Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Denuncian atropello a la laicidad por participación de militares en misa celebrada por cardenal Sturla

UY PRESS |

http://www.uypress.net/uc_69076_1.html

¿SOLDADOS DE CRISTO?

Un grupo de instituciones defensoras de la laicidad emitió un comunicado en el que denuncia como un atropello a la laicidad y a las instituciones republicanas la participación de militares en una misa celebrada en la Catedral Metropolitana por el cardenal Daniel Sturla.

Las organizaciones Apostasía Colectiva Uruguay, Asociación Civil Trazos, Asociación Civil 20 de Setiembre, AILP (Asociación Internacional del Libre Pensamiento), AULP (Asociación Uruguaya de Libre Pensadores), AUDEPRA (Asociación Uruguaya en Defensa del Pensamiento Racional), Círculo Escéptico Uruguay, Club Teresita Garibaldi y SAEL (Sociedad de Amigos de la Educación Laica), emitieron una declaración en la que rechazan la participación de un grupo de oficiales militares encabezados por los comandantes del Ejército y la Fuerza Aérea en una ceremonia religiosa oficiada por el cardenal Sturla el pasado miércoles 18 con motivo de un nuevo aniversario de la fuerza terrestre.

Las organizaciones firmantes consideraron el hecho como “un nuevo atropello a la laicidad y a las instituciones republicanas y exigen la “dimisión, o en su defecto, la remoción de los comandantes en jefe del Ejército y la Fuerza Aérea, Guido Manini Ríos y Alberto Zanelli”, al considerar que se han apartado “del orden jurídico”.

Se señala en la declaración que “Manini Ríos -en representación del Estado uruguayo- manifestó su agradecimiento a Sturla ‘por haber presidido la Santa Misa, por sus palabras esclarecedoras durante la homilía, por la paz que lleva a cada uno de nosotros'”, según lo publicado por la Arquidiócesis de Montevideo en su página web.

En el punto 5 de la declaración de las organizaciones firmantes se destaca “condenar lo expresado en la ceremonia referida respecto a la función de los militares católicos, calificándolos como “soldados de Cristo”, olvidándose que la única obediencia que tienen los militares es ante la Constitución de la República, constituyendo ello una provocación.

Sturla manifestó que el vínculo entre la fe y la familia militar podría seguir, con la idea de que aquellos que reciben el sacramento de la Confirmación se convierten en “soldados de Cristo”. O con una de las meditaciones de san Ignacio de Loyola. El fundador de los jesuitas, que tenía un pasado militar, en una de sus prédicas hablaba de dos banderas y de cómo la gente tenía que elegir bajo cuál iba a pelear.

De acuerdo a la Iglesia, en primera fila de la celebración estaban el comandante en jefe del Ejército, Gral. Guido Manini Ríos, y el comandante en jefe de la Fuerza Aérea, Brig. Gral. Alberto Zanelli, junto a sus familias y otros militares. Uno de los concelebrantes del oficio religioso era el padre Genaro Lusararian, coronel que se ordenó sacerdote y es capellán de la iglesia del Hospital Militar.

El cardenal Sturla hizo un racconto histórico del país y destacó que “la Iglesia fue la partera de la patria”. Entre los primeros seguidores del Gral. José Artigas había muchos sacerdotes amigos suyos.

En la carta se denuncia también como agravante que las autoridades militares utilizaron los sistemas institucionales de mensajería y que los jerarcas concurrieron a la ceremonia con sus uniformes, muchos de ellos de gala, al tiempo que el general Manini Ríos hizo uso de la palabra y entregó “en nombre del Ejército Nacional” un obsequio a Sturla.