Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Celebran a difuntos en Día de Todos los Santos

UNOTICIAS |

Una mesa rebosante de comida esperó el jueves el regreso a casa de los difuntos en una celebración tradicional muy arraigada en Bolivia con motivo de la festividad de Todos Santos, donde se funden ancestrales ritos andinos con creencias católicas.

La mesa ocupa un lugar destacado en la sala, ha sido cubierta con mantel blanco, mientras Blanca Jiménez, un ama de casa de clase media, la adornaba con flores, velas, frutas, panes expresamente amasados, un vaso de vino y retratos de los difuntos de la familia. Los difuntos “llegarán” al mediodía del jueves para permanecer hasta el viernes a la misma hora, cuando “se marcharán”.

“Es un rencuentro con los seres queridos”, dijo Jiménez a la AP. La celebración ha penetrado inclusive a los círculos oficiales. La Cancillería preparó una mesa con los retratos de héroes indígenas y luchadores sociales y convocó al cuerpo diplomático para “recibir a las almas” el jueves al mediodía.

El gobierno declaró una jornada continua, sin pausa al mediodía para los empleados públicos. El viernes, “día del despacho de las almas” es feriado. Ese día la gente se vuelca a los cementerios.

La tradición católica creó el siglo VI el Día de Todos los Santos para compensar cualquier omisión. La creencia fue traída por los conquistadores españoles y se fundió con antiguas tradiciones de los indígenas que creían en una vida después de la muerte y por eso momificaban a sus muertos.

Así nació la festividad de Todos Santos o Día de Difuntos que con diversas costumbres se celebra en muchos países desde México hasta Perú y Bolivia, entre otros.

La festividad se prolonga por varios días en regiones rurales andinas donde está asociada al ciclo agrícola. En La Paz culminará una semana después con un rito extraño rito a las calaveras, una costumbre practicada en pequeños grupos que la Iglesia Católica se ha negado a reconocer.

Algunas familias que veneran cráneos humanos de familiares o hallados en cementerios a los que invocan protección, llevan sus trofeos a que el cura los bendiga, pero desde hace dos años los obispos han prohibido por una instrucción del Vaticano.

En Guatemala, los cementerios se vieron colmados de personas que adornaron con flores las tumbas de sus muertos, y algunos degustaron comida y bebidas, e incluso escucharon música en el lugar.

Amílcar Montejo, Intendente de Tránsito, dijo a periodistas que en el Cementerio General de Ciudad de Guatemala se esperaba al menos millón y medio de visitantes.

En Santiago Sacatepéquez, a 50 kilómetros al occidente del país, los tradicionales barriletes elaborados con papel, algunos de gran tamaño, fueron elevados al cielo ante la mirada de miles de turistas. (AP)