Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Clima de diálogo en primera semana de Sínodo sobre familia

ESPECTADOR.COM |

La primera semana del Sínodo sobre la familia, que comenzó el lunes en el Vaticano, se desarrolló en un clima de comprensión y diálogo abierto que ha permitido el intercambio de opiniones sobre temas como la posibilidad de que los divorciados que se hayan vuelto a casar puedan recibir la Comunión.

“El debate ha sido muy abierto, la gente ha expresado con total libertad sus opiniones y no he visto a nadie que se haya quedado con ganas de decir algo”, explicó hoy a la prensa el arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin.

Precisamente, esta fue una de las peticiones del papa Francisco, quien dijo en su intervención del primer día que quería que todos los participantes hablaran con libertad y dijeran lo que sintieran, respetando al mismo tiempo la opinión de los demás.

El pontífice argentino estuvo presente en cada una de las sesiones de trabajo de este Sínodo sobre la familia, excepto el miércoles por la mañana que pronunció la Audiencia, y contribuyó activamente a favorecer un ambiente relajado.

El posible reconocimiento de las uniones homosexuales o el hecho de permitir que los divorciados que se han vuelto a casar puedan recibir la Comunión han sido algunos de los temas más controvertidos que este Sínodo de obispos ha debatido.

En este sentido, la Iglesia Católica mantuvo su acuerdo unánime en conceptos como la indisolubilidad del matrimonio o la necesidad de enseñar a los jóvenes “la importancia de un compromiso a largo plazo”.

“En el centro del debate ha estado la manera de encontrar una forma de comunicarse con los jóvenes para que comprendan lo que el matrimonio significa”, relató Martin.

Y prosiguió: “En la actualidad, resulta difícil para los jóvenes comprender lo que comporta un compromiso como el matrimonio”.

También coincidieron en la importancia de encontrar “un equilibro entre padres, escuela y parroquia” a la hora de formar a los menores en el camino de la fe cristiana.

Además, el pasado viernes, los delegados fraternos de otras iglesias y comunidades cristianas “tuvieron la oportunidad de ser escuchados por el resto de la asamblea”.

Así, por ejemplo, la profesora Valerie Duval-Pujol, que ejerce como docente en París, pudo intercambiar opiniones con los obispos del Sínodo en representación de los miembros de las iglesias bautistas de todo el mundo.

Tras el intercambio de opiniones sobre la familia, la próxima semana el Sínodo trabajará para redactar y aprobar un documento final que entregarán al papa. EFE