Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Cotugno vivirá en el Prado y será obispo emérito

EL PAÍS |

AYER VIAJÓ A ITALIA PARA PARTICIPAR EN REUNIÓN DE LA CAL

Luego de celebrar misa con el nuevo arzobispo de Montevideo en el Santuario Nacional de la Gruta de Lourdes, monseñor Nicolás Cotugno viajó ayer mismo a Roma (Italia) para participar de un encuentro de la Pontificia Comisión para América Latina (CAL) en el Vaticano.

Nicolás Cotugno renunció al cargo de arzobispo de Montevideo, cuando cumplió 75.

Cotugno será ahora obispo emérito de Montevideo y vivirá con la comunidad que formó hace algunos años denominada Fraternidad Contemplativa María de Nazareth, en la zona del Prado.

Como obispo emérito, Cotugno podrá asesorar, dar misa y participar de las decisiones de la Iglesia, aunque no tomarlas, explicó a El País la responsable de la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Uruguaya, Adriana Porteiro.

Cotugno renunció al cargo de arzobispo de Montevideo en septiembre de 2013, cuando cumplió 75 años de edad, tal como establece el Código de Derecho Canónico.

En una entrevista con El País, había anticipado el proceso. “El 21 de septiembre hago la carta y se la mando al Papa para decir que he llegado a la estación terminal, pero él decide si acepta la renuncia o no; podría ocurrir que continúe. Si no sigo, no hay un destino concreto que deba cumplir”, contó.

Durante los años 15 años que dirigió el arzobispado de Montevideo, Cotugno generó fuertes polémicas. Antes de aprobarse la legalización del aborto y la marihuana, invitó a reflexionar a los legisladores y cuestionó a quien levantara su mano. Además, tuvo cruces con el subsecretario de Salud, Leonel Briozzo, por la objeción de conciencia de los médicos que se negaban a practicar el aborto y con la comunidad LGBT uruguaya.

“Creemos en Dios creador, y Dios ha hecho al hombre a su imagen y semejanza y dice el Génesis que macho y hembra los creó. De ahí que todo lo que se aparta de este proyecto de Dios, para la Iglesia que no tiene otra verdad que la que ha sido revelada por Dios, no puede aceptarlo, no puede asumirlo y no puede promoverlo”.

Cotugno también salió al cruce de la afirmación del ministro Eleuterio Fernández Huidobro de que Jesús era un “flaco al que crucificaron por `gil`”, lo que le valió que el ministro dijera que por “tristísima deshonra” era salesiano y para “mayor desgracia” arzobispo. Cotugno no se quedó atrás y volvió a responder: “quien habla mal de mí habla mal de la Iglesia”.