Iglesia Católica Conferencia Episcopal del Uruguay

Departamento de Liturgia

ANIMACION BIBLICA DE LA PASTORAL (ABP)

“La Iglesia se funda sobre la Palabra de Dios, nace y vive de ella” (VD 3).

La Palabra de Dios inspira  la acción pastoral parroquial y diocesana, ha de ser el alma de la misión evangelizadora de la Iglesia, savia que nutre y luz que ilumina el camino y la acción de la Iglesia.

La ABP como fuente de todas las pastorales nos propone:

El encuentro con Dios-Palabra encarnada y hacerla  vida; ayudar a interpretar la vida del creyente a la luz de la Palabra, para que por medio de la escucha, la acogida, la meditación, la celebración, el creyente haga de la Palabra su ser y su vida.

La Iglesia como madre lo primero que ofrece a sus hijos es la proclamación de la Palabra y la posibilidad de encontrar a Jesús en las Sagradas Escrituras leídas en la Iglesia y en el contexto de la vida.

Para poder ofrecer la Palabra de Dios lo primero que hace la Iglesia es ponerse a la escucha de la misma. Sólo una Palabra bien escuchada y meditada en el corazón despierta en el creyente la necesidad de ofrecerla a los demás. En esta medida, la Iglesia se evangeliza porque primero, por la escucha de la Palabra ha sido evangelizada. Es por medio de este dinamismo que la Palabra vuelve a ser en la Iglesia, el alma o la savia de toda la acción pastoral.

La ABP busca  que las distintas actividades pastorales, vivan encuentros profundos con Cristo que se comunica en su Palabra, “No se trata, pues, de añadir algún encuentro en la parroquia o la diócesis, sino de lograr que las actividades habituales de las comunidades cristianas, las parroquias, las asociaciones y los movimientos, se interesen realmente por el encuentro personal con Cristo que se comunica en su Palabra” (VD 73).

Es generadora de vida y de procesos, desde el centro y hacia toda la Iglesia, ya que la Palabra se abre caminos en la vida y misión de la Iglesia. Hoy, los discípulos del maestro estamos llamados a relanzar la misión para que nuestros pueblos tengan vida y vida en abundancia como Él nos enseñó.

La ABP al proponer la centralidad de la Palabra de Dios, o también la Palabra de Dios  como fuente, lo que anhela es que Ella llegue a ser en toda la vida y misión de la Iglesia la que anime cualquier proyecto e iniciativa en vista de la salvación de todos los hombres. Por tanto, se hace necesario recordar siempre que la ABP no es una pastoral más, sino ante todo, un espíritu, un nuevo sentir y vivir lo que hacemos. Dejémonos  seducir por la Palabra para que esté en el origen y sea el germen de todo lo que nos proponemos hacer.

Los invitamos a ser parte de la ABP, proyecto que renueva su encuentro con la persona de Cristo y el anuncio de la Buena Nueva.

Comisión Nacional de la Animación Bíblica de la Pastoral

Print Friendly, PDF & Email

Páginas