Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Contra corriente para educar

EL OBSERVADOR |

http://www.elobservador.com.uy/contra-corriente-educar-n1111369

El sector privado se ha echado al hombro la mejora de la educación pública, fundamentalmente en Secundaria y en zonas carenciadas

Liceo jubilar
El sector privado se ha echado al hombro la mejora de la educación pública, fundamentalmente en Secundaria y en zonas carenciadas, nadando contra la corriente de inercia e incompetencia en que se hunde la estructura pública. Sigue expandiéndose el puñado de liceos privados pero gratuitos que, en zonas conflictivas de Montevideo y en algunas ciudades del interior, abren a miles de adolescentes la oportunidad de escapar de entornos denigrados y de prepararse para una vida más completa. La iniciativa enfrenta la incomprensible indiferencia y hasta la hostilidad de las autoridades y los sindicatos de la educación pública. Pese a este lastre, Ernesto Talvi, prestigioso economista volcado a luchar por la mejora educativa, anunció que la fundación Impulso abrirá dos nuevos liceos de ese tipo en Florida y Durazno.

El movimiento se generó hace varios años en Casavalle con el Jubilar, centro de orientación católica. Lo siguieron el Impulso y otros varios liceos laicos y religiosos, todos financiados con aportes de empresas y particulares. En los centros existentes, la repetición y la deserción son nulas o mínimas, a diferencia de los altísimos porcentajes en los liceos públicos. Los jóvenes reciben enseñanza de primer nivel, en contraste con los liceos públicos en los que la mitad de los estudiantes no alcanzan el mínimo rendimiento exigible en matemáticas y otras áreas, como lo evidenciaron las pruebas internacionales PISA. En los liceos privados gratuitos, por otra parte, se educa también en materia de comportamiento y aprendizaje de valores. Sus resultados se reflejan en que los postulantes a ingresar, todos ellos provenientes de zonas de bajos niveles socioeconómicos, año a año superan largamente la capacidad de esos centros, lo que fuerza a realizar sorteos para llenar las plazas disponibles.

La propuesta de Talvi, anunciada en varias oportunidades, es llegar a 136 liceos de gestión privada para atender a unos 80 mil jóvenes, con un costo de US$ 150 millones, equivalente al 1% del presupuesto del Estado. Otras propuestas de mejora, como las que genera la Fundación EDUY21, tienden en la misma dirección de dar autonomía a los directores de los liceos. Pero la ineficiente estructura de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y sus consejos persisten en rechazar estas ideas innovadoras. Las claudicaciones de ANEP son notorias y cada vez más acentuadas, especialmente en Secundaria. La más reciente fue dar apresurada marcha atrás, en cuanto un sindicato amenazó con paros, en su intento de fijar las horas docentes por dos años en vez de uno

Desde que el Frente Amplio llegó al poder, proclamó una y otra vez reformas de fondo en la educación pública para ponerla a rueda del mundo moderno. Pero los proyectos siempre naufragaron por oposición de ANEP y sindical. Al iniciar su segundo período, el presidente Tabaré Vázquez puso en el Ministerio de Educación y Cultura a Fernando Filgueira y Juan Pedro Mir para modificar el ADN de la educación e implementar reformas bien orientadas. Pero ambos técnicos desaparecieron rápidamente de escena, bajo presión del presidente de ANEP, Wilson Netto, atrincherado en la mediocridad y la mirada complaciente de la ministra María Julia Muñoz, que no quería demasiados cambios.

Tal vez algún gobierno próximo sea capaz de hacer lo que ha derrotado a los tres últimos. Entre tanto, la mejor esperanza es perseverar en la iniciativa privada en que están embarcadas muchas figuras del mundo académico y del sector privado y tienen como presentación el éxito de estas iniciativas.