Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Benedicto XVI: “Hace falta renovar la Iglesia”

UNOTICIAS |

En un acto interno del Vaticano donde el Papa se despidió de párrocos romanos, realizó un llamado para poner en marcha reformas dentro de la organización católica. Además, reiteró el mal que generan dentro de la Iglesia la hipocresía y las rivalidades internas.

“Tenemos que trabajar para que se realice verdaderamente el Concilio Vaticano II y se renueve la Iglesia”, expresó el pontífice ante los religiosos.

Sin una nota y en un discurso de asombrosa claridad y perfectamente ordenado, partió del error de Galileo, pasó por el Holocausto y llegó a la división que sufre la Iglesia en la actualidad.

En ese mensaje de media hora, transmitido en directo por la televisión del Vaticano, el Sumo Pontífice fue marcando los hitos de su pontificado.

Benedicto XVI lamentó que el Concilio Vaticano II (1962-1965) no se haya “realizado” plenamente. Exhortó a los católicos a trabajar para que el verdadero Concilio se concrete y renueve realmente a la Iglesia. “Aún esta por venir el verdadero Concilio, con toda su fuerza espiritual”, afirmó.

“La Iglesia no es una organización jurídica ni institucional, sino una organización vital que está en el alma. Somos la Iglesia, todos formamos un cuerpo vivo, todos juntos, los creyentes”, continuó. Además, los obispos unidos son la continuación de los doce apóstoles y “sustancialmente eso no es una cuestión de poder”, recalcó.

Para él, los medios de comunicación reunidos entonces en Roma hicieron “su propio Concilio”, dando una visión sobre todo política de aquel momento espiritual. El Papa acusó a esa prensa de dar puntos de vista equivocados que “crean tantas calamidades, tantos problemas”, como “los conventos y seminarios cerrados o una liturgia banalizada”.

Considerado uno de los expertos más imaginativos en la materia, el Papa defendió desde entonces “una renovación de la Iglesia en su continuidad” contra quienes veían el Concilio como una ruptura, incluso como una revolución y el abandono de tradiciones milenarias.