Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Destacan gestión de Benedicto XVI (Se cita al embajador Ramada)

MONTEVIDEO PORTAL |

Un gesto de grandeza

Daniel Ramada, embajador de Uruguay ante El Vaticano, dijo a Montevideo Portal que Benedicto XVI “será recordado como un gran pontífice” y por su gesto de renunciar “al ver que la fuerza no lo acompañaba”. Explicó que en Roma existen “sensaciones mixtas” por su alejamiento. “Es un acto libre y sumamente meditado”, subrayó.

El máximo cargo de la Iglesia Católica quedará vacante desde hoy, a partir del momento que el Papa Benedicto XVI cumpla con su promesa de renunciar.

Es la primera vez en 700 años que la sucesión del máximo jerarca de la Iglesia se realiza por la renuncia y no por la muerte del mismo.

Daniel Ramada, embajador de Uruguay ante El Vaticano, dijo a Montevideo Portal que el estado de ánimo que reina en Roma “tiene sensaciones mixtas”.

“Por un lado está el sentimiento de la pérdida. Un sentimiento muy humano. La sede vacante significa la ausencia del Santo Padre, una figura que es arquetípica. Pero es una pérdida que no es debida a un fallecimiento, como fue tradicional en los últimos pontificados. Es un acto libre, por una decisión sumamente meditada según él mismo dijo en su carta de renuncia. Por un lado está la alegría de saber que el Santo Padre sigue y va a seguir acompañado del resto de su gente. Se abre una nueva etapa con la renovación del ejercicio del ministerio. Es una sensación de pérdida pero mitigada por la presencia desde otro lugar”, explicó Ramada.

Consultado sobre el legado de Benedicto XVI, el representante de Uruguay ante la Santa Sede, consideró que “será recordado como un gran pontífice desde el punto de vista de su producción. Es un Papa con características especiales. Un hombre muy sensible y fino en su percepción. Lo que escribe tiene una consistencia muy coherente y es muy profundo en sus apreciaciones. Además va a ser recordado por su gesto de renunciar. En un momento en que la vida y el mundo exigen mucha dinámica, él renuncia viendo que la fuerza no lo acompaña. Por el volumen de trabajo que es inherente al ejercicio del pontificado, él simplemente optó por dejar el ejercicio activo en manos de alguien con mayor energía”.

Rutina y poco sueño

Daniel Ramada destacó a Montevideo Portal que Benedicto XVI duerme un promedio diario de cuatro horas y media.

Hasta hoy, su agenda diaria incluye una larga lista de eventos públicos y privados.

“La rutina de un pontífice es variada. Celebraciones, una fuerte participación en liturgias públicas y permanentes recepciones con visitas. También reuniones con cada uno de sus ministros y los presidentes del consejo pontificio. Al mismo tiempo la actividad con los diplomáticos y recibir las cartas credenciales los días jueves. Y para terminar su actividad personal de reflexión y elaboración de documentos”, concluyó Ramada.