Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Blancos buscarán aprobar ley que permita instalar estatua de la Virgen

ECOS.LA/UY |

Por: Fabian Cambiaso

La polémica por la imagen católica ingresará en el Parlamento, y va en vías de repetir el mismo debate que generó la cruz de Juan Pablo II.

La polémica por la instalación de la estatua de la Virgen María en la Rambla del Buceo, rechazada por mayoría este jueves en la Junta Departamental de Montevideo, va en vías de recorrer el mismo camino que, hace tres décadas, envolvió la permanencia de la cruz que recuerda la visita al país del Papa Juan Pablo II.

El Partido Nacional está resuelto a promover en el Parlamento alternativas legislativas que posibiliten la autorización para la colocación de la escultura.

Precisamente, el debate ocurrido hace 30 años en el Senado será tomado como base para impulsar esta nueva discusión, según dijo a ECOS el diputado Armando Castaingdebat (Todos).

El trabajo, precisó, recién comenzará en los próximos días, pero una de las alternativas posibles es la elaboración de un proyecto de ley que consagre la instalación de la estatua.

Castaingdebat reconoció que será un camino difícil. “En el Parlamento hay mayorías. Lo que hay que ver es si hay voluntad política y tolerancia”, expresó.

Lo que se trata, precisó, es de buscar cómo se laudó en su momento la discusión por la cruz para permitir una “solución definitiva” a la imagen de la virgen. “Queremos una laicidad positiva”, aseguró el diputado.

El debate ya cobró una relevancia nacional, a juzgar por los comentarios de algunos integrantes del sistema político.

“Es una barbaridad que el Frente amplio viole la laicidad al no permitir una estatua de la Virgen María en la Rambla. Se nos impone una intolerancia religiosa”, dijo el senador Luis Alberto Heber.

“A pocas horas del Día de la Madre, un laicismo decadente ha proscrito a la Virgen María, a quien muchos uruguayos sentimos como madre”, expresó por su parte el diputado Rodrigo Goñi Reyes.

Desde el Partido Independiente, el diputado Daniel Radío también lamentó la decisión del deliberativo departamental. “La Junta resolvió que la única imagen religiosa en la Rambla de Montevideo sea la de Iemanjá, de la muy respetable religión umbandista”, expresó.

Por lo pronto, se adelanta que no será una labor fácil para los partidarios de la colocación de la estatua, a juzgar por las expresiones de algunos integrantes del oficialismo.

“La Iglesia Católica está sobradamente representada en el espacio público”, dijo el diputado socialista Roberto Chiazzaro. “La falta de convocatoria que padece no se superará con una imagen más”, precisó.

Su correligionario Nicolás Núñez por su parte advirtió al arzobispo de Montevideo. “Sturla, ojo que si hoy te prohíben convertir un espacio público en un lugar de culto, seguro mañana esperan que pagues impuestos”.

De provisoria a permanente

La cruz que hasta hoy domina el cruce de Bulevar Artigas, Eduardo Víctor Haedo y Avenida Italia estaba destinada a permanecer sólo algunos días después de ese 1 de abril de 1987, cuando el Papa Juan Pablo II ofreció allí una misa campal.

Una semana después comenzó el debate, impulsado por la Iglesia Católica al “ofrecer” a la Intendencia de Montevideo la cruz, si se decidía su permanencia en el lugar.

Al igual que sucedió el jueves con la estatua de la virgen, una primera iniciativa fracasó en la Junta Departamental.

La discusión siguió entonces en el Senado, donde por una mayoría de apenas dos legisladores la permanencia de la cruz fue aprobada.

Allí fue clave la división que el tema generó en la entonces poderosa bancada colorada, que terminó por inclinar la balanza. Los blancos votaron en bloque a favor, y el Frente Amplio rechazó en forma unánime el proyecto.

La división se acrecentó en Diputados, ya que fue común a todos los sectores políticos. En la Cámara Baja, el proyecto prosperó por apenas siete votos.

Un papel fundamental cumplió en ese debate el entonces presidente Julio María Sanguinetti que, pese a su notoria condición de agnóstico y defensor a ultranza del laicismo, apoyó la permanencia de la estructura en el entendido que serviría para recordar no al jefe de un religión, sino a un jefe de Estado.

“Claro retroceso”

Apenas minutos después de la votación de este jueves, la Iglesia salió a cuestionar la decisión de la Junta.

“Es un claro retroceso en el camino hacia una laicidad moderna, abierta y positiva”, expresó el propio arzobispo de Montevideo Sturla a través de un mensaje multimedia.

Allí el cardenal mencionó los pasos “muy positivos” que se dieron en el país en los últimos años para dejar “enterradas” algunas controversias, discriminaciones y heridas centenarias.

Entre ellas destacó el feriado declarado con motivo de la visita del Papa Juan Pablo II en 1987, la permanencia de la cruz en Tres Cruces, y la colaboración entre el Estado y la Iglesia en la atención de menores y ancianos vulnerables.

“Llama la atención que la bancada mayoritaria declarara el asunto como de “disciplina partidaria” para que sus integrantes votaran unánimemente en contra”, dijo el arzobispo.

“Es un claro acto de discriminación hacia la comunidad católica que nos retrotrae a más de un siglo de distancia, a tiempos de duros enfrentamientos que parecían ya superados”, aseguró. “Miramos hacia adelante, queremos ser constructores de una cultura del encuentro”, concluyó.