Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Buscan dar impulso a la natalidad

EL OBSERVADOR |

En el gobierno analizan medidas para que familias uruguayas tengan más hijos y se revierta una tendencia preocupante

La tasa de natalidad en Uruguay, es decir, la cantidad de nacimientos cada 100 mil habitantes por año, cae de forma lenta y constante desde la década de 1970 hasta hoy. De 1975 a 2010, por ejemplo, ese indicador pasó de 20,91 a 14,42. Eso coloca al país en una situación compleja ya que su pirámide poblacional se envejece. El dato más evidente quizá sea el que arrojó el censo de 2011, donde se demostró que los uruguayos somos casi siempre los mismos. El mínimo crecimiento de población en los últimos años se dio, en todo caso, porque hubo menos emigración.

Todo este panorama que desencadena desafíos para el futuro es analizado con preocupación desde el gobierno. El vicepresidente Raúl Sendic dijo hace unos días al disertar en un desayuno de trabajo organizado por Somos Uruguay, que desde el Poder Ejecutivo se manejan distintas medidas para estimular que familias tengan más hijos. “Estamos trabajando para analizar experiencias a nivel mundial que permitan estimular la natalidad en determinados sectores de la sociedad”, comentó.

En los sectores bajos las tasas de natalidad son iguales a las de América del Sur, y en los medios se asemeja a las de países de Europa, aseguró el vicepresidente.

Ante la pregunta de un empresario que asistió a la charla, Sendic admitió que se necesitan políticas en ese sentido y manejó como una posibilidad que se otorguen más deducciones a impuestos para generar estímulos económicos. Defendió la apuesta del gobierno a instalar un sistema de cuidados que dará atención a niños, lo que permita a los padres poder realizar sus tareas y que la llegada de un hijo no sea un impedimiento para la familia.

De todos modos, dijo Sendic, el gobierno deberá analizar si ese tipo de medidas, que implican inversión económica, “son efectivas” o no.

Cuello de botella

En el período de aproximadamente 50 años, el número medio de hijos por mujer (tasa global de fecundidad) se redujo a la mitad. De un valor a comienzos de siglo cercano a 6 pasó a 2,7 en 1950, manteniéndose estable por casi tres décadas, según indica un informe del Instituto Nacional de Estadística de 2011 sobre la natalidad en Uruguay. Luego –agrega el estudio– comienza su descenso llegando al año 2000 a situarse en 2,3 hijos por mujer. “Esta baja sustancial está marcada por una reducción importante en la descendencia final de las generaciones femeninas nacidas a partir de los años treinta”, apunta.

El Reporte Uruguay Social 2015, presentado hace pocas semanas por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), aborda el tema de los desafíos demográficos. “El fenómeno del envejecimiento de la población se ha convertido en uno de los ejes de la realidad demográfica en el siglo XXI. Este proceso, que se ha instalado en la mayoría de los países de América Latina durante la llamada transición demográfica tiene lugar en un contexto en el que las desigualdades se manifiestan no solo entre grupos sociales sino también entre grupos etarios. El creciente aumento del peso de las personas adultas mayores en la estructura poblacional tiene diversos impactos en la vida económica, social, cultural y política de una sociedad”.

Dice además que de acuerdo al Censo 2011 se observa un bajo peso relativo del grupo etario que va de 12 a 29 años (27%) en la población uruguaya, lo cual confirma que Uruguay se encuentra en una etapa “avanzada” de la transición demográfica, con un creciente peso de la población mayor de 65 años. l

Cifra

2,06
indicador. En Uruguay la tasa de fertilidad indica que las mujeres tienen, en promedio, 2,06 hijos (2012).