Iglesia Católica Conferencia Episcopal del Uruguay

Departamento Vocaciones y Ministerios

San José: fiel al sueño de Dios

En este año de san José, nos detenemos a observar la vida de este silencioso y gran santo. Una de sus características que hemos de resaltar es la fidelidad al sueño de Dios, no solamente en un instante concreto sino a lo largo de toda su vida.

José, fiel a Dios supo escuchar y acoger su Palabra y en los momentos difíciles estuvo a la altura de lo que Dios le pedía. Él hace carne el mensaje de Dios para su vida, pero a la vez sigue siendo él. La iniciativa de Dios suscita en José un cambio con la toma de futuras decisiones, pero sabiendo que no está solo: Dios está con él. Este llamado no hace perder la unidad en su persona; Dios hace de él “un hombre sin doblez”. Antes del sueño de Dios, José se santificaba en su labor cotidiana de carpintero; quería a María, se quería casar con ella y establecer una familia. Estas cosas, luego del sueño, no dejan de formar parte de José, sino que lo importante pasa a ser ahora, el proyecto de Dios que los involucra como familia. Ya no cuentan únicamente sus proyectos personales, sino que ahora su persona queda enfocada hacia el plan de Dios; con Jesús y María.

José ante las dificultades, no se apresura y no toma decisiones rápidas. Si bien la vida por momentos, no se le hace para nada fácil, su confianza, su silencio y laboriosidad le permiten reconocer en su corazón la voz de Dios. Estas cualidades, sumadas a la paciencia le permiten llevar adelante el proyecto de Dios para su vida, manteniéndose fiel cada día. “Porque la vocación, como la vida, sólo madura por medio de la fidelidad de cada día” (San José: el sueño de la vocación, Mensaje del santo padre Francisco para la 58 jornada mundial de oración por las vocaciones).

De igual manera sucede con cualquier vocación, aunque no experimentemos el llamado de manera tan extraordinaria. Ésta nos descentra de nuestros propios egoísmos. El papa Francisco nos dice: “la llamada divina siempre impulsa a salir, a entregarse, a ir más allá. No hay fe sin riesgo”. El llamado sigue la lógica del Reino: “perder para ganar”; es lanzarse a la aventura a lo que Dios nos quiera regalar, vislumbrando detalles de un proyecto que sobrepasa nuestros pensamientos y límites humanos.

Preguntas para seguir reflexionando…

  • ¿Reconoces la presencia de Dios en tu vida aún en las dificultades?
  • Sabiendo que Dios llama a todos… ¿escuchas Su voz en lo cotidiano? ¿Dejarías que Él forme parte de tus proyectos?
  • Dios ha puesto en ti dones y virtudes… ¿de qué manera son posibilidad para tu encuentro con el Señor?
  • Dios tiene un sueño para ti y te llama con silbos de pastor… ¿estás dispuesto a responder con fidelidad sabiendo que Él te acompaña? ¿Cómo lo harías?

A tus pies ponemos nuestra vida…

San José custodio de las vocaciones

Ruega por nosotros


Print Friendly, PDF & Email

Páginas