Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Banco Vaticano redujo ingresos debido a operación de limpieza

EL OBSERVADOR |

Balance. La insitución cerró unas 3.000 cuentas y dejó 2.000 en observación

Ernst von Freyberg, presidente del Instituto de Obras de Religión. EFE

El Instituto para las Obras de Religión (IOR), más conocido como el Banco Vaticano, publicó los datos de actividad en 2013 y reveló que las utilidades cayeron de € 88,6 millones a € 2,9 millones, principalmente debido a las acciones para “limpiar” las inversiones erróneas. Los costos de gestión crecieron 35%, pero aun así la institución donó a la Santa Sede la misma suma que el año anterior: € 54 millones.

Los datos financieros del ejercicio anual del banco reflejan los resultados de la acción de la Santa Sede para sanear la institución, después de que fuera investigada porque en ella había cuentas de personas que no tenían derecho o sospechosas de otros delitos.

El banco informó que de mayo de 2013 a junio de 2014 realizó un “análisis sistemático de todos los registros de clientes para identificar la información perdida o insuficiente”. Como resultado, se bloquearon 1.329 cuentas individuales y otras 762 de clientes institucionales, a la espera de que sus titulares presenten la información requerida para que se vuelvan a abrir.

Pero, además, el banco cerró definitivamente casi 3.000 cuentas en virtud de un “procedimiento ordinario”: 2.600 de ellas eran cuentas no utilizadas durante un largo período, y las demás 396 no entraban en la restrictiva lista de las categorías admitidas en el IOR.

En esas cuentas había € 44 millones. De ellos, € 37,1 millones fueron transferidos a instituciones italianas, unos € 5,7 millones se pasaron internamente como donaciones y los € 1,2 millones restantes se pagaron en metálico a sus titulares.

En efecto, desde ahora solamente podrán tener cuentas en el IOR “las instituciones católicas, los miembros del clero, los empleados o antiguos empleados del Vaticano (para salarios y jubilaciones), las embajadas y los diplomáticos acreditados ante la Santa Sede”.

El balance del IOR da cuenta de que a fecha 31 de diciembre de 2013 tenía 17.419 clientes, de los cuales 5.043 eran instituciones católicas y poseían más del 80 % de los activos que gestionaba; los otros 12.376 eran personas físicas y aglutinaban menos del 20 % del total.

La reducción de las utilidades netas “fue significativamente influenciada por gastos de naturaleza extraordinaria –se lee en el comunicado–, por rectificaciones relevantes sobre el valor de los fondos de inversión administrados por terceros negociados en 2012 y a principios de 2013, y por la fuerte disminución del valor del oro. Sin tales rectificaciones, el resultado del ejercicio habría sido de alrededor de € 70 millones”.

La contribución que enviaron desde distintos lugares hacia el Vaticano para el mantenimiento del servicio que la Curia Romana presta a la Iglesia fue en 2013 relativamente similar a la de 2012, € 22 millones.

Entre los rubros que generan más gastos está el de personal, que al 31 de diciembre de 2013 contaba con 2.886 unidades y aproximadamente € 125 millones brutos. El pago de impuestos fue por € 15 millones.

La contribución del IOR para las obras apostólicas y de caridad que sostiene el papa fue de € 54 millones. (Con agencias) l

En cifras

€ 2.900.000
de utilidades netas hubo en 2013.

17.419
cuentas, 12.376 corresponden a personas físicas y las demás son de instituciones.

€ 125
millones se destinaron al personal en 2013.

€ 54
millones se dieron al papa para el sostenimiento de instituciones y obras de caridad.