Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Bolsonaro y Haddad a la caza del voto religioso

EL PAÍS |
https://www.elpais.com.uy/mundo/bolsonaro-haddad-caza-voto-religioso.html

En reuniones con líderes católicos y evangélicos, se comprometieron a no legalizar el aborto en Brasil.

Antes de la primera vuelta del 7 de octubre, Jair Bolsonaro exhibió el apoyo de las congregaciones evangélicas de Brasil a su candidatura. La semana pasada, Fernando Haddad concurrió a misa en una iglesia católica en San Pablo. Ayer ambos asumieron el compromiso de no promover ninguna ley a favor del aborto. La pelea por el voto religioso es parte de la recta final de la campaña para el balotaje del domingo 28.

Bolsonaro se reunió ayer con el arzobispo de Río de Janeiro, João Orani Tempesta, mientras que Haddad lo hizo con líderes evangélicos en San Pablo.

Según el último censo, el porcentaje de brasileños que se declara católico cayó desde el 91,8% en 1970 hasta el 64,6% en 2010, mientras que el de evangélicos saltó del 5,2% hasta el 22,2% en el mismo período.

Bolsonaro, candidato del Partido Social Liberal (PSL) y el más votado en la primera vuelta con el 46%, y favorito para el balotaje con el 59% de la intención de votos, es el preferido entre los evangélicos, pero quiere evitar una fuga de los votantes católicos.

Haddad, quien sustituyó al encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT) y que logró el 29% en la primera vuelta y tiene el 41% de intención de voto para la segunda, está más fuerte entre los católicos y en los últimos días ha intentado acercarse a los evangélicos.

Según un sondeo divulgado esta semana, el favoritismo de Bolsonaro entre los evangélicos llega al 66%, frente al 24% de Haddad, mientras que entre los católicos el ultraderechista tiene un 48% y su rival un 42%.

“Asumimos un compromiso en defensa de la familia, en defensa de la inocencia de los niños en las escuelas, en defensa de la libertad de las religiones y contra el aborto y la legalización de las drogas. Son compromisos que están en el corazón de todos los brasileños de bien, independiente de religiones”, afirmó ayer Bolsonaro luego de su encuentro con el arzobispo de Río. El ultraderechista lucía una pulsera roja con la inscripción “Ungido por la sangre de Dios”.

Bolsonaro es católico pero está casado con una evangélica.

Haddad, por su parte, se reunió con líderes evangélicos y firmó un manifiesto en el que se comprometió a no impulsar la legalización del aborto. El candidato del PT se presentó en el encuentro como un hombre de tradición cristiana; firmó una serie de compromisos y divulgó un manifiesto “al pueblo evangélico”.

Haddad intercaló en la carta comentarios con citas textuales de la Biblia, como un pasaje del evangelio según san Mateo en el que se alerta de “falsos profetas” que se disfrazan de “ovejas” pero que en su interior “son como lobos devoradores”.

El sucesor de Lula se afirmó en el escrito como un “cristiano” que viene de una “familia religiosa desde su abuelo, quien trajo su fe del Líbano cuando migró a Brasil para construir una vida mejor para su familia”.

Haddad aclaró, sin embar-go, que un presidente “no puede ser elegido para imponer su punto de vista” y sus “valores”, y que “la separación de lo pú- blico y lo privado tiene que ser comprendida” en su máxima expresión, con un Estado encargado de proveer servi- cios públicos sin discriminar a nadie.

Victoria al alcance.

Bolsonaro dijo ayer miércoles que la victoria electoral está “al alcance” y su equipo de campaña afirmó que ha pasado ahora a “control de crucero” para evitar deslices y llegar sin sobresaltos al domingo 28.

“La tenemos (la presidencia) al alcance, es verdad”, dijo a periodistas en Río de Janeiro tras una visita de campaña a la policía federal. Haddad “no va a ganar 18 millones de votos entre ahora y el domingo”, señaló.

Bolsonaro evitará los debates presidenciales y los grandes actos de campaña, dijo el martes a Reuters su eventual jefe de gabinete, Onyx Lorenzoni.

El candidato se está recuperando aún de una herida por apuñalamiento que sufrió el 6 de septiembre durante un acto de campaña y que le ha obligado a mantener un perfil bajo.

Lorenzoni afirmó que los debates no tienen sentido y no afectarán el liderazgo que tiene su candidato en la contienda. Al ser preguntado ayer miércoles sobre si asistiría a algún debate, Bolsonaro no respondió.

El candidato de ultraderecha se ha visto perjudicado con anterioridad en los sondeos tras participar en debates, donde reveló una relativa falta de experiencia en asuntos económicos al ser sometido a duros cuestionarios.

En los últimos días, ante la cercanía de la victoria, Bolsonaro ordenó a su equipo dar un paso atrás y evitar la exposición pública para no hacer declaraciones públicas que puedan dañarle en los últimos días de contienda.

Guerra de tuits.

A falta de debate, Bolsonaro y Haddad se enzarzaron en un tenso intercambio de tuits. “Tuitear y hacer live es fácil, diputado”, escribió el martes Haddad. El candidato del PT respondía así a un ataque de Bolsonaro, quien le había calificado en otro tuit de “fantoche de corrupto” en referencia al encarcelado Lula da Silva, que designó a Haddad como candidato.

El martes, Bolsonaro respondió el comentario de su rival sobre su ausencia en los debates llamándole “Andrade”, derivación fonética del apellido de Haddad. También se refirió a Haddad como el “poste” de Lula, en referencia a la expresión popular que asegura que el carisma de Lula podría hacer elegir incluso a un palo.

“Señor Andrade, quien conversa con un poste es un borracho. Hay alguien que está preso por corrupción. ¡Y usted va todas las semanas a la cárcel para visitarlo, además de recibir órdenes! Cuidado, que por el tenor de las noticias reveladas, usted puede ser el próximo”, escribió Bolsonaro.

Haddad respondió publicando una foto del estudio de televisión donde se realizan los debates, con el mensaje: “Te espero aquí, diputado”.

“Democracia muy fuerte”

Estados Unidos no cree que una victoria del candidato de extrema derecha Jair Bolsonaro pueda amenazar la democracia en Brasil. Un alto funcionario de la Casa Blanca, hablando bajo condición de anonimato, dijo que “Brasil tiene instituciones democráticas muy fuertes”. “No estamos particularmente preocupados en ese sentido”, dijo a los periodistas. “Nos sentimos confiados en la voluntad de su gente (de Brasil)”.

Bolsonaro rechaza la etiqueta de “extrema derecha” y dice que es un “admirador” del presidente Donald Trump. Bolsonaro tiene una larga historia de comentarios que degradan a mujeres y gais, y habla a favor de la tortura y la dictadura militar.