Iglesia Católica Conferencia Episcopal del Uruguay

Comisión Nacional de Pastoral Juvenil

“Servir al Señor con alegría” Mons. Daniel Sturla asume como Arzobispo

Sturla asume como arzobispo - Marzo 2014

En la tarde del domingo 9 de marzo la Iglesia de Montevideo, reunida en la Catedral Metropolitana, recibió con mucha alegría a Mons. Daniel Sturla y despidió con cariño a Mons. Nicolás Cotugno después de 15 años de servicio.

Servir al Señor con alegría” De esta forma y bajo estas palabras es que Mons. Daniel comienza su ministerio.

Este lema fue elegido por el Arzobispo Daniel para su ordenación sacerdotal en 1987. Tomado del salmo 99, es una expresión usada por Don Bosco, para proponer a sus jóvenes la santidad. Expresa el anhelo de un sacerdocio caracterizado por el servicio según el corazón de Aquel que no vino a ser servido sino a servir.

La celebración comenzó con el recibimiento del administrador apostólico Mons. Milton Tróccoli al Arzobispo en la puerta de la Catedral, quien luego de orar en la capilla del Santísimo se dirigió a la asamblea presente, con la aspersión del agua bendita.

Luego de la proclamación del Evangelio se realizó el rito de la Toma de Posesión, con el mensaje del Sr. Nuncio Apostólico y la entrega del Báculo.

“La iglesia es  la mesa donde los amigos se encuentran: Dios y el hombre, los hombres entre sí. La Iglesia es la rueda del mate compartido con el mejor Cebador.”

Nos dice el nuevo Arzobispo en su Homilía y nos exhorta a salir en la búsqueda de “comensales”. Y continua “en el fondo todo hombre busca: el pan de la amistad y la alegría. La iglesia es casa de puertas abiertas, mate pronto, mesa tendida.”

Daniel Sturla es el séptimo Arzobispo de Montevideo y también proviene de la familia salesiana al igual que su predecesor. Ha dedicado mucho tiempo al acompañamiento de los jóvenes a quienes agradeció en particular por “formar parte de gran parte de su vida pastoral”. Compartimos con ustedes su mensaje para este día.

“Quiero vivir cada día sirviendo al señor con alegría, junto a todo el Pueblo de Dios que peregrina en Montevideo, para poder anunciar, en una iglesia misionera y de puertas abiertas, la alegría del Evangelio. Cuento con la oración de cada uno y el auxilio poderoso de María, vida, dulzura y esperanza nuestra…” Daniel.

Print Friendly, PDF & Email