Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Cambio de planes: no habrá vigilia

EL OBSERVADOR | 

Río. Para la tarde de mañana sábado estaba prevista una vigilia de oración en el Campus Fidei, un descampado a 13 kilómetros de cualquier acceso por transporte público. El plan original era rezar junto al papa y pasar la noche allí, acampando hasta la misa al día siguiente.

Debido a las condiciones climatológicas, el comité organizador local (COL) de la JMJ decidió trasladar los eventos a Copacabana. A las 19.30 será la vigilia de oración junto al papa y al día siguiente, a las 10, se oficiará la misa. La programación “cerrará” por la noche, por lo que los peregrinos no tendrían razón para pernoctar en la playa. “Fue una decisión difícil, pero responsable, pensando en la seguridad de nuestros peregrinos. Copacabana siempre fue nuestro plan B, que ahora tenemos que poner en práctica. Quien está en Río de Janeiro experimenta igualmente sus frutos. Que la JMJ continúe alegre y feliz”, comentó monseñor Paulo César Costa, vicepresidente del COL.

Antes de la misa está prevista la realización de lo que se dio a llamar la “mayor flashmob del mundo”, una coreografía que los jóvenes ya están practicando por toda la ciudad.

Espontáneo

El papa continuó ayer con su costumbre de romper el protocolo. Cuando el papamóvil llegó a la playa de Copacabana para el encuentro con los jóvenes, algunos de los presentes le acercaron un mate y Francisco no dudó en aceptarlo y tomarse un amargo.

Pero no fue la única formalidad que rompió el Sumo Pontífice. En determinado momento desafió las convenciones al quitarse el solideo (el gorro de seda que lleva) para intercambiarlo por un gorro que le lanzó un peregrino.

La tradición indica que el papa no suele sacarse el solideo ante la gente; solo los obispos y cardenales lo hacen ante el Sumo Pontífice, en señal de respeto.

Con anterioridad también se había mostrado muy próximo al pasear entre medio de cientos de habitantes de la favela Varginha.

Caminó por varias calles bajo la lluvia y seguido por cientos de personas y entró en una casa, de cuatro metros por cuatro, donde viven 20 personas, con las que conversó durante unos 15 minutos. El papa tomó en brazos a los niños y todos rezaron el Padrenuestro y el Ave María. Después se reunió con los vecinos en el campo de fútbol.

http://www.elobservadormas.com.uy/noticia/cambio-de-planes-no-habra-vigilia_427789/