Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Andrade: “El racismo existe en su más rancia y terrible expresión en Uruguay” [nombra a la Iglesia]

LA REPÚBLICA |
http://republica.com.uy/andrade-el-racismo-existe-en-su-mas-rancia-y-terrible-expresion-en-uruguay/

Según la diputada, la discriminación a la comunidad afrodescendiente se ha naturalizado. “La broma es un disfraz de impunidad que tienen las discriminaciones” y estos casos se asemejan a la violencia doméstica: el agredido no percibe la agresión o la toma como una broma.

Hace unos días un grupo de personas ataron de las manos y le pegaron una cinta aisladora en su cabeza a un empleado afrodescendiente. Además, lo tomaron del cuello y le dieron 37 cachetadas mientras lo amenazaban. Mientras tanto, el hombre suplicaba que se detuvieran, pero los otros lo ignoraron. El hecho generó cierta conmoción pública. Sin embargo, la Justicia decidió penar a los agresores con una prisión domiciliaria. Ante esta situación, hay una interrogante que no puede ser ignorada ¿qué pasa en nuestro país con respecto a la discriminación a la comunidad afrodescendiente? Lo cierto es que las cifras muestran que la pobreza, la falta de acceso a la educación y la discriminación laboral son algunos de los males que sufren los afrodescendientes en Uruguay.

La diputada e integrante de la Comisión Honoraria contra el Racismo, la Discriminación y la Xenofobia, Susana Andrade, declaró a LA REPÚBLICA que “el racismo estructural existe en su más rancia y terrible expresión en este país” al punto tal que se ha naturalizado. “La broma es un disfraz de impunidad que tienen las discriminaciones” y estos casos se asemejan a la violencia doméstica: el agredido no percibe la agresión o la toma como una broma, sostuvo la diputada.

“Creo que tenemos un sentimiento común de indignación generalizada como país. Por un lado me da esperanzas de que cambiemos, y a la vez nos pone frente a una dura realidad, porque ese tipo de pensamiento existe en Uruguay. Quienes trabajamos el tema de los derechos de los afrodescendientes lo sabemos, solo que no se hace público. Es probable que suceda en ámbitos que se desconocen, y eso es lo que nos alarma, porque incluso las víctimas -este hecho es parecido a la violencia doméstica, naturalizan tanto esta agresión que no la perciben, temen denunciar o la toman como una broma. Sin embargo, la broma es un disfraz de impunidad que tienen las discriminaciones, y no es que no se tenga sentido del humor. También estamos tristes al comprobar una vez más que el racismo estructural existe en su más rancia y terrible expresión en este país”, agregó.

Sostuvo que igualmente tiene esperanza porque es la primera vez que por un tema de racismo se penaliza, aunque afirmó que no se hizo con la debida magnitud. Consideró que la pena fue “muy laxa y benigna”, lo que implica un mensaje de impunidad.

La diputada expresó que la discriminación racial en el país ha tenido un avance en la legislación, pero la “conciencia social, los corazones, la mente y la cultura sigue siendo profundamente racista”. Afirmó que tiene cierta esperanza porque ve que cada día hay más conciencia crítica sobre el tema. “Con los últimos gobiernos hemos avanzado en legislación, en políticas públicas, en una agenda de derechos que visualiza positivamente todo lo que se relaciona a diversidades, o minorías, en atención a los derechos de poblaciones vulneradas. Sin embargo, internacionalmente estamos siendo señalados como que no penalizamos debidamente el delito de racismo, se ve que cuesta aplicar el artículo 149 del Código Penal. Hay avances sí, pero aún el racismo estructural es muy fuerte, está enraizado en el imaginario social”.

“Lamentablemente en Uruguay el racismo vive y esas cabecitas que hicieron escarnio en este trabajador, quien además lo toma como una broma, es muy triste porque es lo mismo que la mujer que sufre violencia de su marido y luego lo justifica,. Me gustaría saber si lo hubieran visto también como una broma en caso de que el muchacho negro le hubiera hecho la broma”, agregó.

“Nacemos en un Estado que no fue hecho para los negros”

Según Andrade, “nacemos en un Estado que no fue hecho ni pensado para los negros y las negras, con el agravante de que tenemos desde hace mucho flujos migratorios de países caribeños fundamentalmente, desde donde llega población afrodescendiente en grandes cantidades”. Por tanto, entiende que aún en nuestro país no hemos vencido el racismo estructural, “que habla de nuestras raíces de identidad, es decir poblaciones indígenas que eran dueños de estos territorios, los europeos que colonizaron y los africanos que fueron forzados a venir. Esas tres raíces nutren nuestros orígenes. Cuando se fueron fundando las diferentes instituciones, nacieron profundamente racistas, desiguales, excluyentes de la población que no fuera blanca y ahora tenemos el aporte de estos flujos migratorios que nos eligen como país para vivir. Es algo que se debe pensar política, social, económica y culturalmente para que nuestra democracia aspire a ser profunda, real y plena. Cuando hay racismo -y en nuestro país lo hay- la calidad de la democracia está totalmente en duda”.

Sostuvo que una vez finalizada la época de la esclavitud, se pasa a una semi-esclavitud estatal o institucional, ya que a dicha población no se la inserta laboralmente ni se la prepara para la nueva realidad. Además, entiende que se constituye un estado moderno que no está preparado para incluir a esa población descendiente de esclavos. “Hay una injusticia social desde el comienzo y ese es el racismo estructural e institucional del que hablo. Hoy se está tratando de revertir esa situación en el país, pero es tan desigual que concebimos como normal la injusticia social, esa desventaja que nace con las mismas instituciones. De hecho, América Latina es la región más desigual del mundo y ello es derivado de la colonización y de la nefasta invasión europea que determinó un mundo tan desigual para los nativos”.

“Hoy, cuando nos dicen haces racismo al revés, yo me pregunto: ¿cómo podríamos dar vuelta las cosas para que fueran negros o indios que colonizaran Europa?. Los grandes capitales del mundo hoy devienen de esos robos históricos, de eliminar civilizaciones pacíficas. Eso es la gran mentira del descubrimiento de Colón, fue un simple imperialismo desmedido que asesinó, robó y explotó a millones y millones afrodescendientes e indígenas bajo la justificación de la Iglesia Católica, que decía que era para evangelizar. Es una gran vergüenza, mirá si Dios va a matar o robar para imponer sus creencias. Hoy es absolutamente absurdo, tanto los banqueros, como los reyes y la propia Iglesia sabían a qué venían”.

Sí a las políticas afirmativas

En la actualidad las políticas afirmativas intentan equiparar los derechos. De hecho, en nuestro país la Ley de cuotas para afrodescendientes tiene 15 años de vigencia. Sin embargo, Andrade supone que es una ley “muy compleja” de poner en práctica, porque los cambios cuestan: “les estamos moviendo el piso a los que tienen privilegios. Unos mandan y otros obedecen por sus orígenes étnicos o por el color de la piel, lo que es tan injusto que parece imposible que no se visualice”.

“Sin embargo es negado porque en los libros de historia no se enseña, luego se estigmatiza, el lugar que nos dejan es el estereotipo y el servicio doméstico sigue teniendo cara de mujer negra en nuestro país. Eso no es casualidad”, agregó.

Frase

“Los grandes capitales del mundo devienen de robos históricos y de eliminar civilizaciones pacíficas. Eso es la gran mentira del descubrimiento de Colón, fue un simple imperialismo desmedido que asesinó, robó y explotó a millones y millones afrodescendientes e indígenas bajo la justificación de la Iglesia Católica. Es una gran vergüenza, mirá si Dios va a matar o robar para imponer sus creencias. Hoy es absolutamente absurdo, tanto los banqueros, como los reyes y la propia Iglesia sabían a qué venían”.

Rada: “Cuando era chico tenía muchos complejos”

“Cuando era chico tenía muchos complejos. Antiguamente no nos dejaban entrar a las iglesias. Íbamos con mis amigos a los bailes y quedábamos afuera. En esos años fui creando una cáscara, hasta que dije que el equivocado no soy yo, es el que está enfermo de racismo. A partir de ese momento le metí para adelante y me olvidé de todo”, así comenzó su declaración en República Radio uno de los más destacados músicos y compositores uruguayos, Rubén Rada. En la oportunidad, reflexionó sobre la situación que tiene el país entorno a la discriminación hacia la población afrodescendiente.

Cuando se le preguntó si ha cambiado dicha situación, sostuvo que no lo sabe porque tendría que meterse en el cuerpo de otra persona. “Yo como Rada no lo vivo, pero miremos al trabajador. Por ejemplo, vas a un shopping y no vas a encontrar afrodescendientes trabajando. ¿Eso qué quiere decir? Hay morenas hermosas que podrían trabajar en zapaterías y en tiendas, pero nunca las vas a ver ahí. Los muchachos tienen un poco de razón cuando piden que te llamen por afrodescendiente. Por ejemplo, cuando yo te veo, no te digo ¿cómo andas blanco? Te llamo por tu nombre. Se dice que llamar a alguien por negro es algo cariñoso, pero yo, cuando te tengo tanto cariño, te llamo por tu nombre. Lamentablemente creer que decir negro es algo cariñoso es una cosa que se ha arraigado en Uruguay y en el mundo entero”.

La desigualdad en cifras

– Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 8,1% de la población uruguaya dice tener ascendencia racial afro o negra, lo que refiere a un total aproximado de 255.000 personas.
– El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) afirma que los niveles de pobreza de la población afrouruguaya duplican los de la población no afrodescendiente y en el caso de la tasa de indigencia, los triplican.
– El 51,3% de los afrodescendientes tienen al menos una necesidad básica insatisfecha, lo que significa 19 puntos porcentuales por encima del mismo indicador en población no afrodescendiente.
– El 52% de los niños afrodescendientes es pobre y el 40% de la comunidad afro en Uruguay también lo es, lo que refiere a unas 140.000 personas.
– Los afrodescendientes ocupan solo el 0,8% de cargos jerárquicos en Uruguay.
– Esta población tiene además niveles de rezago educativo y de deserción escolar más altos y es muy bajo el porcentaje de jóvenes afrodescendientes que cursan estudios terciarios. En términos generales, un 45% de los varones afro y un 42% de las mujeres afro tienen primaria como máximo nivel educativo; en la población no afro este valor es cercano al 34% para ambos sexos.
– El 15,3% de los afrodescendientes alcanzó el bachillerato y solo uno de cada diez llegó a cursar educación terciaria. Los no afrodescendientes presentan un tercio más de su población con bachillerato y el doble con nivel terciario.
– En el mercado de trabajo, esta población desempeña ocupaciones de baja calificación y productividad, lo que les impide mejorar sus condiciones de vida.
– Existe un 12% desempleo en mujeres afrodescendientes frente al 8% mujeres no afrodescendientes.

Evento 2 de julio: “Así tratamos a los negros en Uruguay”

En la oportunidad Andrade notificó que el 2 de julio a las 18 horas, en el anexo del Palacio Legislativo, harán un evento llamado “Así tratamos a los negros en Uruguay”. “Esa fue la frase que utilizó el racista y fue una verdad. La jueza le dio cuatro-seis meses a estas personas porque el sistema judicial que no está debidamente sensibilizado ante la gravedad que implica la exclusión racial histórica. Estas cachetadas las recibimos diariamente, en nuestros ámbitos laborales, de estudios, en la sociedad en general. Como decía Artigas, “la pública felicidad” no se logra si hay racismo ni tampoco una plena democracia. Ojalá esta indignación colectiva que tenemos hoy sirva para avanzar y crear más herramientas en la lucha contra el racismo y la intolerancia”.

Quieren penas más duras para quienes abusaron del trabajador afrodescendiente

Según “Caras y Caretas”, la Casa de la Cultura Afrodescendiente y el Mundo Afro, cuestionaron el fallo de la Justicia. Cabe recordar que los culpables solamente fueron condenados a prisión domiciliaria.

Por su parte, la Institución Nacional de Derechos Humanos destacó “la aplicación en este caso del artículo 149 del Código Penal en su redacción dada por la ley 17.817 de Lucha contra el racismo, la xenofobia y la discriminación”. Además, expresó que “las situaciones de discriminación étnico racial continúan latentes en la sociedad, siendo prioritario que los Estados adopten políticas públicas que logren promover la no discriminación y la lucha constante y permanente contra mitos y prejuicios que conllevan el odio y la segregación”.