Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios ¿Cómo es el convento a donde irá Benedicto?

EL PAÍS |

Se encuentra en una zona apartada dentro del Vaticano

CIUDAD DE VATICANO

El convento de clausura Mater Ecclesiae, ubicado al interior de los muros del Vaticano, acogerá a Joseph Ratzinger luego de su renuncia.

Pero antes de ir a vivir al convento Benedicto XVI pasará un breve período en la residencia papal de verano, en Castel Gandolfo, cercana a Roma, en medio de los hermosos paisajes del los Castelli Romani.

El convento Mater Ecclesiae, ahora en reestructuración, se encuentra en una zona muy apartada de los Jardines Vaticanos, integrado a la estructura de la exresidencia de los jardineros, y fue construido en 1992 por voluntad de Juan Pablo II.

Durante los últimos 20 años se sucedieron, cada cinco años, diferentes órdenes de monjas de clausura, primero las clarisas, después las benedictinas y luego las visitandinas o salesas, que en noviembre de 2012 dejaron el monasterio pues comenzaron las tareas de reestructuración. En el jardín hay numerosos limoneros, con cuyos fritos las monjas hacen mermeladas y licores.

El convento tiene cuatro pisos. En el segundo y en el tercero hay 12 celdas monásticas, mientras que en la planta baja y el sótano se han dispuesto los ambientes comunitarios: el refectorio, la cocina, la despensa, la enfermería y el archivo.

La parte de nueva construcción se articula en dos niveles y tiene una superficie de 450 metros cuadrados. Comprende la Capilla y el Coro reservado a las monjas de clausura.

En la planta baja se ubican la portería y el locutorio, en tanto que en el cuarto piso se encuentra la biblioteca.

La vinculación con el medio circundante se realiza mediante una escalinata ubicada en medio del parque y una galería cubierta.

Un cerco de plantas y un sólido portón aíslan la zona de clausura de las miradas externas.

Además, dos recorridos perimetrales permiten el acceso de los fieles al monas-terio, uno a la zona de la capilla y el otro a la de la portería.

Las únicas decoraciones son los ventanales artísticos y los objetos sagrados de la pequeña iglesia, que tienen motivos de inspiración contemplativa.

En el interior de la capilla se destacan un hermoso crucifijo donación del escultor Francesco Messina, un ventanal en el presbiterio, que recuerda el encuentro del señor con Emaús, y en los laterales otros cristales con simbología de algunas órdenes de clausura. ANSA