Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Católicos piden un obispo abierto e inclusivo

EL OBSERVADOR |

Proclama. La propuesta surge de laicos de diversos ámbitos, no de la parroquia San Alejandro

Un grupo de católicos inició una campaña de recolección de firmas para plantear las características que debe tener el nuevo obispo que será nombrado por el papa Francisco, tras el retiro de monseñor Nicolás Cotugno en setiembre de este año. Según el Derecho Canónico, al cumplir los 75 años los obispos deben presentar su renuncia al papa, y este es el caso de Cotugno. Como publicó El Observador el domingo 5 de mayo, la campaña que lleva unas 700 firmas será entregada al nuncio ya que como representante del Vaticano es quien propone al papa una terna de obispos para que sustituyan a Cotugno.

Si bien se publicó que el grupo impulsor de esta propuesta era de la parroquia San Alejandro, en el barrio Pocitos y contaba con el apoyo del párroco Daniel Kerber, la iniciativa corresponde a un grupo de personas laicas, relacionadas con diversas ámbitos de la Iglesia de Montevideo, pero no corresponde a una parroquia en particular, según informó el consejo parroquial de San Alejandro.

La propuesta lanzada semanas atrás busca “hacer un aporte que enriquezca las decisiones a tomar, desde una mirada y compromiso evangélicos para el crecimiento en la fe y el servicio de la iglesia local”, según la carta unida a las firmas.

El documento propone que el nuevo obispo sea una persona “interiorizada con la realidad uruguaya para poder comprender y actuar en base a ello”. Asimismo, plantea que sea una persona “abierta y dialogante con todos los miembros de la Iglesia de Montevideo” así como con los cristianos de otras confesiones, “creyentes de otras religiones y con todos los hombres y mujeres de buena voluntad que viven en nuestra ciudad”.

Otra de las características marcadas por la proclama, expresa que el nuevo pontífice debe reconocerse “más como servidor que como jerarca” para escuchar a todos los sectores de la población así como sus inquietudes.

También reclaman impulsar una “liturgia participativa que incorpore a laicos y laicas en los diversos ministerios y servicios y estimule celebraciones que tengan en cuenta las expresiones musicales y celebrativas características de nuestra cultura”.