Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Carta de benedicto [Crónica de humor]

EL OBSERVADOR |

Decidido a renunciar, el santo padre envió una carta a su jefe

Estimado Sr. Dios:

El motivo de la presente es renunciar a mi cargo. Ha sido un verdadero honor ser el CEO de tu empresa, pero ya he pasado la edad de jubilación y creo que merezco un descanso.

Sé que estás muy ocupado ayudando a los que madrugan y todo eso, pero eres inmortal y tienes tiempo de sobra, yo, en cambio necesito disfrutar de la vida durante al menos un par de años, porque no imaginas el trabajo que da ser papa.

El calentamiento global, acerca del que no veo que estés haciendo nada al respecto, hace que sea cada vez más engorroso ponerme esa cantidad de ropa que debo llevar por cuestiones de protocolo. Sería un buen gesto que permitieras que los papas usaran shorts, porque no tienes idea del calor que hace en el Vaticano durante el verano. Además, fue un verdadero sufrimiento tener que usar algo parecido a una pollera cuando gobernaba Berlusconi. Conociendo sus berretines no tuve un minuto de paz, no podía caminar tranquilo, te lo aseguro.

Por otra parte, siendo papa no se puede tener vida privada. Cada mañana, cuando me levanto y salgo al balcón, abro los brazos para desperezarme y miles de personas aplauden y gritan como si estuvieran viendo a un Rolling Stone. Sí, claro, tú dirás que los Stones tienen casi mi edad y siguen trabajando, pero tienes que entender que su vida ha sido mucho más divertida que la mía.

Sé que cuando te enteraste de que deseaba renunciar dejaste caer un rayo sobre el Vaticano. Ese es otro tema del que quería hablarte. No puedes seguir usando los mismos métodos que hace 500 años. Lo del rayo estaba bien en la Edad Media, pero en la época actual hubiera sido más adecuado enviar un mail, o un mensaje de texto. Ah, por cierto, como si fuera poco el trabajo que tengo como papa, desde hace un tiempo también tengo que usar Twitter. Bendecir gente por Twitter es un poco degradante. Se te viene el ánimo abajo cuando ves que los mismos que te siguen a ti, también siguen a Paris Hilton o a Jorge Rial, te lo digo con todo respeto.

El mundo ha cambiado mucho, creo que con eso del libre albedrío metiste un poco la pata, porque permitir que los humanos hagamos lo que se nos ocurre nos está llevando a la destrucción. Tal vez no lo comprendas porque nunca has venido por aquí, pero mandaste al nene y ya viste cómo le fue.

Con respecto al viaje del nene, te sugiero que hagas algunos cambios en la Biblia. Ahora la gente está obsesionada con eso de lo políticamente correcto, no se puede hablar mal de nadie ni promocionar ningún vicio. Creo que eso de que el primer milagro haya sido convertir agua en vino no nos favorece para nada. Tal vez, si dijeras que convirtió el agua en algún refresco light, ganaríamos un par de adeptos. Incluso, según qué refresco elijas, hasta podríamos conseguir un espónsor.

Lamento decirte que mi renuncia es indeclinable, realmente estoy hasta la coronilla de este trabajo, nadie me deja en paz. Los que creen en ti me persiguen para que los bendiga, y los que no, también, para criticarme. Tengo que soportar que tipos como Maradona digan que tengo que donar dinero, cuando él no ha donado un solo centavo en su vida. Y, encima, en Argentina dicen que él eres tú. Como si fuera poco, ahora apareció Messi.

Pienso retirarme el 28 de febrero, elegí esa fecha para que los carnavaleros uruguayos no tuvieran tiempo de hacer un cuplé con el asunto de mi renuncia, al menos debes agradecerme eso. Para el año próximo se habrán olvidado del asunto, o bien será problema del nuevo papa.

Espero que quien me suplante tenga más paciencia que yo, pero eso es decisión de los cardenales, te pido que los asesores bien porque no cualquiera está preparado para este trabajo, que, aunque parezca sencillo, es verdaderamente agotador. Creo que Bruce Willis sería la persona adecuada, se lo ve eficiente en todas sus películas. Woody Allen también estaría bien, por lo menos sus encíclicas serían ingeniosas, pero, bueno, es judío. Confío en que inspires a los cardenales a tomar la mejor opción. No olvides recomendarles a Bruce.

Ha sido un gusto trabajar para ti, espero que no me guardes rencor por abandonar la empresa, y que me hagas una carta de recomendación por si la necesito para algún futuro empleo.

Tuyo, Benedicto.