Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios ¿Cuáles son las estas que se aproximan? [opinión]

EL OBSERVADOR |
https://www.elobservador.com.uy/nota/-cuales-son-las-fiestas-que-se-aproximan–201912518270

Por Roberto Cava De Feo.

La Navidad, el nacimiento de Cristo no pasaba inadvertido y en las iglesias y capillas sencillas se elevaba el cántico que hasta el día de hoy perdura.

Si preguntamos a un grupo de niños si conocen que se aproximan unas grandes estas, las respuestas serán muchas. Alguno, inmerso todavía en las últimas elecciones, nos podrá responder ufano, que será la asunción presidencial. No estarán equivocado porque un presidente de la República no asume todos los días. Otros, en cambio y más pensativos, harán mención a las estas de fin de año. Pero al indagar queda siempre una inquietud. ¿Sabrán esos niños que las estas de fin de año son Navidad, Año Nuevo y Reyes?

Es duro pero largos años de laicismo han hecho olvidar a varias generaciones el sentido de unas celebraciones que nos trasmitieron nuestros mayores. Son estas religiosas que estaban en la vida cotidiana de mujeres y de hombres aunque no tenían la algarabía a veces mal entendida de nuestros días. La Navidad, el nacimiento de Cristo no pasaba inadvertido y en las iglesias y capillas sencillas se elevaba el cántico que hasta el día de hoy perdura. Es el ”Gloria”  que con el paso de los siglos se lo conoce en sencillas y también espléndidas versiones. La Escritura nos habla del canto de los seres celestiales que irrumpieron en la noche mientras los pastores velaban sus rebaños.

Las estas de Navidad, Año Nuevo y Reyes están en nuestra cultura. Es verdad que a veces, no siempre, quedan un poco ocultas. En nuestro hemisferio, el calor no siempre brinda el ámbito sereno de otros sitios rodeados de nieve y frío. Pero Navidad es Navidad.

He buscado en nuestra historia cómo se celebraba en otros tiempos la Navidad. También cada una y cada uno de nosotros, es capaz de recordar tantos momentos pasados junto a nuestros mayores en esa esta y siempre fue costumbre aguardar la medianoche del 24 de diciembre para festejarla. Cuando éramos niños el tiempo que aguardábamos nos parecía una eternidad y no lo era. En los años de mi niñez era la radio la encargada de acompañar la espera y las campanas puntuales de la catedral no dejaban duda. Era Navidad.

Cuando tenía pocos años los villancicos acompañaban “el ataque” al pie del árbol y junto al pesebre para encontrar los regalos. Todos recibíamos alguna cosa y los padres prudentes dejaban para otros momentos la entrega de la “bici”, el monopatín o algo aparatoso. Olvidaba los patines o el terror de los vecinos.

Pero era tradición el almuerzo navideño preparado con tanto cariño. Era el encuentro de grandes y jóvenes en la tranquilidad navideña. Antes peinados y repeinados íbamos a visitar a nuestros padrinos que nos esperaban siempre con alguna sorpresa.

¿Cantábamos en Nochebuena? Me parece que muy poco. Las familias con ascendencias extranjeras recordaban con nostalgia los hogares de sus mayores y conocían los villancicos. En cambio y es una opinión muy personal los “naturales” fuimos conociendo esas canciones encantadoras integradas por una estrofa, un estribillo y otras estrofas. Son cánticos encantadores, profundos. Con el tiempo, en nuestra tierras, han surgido unos villancicos muy lindos.

En estos días han comenzado a aparecer las “balconeras”. Son un espléndido recordatorio de la Navidad. Son verdaderamente lindas, con colores luminosos. Es evidentemente un mensaje al corazón porque la Navidad no puede pasar inadvertida.