Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Comienza el Año de la Misericordia con Celebraciones Especiales Presididas por los Obispos 

DIARIO CRONICAS |

http://www.diariocronicas.com.uy/index.php?id=38213&seccion=general

Mañana martes comenzará oficialmente el Año de la Misericordia convocado por el Papa Francisco con la apertura de la Puerta Santa en la Basílica Vaticana de San Pedro.

En la Diócesis de Mercedes, la apertura de la Puerta de la Misericordia tendrá lugar tanto en la Catedral de Mercedes como en la Basílica de Colonia del Sacramento. De acuerdo a las condiciones establecidas por el Papa, el Obispo de Mercedes, Mons. Carlos Collazzi, designó junto a la puerta central de la Iglesia Catedral de Mercedes la puerta de la Basílica del Santísimo Sacramento de Colonia del Sacramento, sede del último Congreso Eucarístico Nacional en el Jubileo del Año 2000.

El 13 del corriente, a las 10 horas, comenzará la celebración en la Iglesia “María Auxiliadora” de Mercedes, y en procesión los fieles se dirigirán a la Iglesia Catedral para la apertura de la Puerta.
En la tarde del mismo domingo, a las 19 horas, comenzará la celebración en el Colegio de las Hermanas “Hijas de la Misericordia” en Colonia del Sacramento y luego la Procesión hasta la Basílica.

El Año Santo es un período especial de reconciliación con Dios que la Iglesia propone a sus fieles. La costumbre de celebrar un Año Santo viene de los judíos y en el cristianismo la instituyó el Papa Bonifacio VIII en el siglo XIV.

Hay dos tipos de Jubileo o Año Santo, el ordinario y el extraordinario. El Jubileo ordinario se celebra cada 25 años, en tanto el extraordinario, como éste, es convocado por el Papa en momentos especiales.

Ha habido 24 jubileos ordinarios y cuatro extraordinarios. El de la Misericordia convocado por Francisco será el quinto.
El último Año Santo extraordinario fue el de la Redención , convocado por Juan Pablo II en el 1983, con motivo de los 1.950 años de la muerte de Jesucristo, mientras que el último ordinario fue el del año 2000, con motivo de los 2000 años del nacimiento de Jesucristo.
Aunque el Año de la Misericordia se iniciará oficialmente el 8 de diciembre, en su reciente viaje por África, el Papa Francisco abrió la Puerta Santa de la Catedral de Bangui en la República Centroafricana como un importante gesto para alentar la paz en ese país y el mundo. Es la primera vez que un Pontífice realiza este gesto fuera de Roma y en un templo distinto a las basílicas papales de la Ciudad de Roma.
Este rito será reproducido en las demás Puertas Santas de Roma y del mundo. En nuestro país, las diez Diócesis abrirán las Puertas Santas de las Catedrales entre el 12 y el 13 de diciembre dando inicio a este Año Santo (o Jubileo) Extraordinario que pretende colocar la Misericordia de Dios en el centro de la vida y misión de la Iglesia.
Este año Jubilar, que comienza en la solemnidad de la Inmaculada Concepción y que culminará el 20 de noviembre de 2016, solemnidad de Cristo Rey del Universo, se desarrollará en torno al lema “Misericordiosos como el Padre”, tomado del Evangelio según san Lucas, que propone vivir la misericordia siguiendo el ejemplo del Padre, que pide no juzgar y no condenar, sino perdonar y amar sin medida.
“Hay momentos en los que de un modo mucho más intenso estamos llamados a tener la mirada fija en la misericordia para poder ser también nosotros mismos signo eficaz del obrar del Padre. Es por esto que he anunciado un Jubileo Extraordinario de la Misericordia como tiempo propicio para la Iglesia, para que haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes”, expresaba el Papa en la Bula de convocación del Jubileo “Misericordiae Vultus” (El rostro de la Misericordia) dada a conocer en el mes de abril.
El tema central de los eventos será la misericordia por lo que el sacramento de la confesión será una de las piezas clave y atravesar la Puerta Santa es el principal gesto que realizarán los peregrinos como forma de manifestar su decisión de recomenzar una vida de fe. Durante este Año de la Misericordia se podrán obtener indulgencias plenarias (remisión del castigo temporal por las consecuencias del pecado ya perdonado).