Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios De los protestantes históricos al pastor Márquez: los evangélicos y la política [menciona al Card. Sturla]

180 |
https://www.180.com.uy/articulo/78386_de-los-protestantes-historicos-al-pastor-marquez-los-evangelicos-y-la-politica

Nicolás Iglesias, investigador especializado en religión y política, habló en No toquen nada sobre la relación entre los neopentecostales y la política en Uruguay.

El investigador dijo que la Iglesia Universal del Reino de Dios (Pare de Sufrir) probablemente llegó a Uruguay a través de Rivera a finales de los 90 y que se hicieron fuertes en los 2000 por su presencia televisiva. En los 90 también llegó el pastor Jorge Márquez desde Argentina, primero con el pastor Héctor Giménez para luego separarse y fundar Misión Vida para las Naciones.

Según el investigador, Misión Vida y Pare de Sufrir tienen una actitud diferente frente a la política: la primera no incursionó en ese terreno mientras Misión Vida, sí. Al menos en el caso de Uruguay.

Sobre su vínculo con la política, Iglesias dijo que Márquez siempre tuvo políticos invitados en sus templos. Pero que un paso distinto dado más adelante fue meterse directamente en lo político electoral. También fue innovador para Uruguay en materia de estructuras religiosas. “Fue el primero en Uruguay que fue nombrado en un puesto como apóstol. El movimiento apostolar tiene una dimensión territorial. Un apóstol tiene como una ‘cobertura’ de Dios para gobernar, dominar, imponer su ministerio en un determinado territorio. Fue el primer apóstol que llegó a Uruguay o que se hizo apóstol estando en Uruguay y después empieza esa tendencia teológica apostolar a multiplicarse. Me han comentado que más o menos hay unos 100 apóstoles en Montevideo de todas las iglesias neopentecostales”, añadió.

Iglesias destacó que un concepto importante para estos grupos es el de la guerra espiritual entre el bien y el mal y eso se refleja en su dimensión política. “Dios, a través de sus hijos, quiere gobernar un país pero está la oposición del mal, que se puede expresar en las leyes de la nueva agenda de derechos, por ejemplo, y está teniendo poder sobre un lugar”, explicó. Además, señaló que es muy posible que el Congreso por la Familia y la Vida del año pasado se haya realizado en Uruguay “porque se trata, de alguna manera, que el poder de Dios se manifiesta en un lugar donde habría un fuerte poder contrario a lo que Dios quiere”.

El especialista dijo que Pare de Sufrir no se mete en el terreno político uruguayo. De acuerdo a lo que ha investigado Pare de Sufrir no ha sido activo políticamente en el país, salvo la única excepción de Maldonado. Allí, el pastor Eduardo Costa, director del área de Políticas Sociales de Enrique Antía, con su lista 75 aportó unos 3.300 votos durante la última elección departamental, según consignó el semanario Brecha en 2015.

Distinto es el caso brasileño, donde Pare de Sufrir tiene una fuerte participación política. Para el especialista, “es un caso de estudio muy interesante porque montaron una estructura paralela a la iglesia a nivel partidario en distintos partidos en todo Brasil, logrando cientos de ediles y diputados”. Además, apuntó que el presidente Jair Bolsonaro se bautizó de acuerdo a la fe neopentecostal en el río Jordán de Israel, negando su bautismo católico, seguramente para ganar el favor de los evangélicos, que son el 30% del país.

Política en el altar

Quienes sí han participado de forma activa en la política uruguaya son los representantes de Misión Vida. Durante un discurso en una iglesia de esa congregación el pasado enero, la precandidata del Partido Nacional, Verónica Alonso, dijo: “estoy convencida de que Dios tiene un propósito para esta nación y con nosotros acá; así que nos va a ir muy bien porque si Dios está con nosotros, quién contra nosotros”.

El investigador dijo que el discurso se dio en un templo de la iglesia “Dios es con nosotros” del apóstol José Vargas, cuyo hijo participó de una de las 64 listas que en las internas de 2014 apoyaron a Alonso y a quien fuera electo diputado, Álvaro Dastugue. También, el investigador dijo que si bien no todos los apóstoles de Misión Vida están trabajando activamente en política, Vargas es uno de los que sí, y que es un “socio político” de Dastugue.
Para Iglesias, Alonso apareció en esa ocasión con “un discurso claramente pentecostal o neopentecostal”, y con una intención de capitalizar ese electorado. “Quizás por su estructura religiosa, que es más piramidal y jerárquica, ella supone -y seguramente la han asesorado suponiendo que es así- que este electorado va a responder de forma más militante, más activa porque están trabajando en una guerra contra el mal. Sería un electorado con capacidad de movilización, como la tuvo en las internas de 2014”, añadió.

También dijo que ver a candidatos a la Presidencia en templos con discursos religiosos fuertes es una novedad en Uruguay, ya que había sucedido que algunos pasaran por iglesias “pero no con discursos de este tipo”.

Una nueva constantinización

Luego del discurso de Alonso, el cardenal Daniel Sturla salió a desmarcarse diciendo que la Iglesia Católica Romana no se metía en política partidaria. El investigador Iglesias lo relacionó con que esto fue contra lo que Martín Lutero había impulsado su reforma: la compleja confusión entre el poder temporal de los reyes o presidentes y el poder de las iglesias.

“Algunos autores hablan de una nueva constantinización de las iglesias evangélicas pentecostales y neopentecostales. Como Constantino oficializó el cristianismo católico en el siglo IV hablan de algunos grupos con esta impronta de meter lo político y lo religioso en un mismo saco, es un nuevo intento de que las iglesias pentecostales o neopentecostales busquen estar del lado del poder oficial”, comentó.