crisis y me involucro en la vida religiosa”, dijo.

Terminado el liceo, se fue a Montevideo a cursar estudios universitarios de Economía. Allí fue que se vinculó con la Iglesia Misión Vida, “la más juvenil de la capital”, según le recomendó un pastor riverense.

Pasaron algunos años y conoció a Viviana, su actual esposa y una de la hijas de Márquez. Se casaron en 2008 y, por su “sensibilidad” ante las situaciones de adicciones, decidió irse a vivir a uno de los hogares Beraca, “con el anhelo y el deseo de ayudar a chicos a salir del problema que había vivido yo”.

Fue en ese tiempo que se vinculó políticamente. En 2007 adhirió al grupo nacionalista de Carlos Iafigliola, un militante católico con el que compartía los “principios y valores cristianos”.

En 2009 hicieron un acuerdo con el hoy fallecido diputado canario Alberto Perdomo, rumbo a las elecciones de ese año. Dos años después conoció a Verónica Alonso “trabajando en los barrios”.

Como Perdomo, ya enfermo, abandonó la actividad política, se integraron a la agrupación de la entonces candidata a diputada.