Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios De rodillas [opinión]

LA REPÚBLICA |
http://republica.com.uy/de-rodillas/

Como de costumbre, el discurso del comandante en jefe del Ejército tiene múltiples repercusiones y demasiadas interpretaciones, también tenemos la propia.

Pero además del discurso del 18 de mayo el día lo cerró con un exagerado simbolismo al asistir en su traje militar a la misa del Arzobispo Sturla, quien le despachara varios piropos políticos, y lo comentaré al final.

Manini dijo en tono altisonante, y algunos medios consideraron que eso fue una señal para el Frente Amplio por la discusión de un impuesto a la jubilaciones militares altas, que “nada ni nadie pondrá nunca de rodillas” al ejército. Pero en esto se equivoca gravemente, porque aunque la referencia sea una figura metafórica, el ejercito y el total de las Fuerzas Armadas sí han de estar de rodillas ante la Democracia. Conoce nuestro país las atrocidades cometidas cuando fue a la inversa y la democracia fue puesta de rodillas y pisoteada. Tampoco las FFAA deben ser un guardaespalda, ni deben ser el garrote amenazante al servicio de algún interés particular interno sino que, mientras existan, han de tener por principal actividad el protagónico papel militar en una estrategia de defensa nacional.

Una verdad que sí ha dicho en su discurso tiene que ver con la pobreza de la tropa. Pero la mirada es al revés, y lo saben bien. Si alguien quiere saber en cualquier parte del mundo quienes son los sectores sociales más pobres de esa sociedad debe mirar cómo está compuesta la tropa militar. En cualquier lugar del mundo y en Uruguay también. No hay que ser muy avezado para entender por qué, pero claramente no son pobres porque estén en el ejército sino que es al revés. Y por eso mismo se han  venido elaborando varias políticas para esa población, porque justamente como cualquier otro compatriota son foco de las políticas sociales cuando es necesario.

Por último, en el discurso se hizo referencia a que el Ejército está para “asumir la defensa ante cualquier organización que pretenda desconocer el Estado de Derecho”. Se ha querido ver aquí un guiño a las propuestas de militarizar la seguridad pública de Larrañaga y algún otro. Pero siendo una guiñada o no, las FFAA no están para ser parte de una guerra interna, y menos para patrullar la ciudad. Tendrán que seguir de rodillas ante la democracia, aunque sea una democracia flaca, y eso es lo que se debe cultivar en las fuerzas, mientras existan. Han existido cambios en los últimos años en este sentido, pero entre varias cosas, el silencio que aún sostienen respecto a los desaparecidos nos dice que todavía falta mucho.

Para el cierre de la jornada conmemorativa del 207° aniversario de la Batalla de las Piedras, el Fusil y la Cruz se juntaron. El Arzobispo Sturla dedicó lisonjas al comandante en Jefe, y se puso a su lado para defender la patria, sin dejar de jugar la pose de víctima de incomprensión por el documento publicado por la iglesia.

Se puede discutir sobre el carácter laico de nuestras Fuerzas Armadas, pero si hay que elegir las prefiero de rodillas ante la democracia que laicas, aunque no se tendría que elegir. Para peor, de una forma extraña, ambas instituciones se arrogan un derecho fundacional sobre la noción de patria que asusta. Porque el Artigas evocado, ahora ganador del gran uruguayo, fue combatido por la iglesia y fue luego abandonado por el nuevo Estado naciente llamado Uruguay. Asusta esta alianza pública entre las instituciones más conservadoras por definición. Y no caigo en el error de criticar al “hombre” de una u otra institución, sobre todo porque ambas instituciones son demasiado veteranas y bien organizadas como para ser sacudidas por discursos aislados.

En Uruguay el Estado y la Iglesia han de mantenerse separados, aúnque aún tengan privilegios que deben modificarse, y las Fuerzas Armadas deberán asumir finalmente que no están por encima de la democracia, en ningún contexto.