Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Arzobispo de Canterbury defiende la ordenación de obispas

EL OBSERVADOR |

El recién nombrado arzobispo de Canterbury, Justin Welby, apoyó este martes la ordenación de obispas y dijo que “es el momento de terminar el trabajo” iniciado con la entrada de las mujeres en el sacerdocio hace 20 años.

Welby, que se convertirá el mes próximo en la máxima autoridad de la Iglesia de Inglaterra, participó en Londres en el debate del Sínodo General de los anglicanos que este martes votará la introducción de mujeres en el episcopado, asunto que ha creado una fuerte división durante años.

El sínodo, cuerpo legislativo formado por obispos, clérigos y laicos, empezó ayer en Londres una reunión de tres días para debatir el posible ingreso de las mujeres en el episcopado, un asunto que ha causado una profunda división entre liberales y tradicionalistas.

Desde que en 1992 se aprobara el que las mujeres pudieran ser sacerdotes, la Iglesia de Inglaterra ha debatido de manera apasionada el asunto de la ordenación de obispas, que encuentra una fuerte oposición entre los sectores más tradicionalistas.

El futuro arzobispo de Canterbury, de perfil conservador y pragmático, señaló en esta jornada que la Iglesia de Inglaterra necesita mostrar que es capaz de hacer frente a la diversidad de puntos de vista sin división.

En una clara defensa de la histórica medida, Welby dijo ante los 470 miembros de la Iglesia de Inglaterra con derecho a voto que “nuestra voluntad e intención es mucho más importante que las reglas”.

Aunque la mayoría de los miembros del Sínodo está a favor de que las mujeres puedan ser obispas, la votación puede estar muy ajustada, ya que la propuesta debe contar con dos tercios de las tres cámaras de la Iglesia, la de los obispos, los clérigos y los laicos, donde encuentra más resistencia.

Si la propuesta fuera finalmente aprobada en el día de hoy, las primeras ordenaciones de mujeres se llevarían a cabo a partir de 2014.