Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Dos solistas y un texto desgarrador

EL PAÍS |

A fines de la Edad Media surgió uno de los poemas religiosos más divulgados, el “Stabat Mater”, que expresa el dolor de la Virgen al pie de la cruz en la cual expira su hijo. Fue escrito aproximadamente en 1300, y se atribuye su creación al fraile franciscano Jacobo De Benedictis, más conocido como Jacopone Da Todi.

Su popularidad hizo que el Concilio de Trento aceptara su utilización litúrgica para el Viernes de Pasión, que es el que antecede la Semana Santa.

A partir de ese momento, han sido numerosos los compositores que han escrito “Stabat Mater”: se destacan Des Prés, Palestrina, Victoria, Alessandro y Doménico Scarlatti, Vivaldi, Boccherini, Haydn, Meyerbeer, Rossini, Liszt, Verdi, Dvorak, Szymanowski, Poulenc y Penderecky, entre otros.

Y también se destaca Pergolesi. Giovanni Battista Draghi era el verdadero nombre de Pergolesi, quien había nacido el 4 de enero de 1710 en la ciudad de Jesi, en Ancona. Su seudónimo se debe a que los habitantes de Jesi, al saber que su familia era originaria de la localidad de Pergola, se lo adjudicaron, y él lo adoptó como si fuera su apellido.

En 1736 la Confraternidad de los Caballeros de San Luigi dei Palazzo le encargó la composición de un “Stabat Mater”.

Recluido por ese entonces en un convento franciscano, murió momentos después de haber escrito los últimos compases de esta famosa obra, contando tan solo con 26 años.

Originalmente Pergolesi concibió su “Stabat Mater” para un dúo decastrati, cuerdas y un bajo continuo, aunque actualmente los solistas que lo cantan son una soprano y una contralto o mezzo. Algunas veces la parte asignada a estos últimos la realiza un contratenor.
El 17 de marzo, el “Stabat Mater” de Pergolesi fue interpretado por la Orquesta Filarmónica de Montevideo en la Catedral Metropolitana, con la participación de solistas invitadas.

La soprano argentina Oriana Favaro tuvo un desempeño satisfactorio en sus arias “Cujus animan” y “Vidit suum”, mostrando una correcta afinación y un dominio técnico de la obra.

Tal vez hubiera deseado que su interpretación fuera más expresiva, ya que el desgarrador texto lo impone.

Por otra parte, la mezzosoprano española radicada en Uruguay, Nancy Fabiola Herrera, resaltó en todas sus partes por la pureza de su timbre a través de toda la extensión de su registro. También se lució por su excelente dicción y por la comprensión total del carácter de la obra que mostró.

Ambas solistas consiguieron un admirable empaste en sus dúos con la orquesta.

Si bien la conducción de Martín Jorge al frente de la Filarmónica fue correcta, se notó la falta de ensayos, debido a que primeramente no era él quien iba a encargarse de dirigir esta obra.

Los tempos lentos lamentablemente fueron abordados con demasiada rapidez, haciendo que por momentos se perdiera la intensidad del texto.

Orquesta Filarmónica de Montevideo.
Director: Martín Jorge. Solistas: Oriana Favaro (soprano) y Nancy Fabiola Herrera (mezzosoprano). Programa: “Stabat Mater” de Giovanni Battista Pergolesi. Dónde: Catedral Metropolitana. Cuándo:Jueves 17 de marzo.