Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

Noticeu Cardenal Sturla en la Jornada Nacional de la Juventud : “Dios sigue llamando jóvenes a seguirlo”

DIOS SIGUE LLAMANDO

Unos 1.500 chicos vivieron la Jornada Nacional de la Juventud en Montevideo

El clima no acompañó pero eso no conspiró contra los cerca de 1.500 católicos de Montevideo que este fin de semana se reunieron para celebrar la fe y la juventud.

La Jornada Nacional (JNJ) se realiza todos los años y esta vez tuvo tres patronos, figuras que estuvieron presentes a lo largo de todo el fin de semana. El Siervo de Dios Jacinto Vera –primer obispo de la ciudad–, el Padre Cacho –cuyo aniversario de muerte fue precisamente el domingo– y la Madre Teresa de Calcuta, que en la mañana de hoy fue declarada santa.

El primero en entrar en escena fue Mons. Jacinto Vera. Y lo hizo de modo literal, de la mano de Grupo Texas y Parodistas Aristophanes, que presentaron el sábado 3 un musical criollo sobre la vida del sacerdote. El guión fue una mezcla perfecta de teatro y parodismo, con seriedad y guiños que sacaban carcajadas. Las letras de las canciones, las coreografías y el vestuario fueron de gran nivel y lograron que los presentes, más de 700, conocieran de modo simpático la vida de Mons. Vera.

Antes de eso el protagonismo lo habían tenido las bandas Kerygma (surgida hace unos diez años en la Parroquia San Ignacio) y John Boss Rock (de espíritu salesiano), que lograron que al poco tiempo la concurrencia hiciera pogo como en cualquier concierto de rock. La única diferencia fue que las canciones que sonaban eran de Misa o hablaban de Dios.

El punto fuerte de la tarde fue la Vigilia, donde los jóvenes compartieron un momento de oración. En un principio iba a realizarse en la Parroquia Sagrada Familia, pero había tanta gente que se trasladó al mismo teatro. El cardenal Daniel Sturla presidió el momento y los jóvenes de Shalom fueron los guías, invitando al rezo y la reflexión. Los chicos, de los orígenes más dispares, estaban compenetrados, con los ojos cerrados o mirando un punto fijo. Algunos tomaron notas, otros permanecieron de rodillas toda la hora. “Pudimos aprovechar bien para rezar y reflexionar”, comentó al día siguiente Valentina Nicoletta, de 19 años.

Transformar con la acción

El día acabó a las 23.30 pero varios lo siguieron en sus grupos. Unos 100 chicos fueron a dormir a Tacurú, otros tantos se quedaron en parroquias de la zona.

El domingo de mañana los ómnibus que llevaban a Casavalle comenzaron a llenarse de madrugadores que se congregaron en la plaza del barrio. Allí los recibieron animadores del Movimiento Tacurú, de los Salesianos, que dieron las pautas de los trabajos de servicio. Poco después, salieron los grupos rumbo a las inmediaciones de la plaza.

Unos cientos, los más chicos, pintaron frases positivas en la calle. Otros cientos barrieron, limpiaron y carpieron parte de la Av. Aparicio Saravia.  Y otros cientos –porque estas eran las cantidades de gente– ayudaron a blanquear los muros de la escuela 178 Martin Luther King.

La conclusión de esta parte de la jornada llegó con una frase de Jack Powell, fundador de los Scouts: “Tratemos de dejar este mundo mejor de lo que encontramos”.

“Ayer rezamos y hoy lo pusimos en práctica”, comentó luego Laura, de Shalom. “Trabajamos por algo que vale la pena”, agregó.

La figura que estuvo presente durante toda la mañana fue el Padre Cacho, un salesiano que falleció hace hoy 24 años. Se trasladó de Rivera a Montevideo y luego sintió el llamado a encontrar a Jesús en los más pobres. Se mudó a una casa precaria en Casavalle y se compenetró con los dramas de la gente del barrio, al punto que muchos aseguran que les cambió la vida y quieren ponerle su nombre a una escuela.

Responder al llamado

El tiempo obligó a otro cambio de locación y la última parte de la JNJ se desarrolló en el gimnasio de Tacurú. Antes de eso, jóvenes de la Red Juvenil Ignaciana y de la Gruta de Lourdes protagonizaron una obra de teatro sobre la vida de la ya santa Teresa de Calcuta.

Entonces comenzó la Misa, presidida por el Cardenal Sturla y concelebrada por cerca de 30 sacerdotes y diáconos, además de seminaristas. El gimnasio estaba repleto, con chicos sentados en el suelo por todas partes.

La Misa fue la de Santa Teresa y el Evangelio, el de la vocación de San Mateo. El Cardenal habló de vocación, al hilo de los tres patronos de la Jornada, “que en distintos momentos de su vida recibieron el llamado de Jesús: ‘Sígueme”.

Mons. Jacinto Vera, por ejemplo, recorrió el país tres veces porque “estaba convencido de que no era lo mismo que la gente conociera a Jesús o no. Sabía que en Jesús estaba la salvación”, aseguró el Cardenal.

“Por su parte, el Padre Cacho, experimentó que Jesús lo esperaba en los más lo pobres (…). Tuvo un deseo de conocer a Cristo que estaba indisolublemente unido a su deseo de cambiar más vidas, que fueran más dignas”, agregó.

Y al momento de hablar de Santa Teresa de Calcuta, el Arzobispo de Montevideo se refirió a una “figura luminosa, presente en todo el mundo a través de sus hermanas”. El aplauso duró varios segundos y después de esto el Cardenal Sturla centró el eje. Explicó que las Hermanas están en el país hace 28 años y que hay apenas una uruguaya. Tiene más de 80 años, “quiere irse al Cielo pero tiene que esperar a que otra chica -y si fueran más, mejor- experimente el testimonio de Jesús y lo siga”.

Jacinto Vera, el Padre Cacho y Teresa de Calcuta fueron tres misioneros que “no se quedaron tranquilitos ni cómodos”, agregó el Cardenal. Tenían un cariño especial por los más pobres y una sonrisa impresionante. “Damos gracias a Dios por tener testigos de Jesucristo. Y porque Dios sigue llamando a jóvenes a seguirlo en el camino de entrega total y radical al Evangelio”, pidió el Cardenal.

Antes de terminal, deseó que todos los presentes tengan “el deseo, el anhelo, la fuerza de seguir a Jesucristo”. Y, para que quedara claro, recordó el punto: “No seamos comodones y recordemos que hay una hermana que está esperando que alguien responda al llamado de Dios”.

Por Carolina Bellocq

Tomado de http://www.arquidiocesis.net/dios-sigue-llamando-jovenes-a-seguirlo/