Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Benedicto XVI: ¿la hora de la conspiración?

LA REPÚBLICA |

La renuncia del Papa abre interrogantes y ya se señala que hay una gran conspiración detrás de todo. Como si esto fuera poco un rayo cayó sobre San Pedro el pasado lunes.

Tiempo atrás el periódico italiano Il Fatto Quotidiano publicó datos sobre un documento secreto escrito en alemán enviado anónimamente al cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos, quien a su vez lo dirigió al papa Benedicto XVI, donde se revela información relacionada con las conversaciones del cardenal y arzobispo de Palermo, Paolo Romeo, en China durante un viaje en noviembre de 2011.

En el documento clasificado como “estrictamente confidencial” se encuentran las conversaciones del cardenal Romeo, de 73 años, en donde habla que la muerte del Papa sucedería en un plazo comprendido dentro de los siguientes 12 meses.

El texto describe a Romeo como “seguro de sí mismo” y como si lo supiese con precisión sobre los detalles sobre la muerte del Papa y en teoría “profetizando su muerte”.

Entre las conversaciones, Romeo aseguró también que Benedicto XVI estaba ya preparando su sucesión indicando el nombre del cardenal y arzobispo de Milán, Angelo Scola.

Al enterarse, el cardenal Castrillón de inmediato escribió al Papa en diciembre del año pasado; sin embargo, en respuesta, el portavoz del vaticano Federico Lombardi dijo que solo se trataba de “delirios que no debían tomarse en serio”.

“Tan increíble que no se puede ni comentar”, añadió Lombardi.

El texto entregado a Castrillón fue fechado el 30 de diciembre del 2011, despertando los ánimos sobre las leyendas urbanas en Italia que hablan al respecto de la sospechosa muerte de Juan Pablo I y las conspiraciones internas del Vaticano.

La fecha y el 666

Pero algunos van a más. Es curiosa la fecha elegida para la renuncia: 28-2-2013 que sumando todos los números nos da 18 y desglosándolo nos sale, 666. El periodista español Jaime Rubio Rosales que se ha dedicado a seguir de cerca a Benedicto XVI dice que “tal vez la gota que ha colmado su paciencia haya sido ver a dos de sus más íntimos colaboradores, el mayordomo Paolo Gabrielle y el banquero de Dios, Gotti Tedeschi, detenidos y expulsados de sus cargos en medio de una guerra sucia entre las distintas facciones de la curia que no están de acuerdo con la política de transparencia del Papa alemán. Hoy sabemos que, en realidad, el mayordomo no ha sido un traidor al Papa, sino todo lo contrario: un peón dentro de una gran partida de ajedrez para frenar la reforma de la Banca Vaticana prometida por Ratzinger. ¡El mayordomo sería el encargado del Papa para dar a conocer al mundo los manejos de una parte de la curia romana para frenar la citada reforma debido a los numerosos intereses en juego!”

“Al final, en medio de esta guerra, junto al mayordomo, cayó el objetivo de los conspiranoicos, el director de la Banca Vaticana, Gotti Tedeschi, un milanés, miembro del Opus Dei, de honestidad probada, al que el Papa había encomendado la limpiar de las cuentas del Estado Vaticano, pero las potencias oscuras le obligaron a dimitir humillando, de paso, al santo padre! Dicen que cuando Gotti se fue de Roma, Ratzinger derramó sus primeras lágrimas en muchos años, pues era un hombre de su confianza y un amigo fiel. Esto lo habría dejado tocado y empezaría a tomarse muy en serio renunciar a la silla de Pedro, algo insólito en la historia de la Iglesia y que no se producía desde el siglo XV. Así, pues, asistimos a un hecho histórico que poca gente ha vivido para contarlo” dice el periodista.

Por si todos estos problemas eran pocos, la semana pasada el periódico londinense, The Guardian, destapaba otro escándalo financiero de la Iglesia. Se trataría de la compra de varios edificios lujosos en la zona más exclusiva de Londres, la zona de St. James, en 2006, con dinero de Mussolini. Según el periódico británico ese dinero fueron unos 700 millones de dólares que el duce habría dado al papa Pío XI a cambio de que la Iglesia “bendijera” el fascismo italiano. Como así hizo.

El fin de los tiempos

Tras la dimisión del papa Benedicto XVI ‘por falta de fuerzas’ ya se están disparando los acontecimientos de su sucesor. Casi todos los expertos hablan del cardenal Tarcisio Bertone, Pedro el Romano (Petrus Romanus), el último Papa y el fin de los tiempos, en referencia a uno de los párrafos que se refiere a las profecías de San Malaquías y el último Papa antes del fin de la Iglesia Católica. Este párrafo profético de San Malaquías dice lo siguiente: “En la última persecución de la Santa Iglesia Romana tendrá su sede Pedro el Romano, que hará pacer sus ovejas entre muchas tribulaciones, tras las cuales, la ciudad de las siete colinas será derruida, y el juez tremendo juzgará al pueblo”.

No hay que olvidar que el que hace llamarse Pedro (Petrus) es romano, el cardenal Tarcisio Bertone, desde hace muchos años amigo íntimo y de confianza del papa Benedictus XVI.