Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios “El camino de Cristo no es el de la mundanidad”

LA REPÚBLICA |

El Papa Llamó a alejarnos de la vanidad

El papa Francisco presidió ayer de mañana, en una soleada plaza de San Pedro y colmada de fieles y peregrinos procedentes de numerosos países, la Procesión y la bendición de los ramos y celebró la Misa del Domingo de Ramos, en coincidencia con la 30ª Jornada Mundial de la Juventud, que este año se celebra a nivel diocesano.
Email

La Pasión de Jesús, “nos desvela el estilo de Dios y del cristiano: la humildad. Un estilo que nunca dejará de sorprendernos y ponernos en crisis: nunca nos acostumbraremos a un Dios humilde”, dijo Francisco este Domingo de Ramos.

El papa Francisco pidió ante miles de fieles congregados en la Plaza San Pedro del Vaticano que no se olvide a los cristianos perseguidos, “los mártires de hoy día”.

Con motivo de la misa del Domingo de Ramos, que abre la Semana Santa, el pontífice invitó a la muchedumbre a pensar en los muchos “mártires de hoy día”, “nuestros hermanos y hermanas perseguidos por ser cristianos”.

Aprovechando la oración del Ángelus, el papa pidió también a la Virgen María que “acoja a las víctimas de la tragedia aérea del martes, entre las cuales había también un grupo de escolares alemanes”.

También sostuvo que la humildad es un “estilo que nunca dejará de sorprendernos y ponernos en crisis: nunca nos acostumbraremos a un Dios humilde”.

En contraposición a ese “estilo” al que se refirió el pontífice puso el ejemplo de “otra vía, contraria al camino de Cristo: la mundanidad. La mundanidad nos ofrece el camino de la vanidad, del orgullo, del éxito”.

Francisco recordó que esta otra vía “el maligno se la propuso también a Jesús durante cuarenta días en el desierto. Pero Jesús la rechazó sin dudarlo. Y también nosotros podemos vencer esta tentación, no solo en las grandes ocasiones, sino también en las circunstancias ordinarias de la vida”, dijo.

El Papa elogió el ejemplo de “mucho hombres y mujeres que, en silencio y sin hacerse ver, renuncian cada día a sí mismos para servir a los demás: un familiar enfermo, un anciano solo, una persona con discapacidad…”.

En su alocución, recordó los momentos más importantes de los actos de la Semana Santa, como “el desprecio de los jefes del pueblo” por Jesús, “la traición de Judas” o “los insultos de la gente”.

Al final de la misa a la que asistieron cerca de 70 mil fieles, el Sumo Pontífice rezó por los fallecidos en el accidente de Germanwings, recordó además, que en él viajaba un grupo de escolares alemanes.

Durante la procesión, el Papa sostuvo una palma en la mano, propia de la celebración y, al igual que él, otros prelados vistieron de rojo en alusión a la muerte de Jesús.

A lo largo de la misa, los asistentes sostuvieron ramas de olivo como símbolos de paz, algunos de ellos seguirán las actividades referentes a la Semana Santa para asistir el próximo viernes al Coliseo, en donde se realizará el Vía Crucis.

En busca de voluntarios

La Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) llamó a 50.000 voluntarios para colaborar como “servidores” del papa Francisco durante su visita del 10 al 12 de julio a Paraguay, informaron fuentes eclesiásticas.

Los interesados podrán inscribirse en todas las parroquias del país, señalaron portavoces de la Iglesia Católica local.

En mayo de 1988, unos 25.000 voluntarios participaron durante la visita a Paraguay del papa Juan Pablo II, pero los responsables de la Iglesia estimaron que Francisco congregará a mucha más gente.

Pese a que el Vaticano aún no oficializó las fechas de la presencia del Papa, ya se iniciaron los preparativos.

El Arzobispado de Asunción señaló que se necesitarán 50.000 servidores para cubrir todos los actos a los que asistirá el Sumo Pontífice, cuya visita ya se anuncia en camisetas, calcomanías, carteles, pancartas, instaladas en lugares tan diversos como centros comerciales y autobuses del transporte colectivo.

El programa prevé, entre otras actividades, una visita a la Catedral de Asunción, otra a un barrio pobre a orillas del río Paraguay, una misa con presencia multitudinaria en el parque Ñu Guasú, en las afueras de la capital, y otro encuentro masivo en Caacupé, 50 km al este, donde se encuentra la Basílica de la Virgen de los Milagros de Caacupé, la Patrona del Paraguay.

El viernes, el Arzobispado terminó de inscribir a los posibles coristas que estarán en los oficios litúrgicos.

Domingo de Ramos

En la homilía, el Vicario de Cristo destacó la humildad, característica que ha estado presente desde el inicio de su papado.