Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Conferencia Episcopal: ley de aborto es “un claro retroceso”

EL ESPECTADOR |

La Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) emitió un comunicado en el que consagra formalmente su posición frente a la ley de interrupción voluntaria del embarazo, aprobada a fines de setiembre. En él, la Iglesia declara que esta ley representa “un claro retroceso” para el pueblo uruguayo y alienta a los ciudadanos a defender “la vida humana del concebido no nacido” y a buscar “las iniciativas legítimas” para derogar la ley.

Luego de finalizada su segunda Asamblea Plenaria Ordinaria del año, celebrada en Florida, los obispos de la Conferencia Episcopal expresaron en la declaración su “pesar” por la aprobación de la ley y establecen que “la sociedad no debe permitir o alentar la eliminación de vidas, sino atender a la madre que vive la situación de un embarazo no deseado y procurar ‘salvar a los dos’”.

Entre los argumentos que maneja la CEU se destaca que el “aceptar la muerte provocada de criaturas humanas inocentes hiere la tradición nacional en lo más profundo y no aporta soluciones”.

Además, señalan que la ley aprobada “no ampara a la mujer” porque le “propone la peor salida” frente a un embarazo no deseado, el “eliminar la vida del hijo”.

Entre otras cuestiones, el comunicado también asegura que la ley “menoscaba los derechos y la responsabilidad del padre” y “deshonra la vocación médica”.

Para los obispos, “los derechos humanos” y en especial el “primordial” derecho a la vida “no pueden quedar sujetos a mayorías circunstanciales de un cuerpo legislativo o electoral”.

Por eso, la Iglesia asegura que alentará cualquiera de las “iniciativas legítimas que busquen la derogación de esta ley”. Mientras esta rija, advierten que su reglamentación debe ser “extremadamente cuidadosa para no aumentar el daño que ya provoca”.