Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Construirán nuevo santuario de la Virgen del Verdún

PRIMERA PÁGINA | Minas

Obispo Fuentes y arquitecto Collet presentaron el proyecto

Construirán nuevo santuario de la Virgen del Verdún

El obispo de la Dió­cesis de Minas, monse­ñor Jaime Fuentes, acom­pañado del arquitecto Francisco Collet, del Es­tudio Collet Neri, pre­sentaron el proyecto del nuevo Santuario Nacio­nal de la Virgen del Ver­dún el pasado viernes en salones de Confitería Iri sarri, con la presencia de destacadas personalida­des políticas, civiles, mi­litares y de la IDL.

EXPERIENCIAS FAVORABLES

Fuentes se refirió a la historia del Santuario del la Virgen del Verdún, instalado en 1901, “por la iniciativa fantástica del padre José de Luca”.

Contó que en el tomo II de la Historia de Minas, que escribió Aníbal Barrios Pintos, hay una referencia ocu­rrida en 1904 que cita al poeta Julio Herrera y Reissig, donde se refie­re a la popularidad de la Virgen del Verdún. “Es un interesante tes­timonio. ¿Qué pasos se dieron para que fuera 3 años después tan co­nocida en todo el país, que hubiera tanta de­voción? Hay un senti­do de la fe del pueblo, que va siempre por de­lante de lo oficial y eso está demostrado. En­tiendo que es eso lo que ocurrió con Nues­tra Señora del Verdún, hasta hoy desde 1901 son generaciones de hombres y mujeres uru­guayos que han venido al cerro a pedirle gra­cias y a darle las gra­cias por los favores que Ella les ha hecho. De un modo natural que también es sobrenatu­ral, se ha ido forman­do una tradición de pie­dad en torno a la Vir­gen que alcanza a to­dos los rincones de la patria. Aquí no se han dado sí en otros santua­rios o lugares milagros como puede ser en Lo­urdes en Francia o Fátima en Portugal, lo que se han dado son experiencias de favores, de gracias indudables”.

LA MADRE CONVOCA A SUS HIJOS

Señaló Fuentes que “en el Verdún todo es normal, el 19 de abril de todos los puntos cardi­nales vienen, la madre convoca a los hijos, no es necesario comunicar­lo, la gente sabe que tie­ne que venir de forma espontánea y natural, y por parte de la Iglesia esto supone una organi­zación importante para atender 50 o 60 mil per­sonas, obispos y sacer­dotes de cada época con la colaboración genero­sa de muchos minuanos han sabido encarar to­dos los trabajos, para que cada 19 de abril sea una fiesta”. Agregó que “el Verdún es el lugar de peregrinación mariana más importante de todo el Uruguay, por eso fue que la Conferencia Epis­copal Uruguaya en el año 2010 proclamó San­tuario Nacional al Cerro del Verdún. Es un reco­nocimiento oficial por parte de la Iglesia, que ese lugar es paradigma ejemplar de devoción para todo el mundo, de encuentro de los hijos con la madre, pensamos que le debemos a la Vir­gen, mejorar lo que ya tenemos, hay un tesoro de fe acumulado desde aquel comienzo, y es fácil entender que se podrá enriquecer, au­mentar, esa tradición de piedad con vistas al fu­turo, si esa casa de la Virgen la mejoramos”.

DE RODILLAS

Fuentes presentó al arquitecto Francisco Co­llet “que tiene una lar­ga experiencia en la construcción y manteni­miento de templos, fue el que se encargó de plasmar las ideas que fueron naciendo en la comisión del Verdún, ideas que he ido reco­giendo por otros sitios”.

Aseguró el obispo que la primera idea “es respetar absolutamente el camino que lleva por el cerro al templete donde está la Virgen, ese camino recorrido tantas veces de rodillas, por tantas mujeres uru­guayas, algunos hom­bres también, pero en esto las mujeres nos lle­van ventaja, y también tantas veces descalzas subiendo el cerro, es un camino santificado, es pura fe, esas piedras son pura fe, y lo mismo y más el templete con la imagen de la Virgen. Mejorar todo el entor­no, de tal manera de facilitar el clima de ora­ción, la colocación de ofrendas, la limpieza del lugar”.

TURISMO RELIGIOSO

Continuó el obispo Jaime Fuentes señalan­do que una segunda idea es construir “una iglesia en la cual los pe­regrinos puedan partici­par en la celebración de la santa misa, que sea un lugar de adoración a la eucaristía perma­nente, con sacerdotes que vivan allí, tiene que haber al mismo tiempo un convento de religio­sas que se encarguen del mantenimiento del tem­plo y de difusión de la fe, cada santuario debe ser un foco de piedad litúr­gica y de adoración al servicio de la eucaristía”.

Una tercera idea es la construcción de un audi­torio para celebrar la misa el 19 de abril, y que pueda ser escenario para otros eventos, y en la entrada la instalación de un parador, “porque no somos solo alma, somos alma y cuerpo, y al cuer­po hay que alimentarlo”. Fuentes se refirió al san­tuario de la Virgen Ne­gra, en Czestochowa, Polonia, donde hay un hotel para 860 peregri­nos, aunque señaló que la expresión “turismo re­ligioso” no le gusta, “y no hace falta explicar mucho por qué, o sea, es un he­cho, pero no me gusta la expresión, pero sin duda atrae mucho turísticamente, y hay que presen­tarlo bien, porque todo esto supone que debe ser un lugar digno de en­cuentro con Dios, por medio de María”.

EL ESFUERZO

No hay cifras de cos­tos, aunque Fuentes se­ñaló que “esto podrá ser realidad en la medique todos colaboremos, costará y costará bas­tante dinero, no hay que asustarse, a veces pien­so en los shoppings que son las catedrales de nuestro tiempo, es como que se ha perdido la fe, entonces demos un paso hacia eso, constru­yendo juntos este san­tuario que merece la Virgen, es un deber de gratitud con ella y una herencia para el futuro”.

Finalizó leyendo un poema del sacerdote y poeta Olegario María Núñez, quien escribió “unas palabras que resultaron proféticas: ‘Aun­que de granito tienes las entrañas/ y recios sillares traman tus caminos/ la fe de mi pueblo que ora­da montañas/ te ha de llevar tantos, tantos pe­regrinos’. Estas palabras se han cumplido con cre­ces, y en el futuro van a encontrar una verifica­ción mayor”.

LA VIRGEN DEL VERDÚN SE LO MERECE

Seguidamente el ar­quitecto Francisco Collet agradeció “la oportuni­dad de plasmar este pro­yecto, tenemos hoy mucho entusiasmo en hacer la mejor obra y la que la Virgen del Verdún se merece”.

Recordó que el arte sacro “requiere ver lo que se quiere hacer, tra­tar de entender la situa­ción, dejar de hacer pro­puestas originales, por­que a veces por llamar la atención los arquitec­tos hacemos cosas raras, sáquense esa idea, el arquitecto lo que quiere hacer acá es un simple instrumento para lograr algo que cumpla su fin”.

PARA TODOS

Utilizando diapositi­vas Collet señaló los objetivos del proyecto:

“La primera imagen es la de la Virgen del Verdún, que es el punto de partida, es una obra de arte. Después ¿para quiénes? muestra imá­genes de los peregrinos subiendo el cerro para ellos, y después nos di­mos cuenta que era para nosotros todos, porque terminé siendo uno más. ¿Quién trae 50 o 60 mil personas? La Virgen, y como arquitecto tene­mos que respetar”.

POR LA CIMA

Las obras comenza­rían por el templete en la cima del cerro don­de está la imagen de la Virgen del Verdún, “porque es a donde viene la gente”, que pasará a tener una base circular hoy es triangu­lar que permite girar alrededor, y facilita y agiliza el recorrido. Habrá lugares para las ofrendas y la oración, y varios caminos para que los peregrinos dis­fruten de la belleza del paisaje, incluyendo te­rraplenes con asientos, “lo que genera un con­tacto con la naturaleza y también un lugar de reflexión de los miste­rios y la fe católica”.

UN PARADOR, UNA IGLESIA, UN AUDITORIO

El parador al que hizo referencia el obis­po Fuentes según el di­seño de Collet, “tendría forma octogonal, ro­deado de verde, inte­grado, abierto, que se mimetice con el lugar, con un estacionamien­to amplio”.

Se proyectó una igle­sia. Ante ella se coloca­rá una explanada peato­nal, con asientos de hor­migón, a uno de los la­dos un convento y del otro la casa del rector. “La iglesia se va a hacer aplicando el concepto de templo católico clásico, con campanario, una to­rre, atractiva, con mate­riales sólidos pero de la zona, en el interior se busca un ambiente cáli­do, con muchos vitrales de color, luminoso, ale­gre, con imágenes clási­cas, artísticas y piadosas, todo para la gente co­mún, que le gusta el cie­lo, las sierras, el aire lim­pio, y se procura me­diante imágenes acercar la gente a Dios. Arriba va a tener una ventana circular de cristal donde desde determinado pun­to se podrá ver la Virgen del Verdún en el cerro. La capacidad es para 200 personas sentadas”.

Se construirá un au­ditorio para 2.500 perso­nas, con sus gradas y el escenario aprovechando el declive del terreno, habrá un sector para con­fesionarios portátiles, construcciones auxiliares, y se crearán sectores de gabinetes higiénicos en lugares estratégicos.

DIOS DIRÁ LOS COSTOS

Primera Página pre­guntó sobre el costo de estas obras. Collet con una amplia sonrisa dijo que era “una buena pre­gunta”, y agregó que “estos proyectos no son una inversión inmobilia­ria donde se calcula el metro cuadrado, aquí te­nemos una iglesia, que va a tener pinturas, pero en otro lado bancos de hormigón, se puede ha­cer una evaluación, pero es sobre todo un proyec­to de iniciativa de toda la sociedad, intervienen muchos elementos im­ponderables, hay mu­chas cosas que la gente puede hacer, hay institu­ciones que pueden dar, es de la sociedad minuana y eso rompe toda estructura económica. El proyecto está pensado para facilitar su ejecu­ción, con materiales y mano de obra de fácil acceso, y esa es la otra parte del proyecto, lo in­genioso es que es un proyecto que si sale 10 se pueda hacer por 5”.

NÚMEROS DE CUENTA

Fuentes fue más práctico al hablar de cómo solventar los cos­tos. “Tenemos que ir por etapas, la primera es arri­ba, en el templete y el entorno, una segunda etapa es el parador, por­que si hay un lugar don­de se esté a gusto y bien, va a ir más gente. El gas­to más poderoso es la iglesia. A la salida les voy a entregar un folleto que ha quedado muy bien, donde están los números de cuentas en BROU: N° 026 0244258; Abitab Santuario de la Virgen del Verdún N° 31399; Red Pagos Santuario de la Virgen del Verdún N° 34587, es una carta de presentación para aque­llas personas que quieran dar, cooperar con algo que vale la pena. Cuando hay fe, los medios lle­gan”, concluyó.