Iglesia Católica Conferencia Episcopal del Uruguay

Comisión Nacional de Pastoral Familiar y Vida

UN CAMINO A RECORRER: LA PASTORAL FAMILIAR

El Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), en su Departamento de Familia, Vida y Juventud ha evaluado el camino recorrido de la Pastoral Familiar en nuestro continente.

En el 2011 constataba:

1. Que en muchas de nuestras familias cristianas y jóvenes bautizados se vive una lejana experiencia de comunión personal con Dios Padre y con su Hijo Jesucristo en el Espíritu Santo, debilitando la identidad del discípulo misionero.

2. Que en nuestro mundo globalizado, el secularismo y el relativismo imperantes llevan más y más a la ignorancia o rechazo del Dios de la Vida y a una visión distorsionada de la persona humana, generando pérdida del valor de la comunión interpersonal, desconociendo la naturaleza y misión de la familia como cuna del amor y de la vida, primera escuela de la niñez y la juventud.

3. Que la evangelización de la Iglesia en latinoamericana y El Caribe no ha incidido suficientemente en los procesos de formación, generando valores humanos y cristianos; no ha incidido en la sacralidad de la vida y la belleza del amor humano; en la grandiosidad de la misión de la familia y de la juventud; en la Iglesia y la sociedad y en su mutua y necesaria relación. Esta falta de penetración pastoral del Evangelio dificulta nuestra adecuada respuesta como Iglesia frente a las exigencias del mundo actual.

4. Que en muchas diócesis y parroquias de nuestro Continente, la familia está ausente como eje transversal de la acción evangelizadora de la Iglesia, lo que no permite un trabajo pastoral más fecundo a favor de la promoción y defensa de toda vida humana, desde su concepción hasta su término natural.

Un camino que avanza

Diferentes signos de los tiempos están marcando el camino a seguir en la evangelización de, desde y con la familia: nuestros Obispos reunidos, a nivel latinoamericano, en Aparecida nos invitan a hacer de la familia, uno de los ejes transversales de la acción pastoral. El Papa Benedicto XVI en su Encíclica Caritas in Veritate nos invita a considerar la familia como fuente de riqueza social, es decir, la familia no es sólo una entidad que pide ayuda y protección a la sociedad, sino una verdadera oportunidad de recursos y riqueza social.

Este análisis ha impulsado a que en el período 2011 – 2015, el Departamento de Familia, Vida y Juventud del CELAM, como organismo de servicio a las Conferencias Episcopales Latinoamericanas y del Caribe, se plantea un objetivo general:

Promover, con las Conferencias Episcopales de América Latina y El Caribe, a la familia como casa y escuela de comunión y modelo de vida nueva para la sociedad, y a la juventud como comunidad protagonista y forjadora de la civilización del amor, mediante un verdadero y creciente encuentro personal y comunitario con Jesucristo, para que familia y juventud, como ejes transversales de la pastoral, vivan su vocación haciendo presente el Reino de Dios en nuestro Continente.

Para esto se ha diseñado un proyecto en tres etapas: Pre-congresos Regionales de agentes de Pastoral Familiar (2013), Congreso Latinoamericano de agentes de Pastoral Familiar (2014) y Pos-congresos Regionales de agentes de Pastoral Familiar(2015). Se les ha solicitado a las Congregaciones Religiosas de Vida Contemplativa, a las Pastorales Familiares y a los Movimientos de Familia, sus oraciones, especialmente en esta primera etapa.

Esta Ruta de camino se enriquece con los planes pastorales nacionales y/o diocesanos. Parte de este proyecto han sido dos instrumentos de Consulta: “Hacia la incorporación de Aparecida en la Pastoral Familiar” y u na segunda consulta ha sido sobre la “Familia y desarrollo social” que buscaba poder tomar conciencia, en cada país, del rol de la familia en la sociedad actual.

PRE CONGRESO 2013

Se han organizado en las diversas regiones y la nuestra los Pre-Congresos regionales. Nuestra región abarca, Brasil y Cono Sur, se realizó en Buenos Aires desde el 10 al 14 de setiembre. De Uruguay participó la comisión de la Pastoral de la Familia y Vida de la Conferencia Episcopal del Uruguay: Mons. Jaime Fuentes, el P. Manuel Pérez, y el matrimonio Gabriela López y Víctor Hugo Guerrero.

Además de trabajar las respuestas de las Comisiones Nacionales a la consulta “Familia y desarrollo social”, se desarrollaron tres temas: El impacto de la época posmoderna en la familia latinoamericana, La familia promotora del desarrollo social y Aspectos de la Familia en la Postmodernidad que reclaman la Atención de la Pastoral Familiar. La metodología propuesta, luego de las exposiciones, fue trabajar por grupos y en asamblea las Oportunidades, Amenazas, Fortalezas y Debilidades para la familia y para la Pastoral familiar hoy.

  • Mensaje al concluir el Pre congreso:

Por la importancia que tiene hoy la familia como ámbito privilegiado para la realización y felicidad del ser humano y el desarrollo de la sociedad, impulsados por las conclusiones de la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en Aparecida, nos hemos encontrado para dar continuidad al proceso de renovación de la Pastoral de Familia y Vida, en vista al 1er Congreso Latinoamericano de Pastoral Familiar.

En estos días reflexionamos sobre la familia y su contexto actual, caracterizado por un rápido y profundo cambio de época y marcado por la transición hacia una visión individualista del mundo, donde lo bueno, lo verdadero y lo justo, dejan de ser percibidos como reales y objetivos, y pasan a depender de las circunstancias personales, del contexto sociocultural, de los deseos o del consenso. El relativismo, el aumento de diversas formas de violencia, la ideología de género, son claros ejemplos del desconocimiento de la naturaleza humana y su verdad, que ahogan así los deseos más profundos y naturales del corazón del hombre.

Por esto anunciamos con mayor entusiasmo y alegría, que la familia se fundamenta en el matrimonio. Que ella nace de la íntima comunión de vida y amor entre un varón y una mujer, con un vínculo libre, permanente, exclusivo e indisoluble, que está orientado a la ayuda mutua, la procreación, la educación de los hijos y que posee una específica y original dimensión social.

Como Iglesia queremos acompañar con amor cristiano, de forma cada vez más cercana, las distintas realidades que viven las familias, y sentimos un fuerte llamado a salir a su encuentro, con una actitud de servicio, llevando la misericordia y la ternura de Dios.

Reafirmamos con esperanza que la familia, como creación y don Divino e institución natural, sigue siendo el bien más querido y deseado en nuestros pueblos, porque está inscrita en el corazón de todo hombre y en el plan Salvífico de Dios. Teniendo la convicción que la santidad de familias ayudará a la transformación de los pueblos en sociedades justas y fraternas.

Al final de este encuentro anunciamos estas verdades fundamentales de la familia:

Dios quiere, ama y se ocupa de la familia.

La familia es una buena noticia para el mundo.

La familia es el fundamento de la sociedad donde se establecen los primeros vínculos que desarrollan la confianza, la gratuidad, la autenticidad, la reciprocidad y la libertad.

En la familia la persona alcanza su realización.

La familia es el espacio privilegiado para que sus miembros, en una relación de comunión, acojan y cuiden la vida. Donde se educan los hijos, se transmite la fe y se acompañan en el proceso de crecimiento.

La familia tiene la fortaleza que le da la Gracia del sacramento del Matrimonio.

Confiamos, como hijos, la fecundidad de este trabajo a la Sagrada Familia de Nazaret.

Departamento de Familia, Vida y Juventud del CELAM

Instituto Pontificio Juan Pablo II

Red de Institutos Latinoamericanos de Familia (REDIFAM)

San Miguel, Buenos Aires, 13 de Septiembre de 2013.

Print Friendly, PDF & Email

Páginas