Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Benedicto XVI tomó “hace meses” la decisión de renunciar

EL PAÍS |

El papa Benedicto XVI decidió renunciar al papado sin consultar a nadie al regresar de su viaje a México y Cuba, reveló el lunes el director del diario de la Santa Sede, L´Osservatore Romano.

“La decisión fue tomada hace varios meses, después del viaje a México y Cuba”, en marzo pasado, escribió en un editorial el director del diario, Giovanni Maria Vian.

“Era un secreto inquebrantable”, recalcó.

La renuncia del Papa, de 85 años, por “falta de fuerzas”, un gesto histórico y sin precedentes en la historia reciente, suscitó reacciones en todo el mundo y sorprendió inclusive a la misma Iglesia católica.

El próximo 28 de febrero de 2013, a las 20.00 horas, la sede de San Pedro quedará vacante y a partir de ese momento la cuestión será irreversible.

Los cardenales entrarán en cónclave para la elección de su sucesor en 15 días mínimo o 20 días máximo después de la dimisión, precisó el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi.

Sólo el hermano del Papa, Georg Ratzinger, declaró que sabía “desde hacía algunos meses” que Benedicto XVI se planteaba renunciar a su cargo, a causa de su avanzada edad.

“Sé desde hace algunos meses que se planteaba” la renuncia, dijo el hermano del Papa contactado por teléfono en su domicilio de Ratisbona, en el sur de Alemania. “Se quedará en Roma”, añadió.

Georg Ratzinger, de 89 años, sacerdote y antiguo director de los cantores de la catedral de Ratisbona, destacó que su hermano tomó la decisión porque “sentía el peso de la edad”.

“Conoce las exigencias de su función”, añadió.

“Encuentro que esta decisión es justa”, indicó Georg, que considera “globalmente positivo” que el Papa deje paso a alguien más joven.

La página on-line del diario oficial de la Santa Sede, resultó inaccesible por varias horas desde que se divulgara el anuncio de la renuncia de Benedicto XVI.