Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Advierten déficit en seguimiento a las mujeres después de abortar

EL PAÍS |

Desde que se despenalizó el aborto, muchas mujeres que interrumpieron su embarazo no volvieron a la consulta después de abortar. Esta última entrevista es crucial para orientarlas en la anticoncepción y evitar otro embarazo no deseado.

Según la ley que comenzó a aplicarse en diciembre, las mujeres que decidan abortar tienen que pasar por cuatro etapas. La primera es una consulta con el médico, donde se les indican estudios como ecografía y análisis de sangre, y se las informa de la posibilidad de interrumpir el embarazo. La segunda instancia es una entrevista con un equipo multidisciplinario de ginecólogo, asistente social y psicólogo, donde se les explica cómo actúa la medicación para abortar y sus riesgos, y se le informa de las alternativas en el caso de no interrumpir el embarazo. Luego debe transcurrir un período de reflexión de cinco días, y a la tercera consulta se les receta la medicación, que la paciente se administra en su casa. Después de que se produce el aborto la mujer debe concurrir a una cuarta consulta a controlarse.

Varios ginecólogos consultados coincidieron que muchas mujeres no acuden a esta cuarta entrevista. “Hay dificultad en el seguimiento de las pacientes”, contó Adriana Zubiría, directiva de la Sociedad Ginecotológica del Uruguay. “La mujer llega, tu la asesorás, la informás y recibe la medicación. Pero después, a veces no vuelve”, contó Zubiría.

Según la médica, este es un punto en que se debe “hacer énfasis”, porque “en esa consulta, más allá de comprobar que el procedimiento esté completo y sin riesgo de salud para la paciente, es una instancia fundamental para orientarla en la continuidad en la anticoncepción, que es el punto crítico para que no vuelva a ocurrir un embarazo no deseado”.

La ginecóloga Grazzia Rey, que integra el equipo multidisciplinario que trata con las embarazadas que desean abortar en la Clínica Ginecotológica B del Hospital de Clínicas, coincidió en que no todas las mujeres que abortan vuelven a la consulta. “Tenemos un déficit con respecto a la cuarta consulta”, señaló. “Es un problema. Se las trata de citar, se las llama por teléfono, pero algunas no concurren”, comentó. “Por algún motivo no vuelven. Quizás algunas mujeres están muy seguras de que salió todo bien”, dijo.

El catedrático de esa Clínica, Washington Lauría, que además dirige los departamentos de Ginecología del Hospital Evangélico y del Sanatorio Americano, también dijo que “muchas pacientes no vienen al control después del aborto”. En el Evangélico, por ejemplo, intentaron contactar a algunas mujeres por teléfono luego del aborto, “pero habían dado números falsos. Hay muchas maneras de zafar”, dijo Lauría.

Lauría dijo que 48 pacientes del Evangélico se realizaron abortos desde que se comenzó a aplicar la ley en diciembre (en esa mutualista los procedimientos se tercerizan porque tiene objeción de ideario). Si bien no hubo complicaciones, a 18 de las mujeres hubo que realizarles un legrado después de tomar la medicación, para retirar restos del feto del útero.

Según Lauría, aunque el seguimiento de las pacientes está pautado en la ley, “como en toda la asistencia médica, depende del compromiso de la paciente. Muchas pacientes que abortaron y se sienten bien, no quedaron con sangrado ni infección, consideran que ya está”.

Lauría, que no realiza abortos por objeción de conciencia, consideró que es “una utopía” pretender educar a las mujeres cuando se van a realizar un aborto. “Lo que se debe hacer es educar para la prevención en sus orígenes. La solución no está en abortar sino en evitar el embarazo no deseado”, dijo.

Sin demoras. Más allá de las dificultades en el seguimiento, los médicos consultados coincidieron en que el servicio para interrumpir el embarazo se está dando sin dificultades en los centros de salud de Montevideo, a pesar de que existe un alto nivel de ginecólogos con objeción de conciencia. En la Clínica Ginecotológica del Clínicas, por ejemplo, el 80% de los médicos hizo objeción de conciencia.

Sin demoras.

Gustavo Ferreiro, presidente Sociedad Ginecotológica, comentó que “se está cumpliendo con los pasos que marca la ley” y que “no ha habido grandes dificultades en el acceso, más allá de un caso anecdótico de alguna mujer que consultó muy sobre la fecha”. Además, dijo que la objeción de conciencia de los médicos “no ha causado ninguna demora en el servicio”.

Más allá de las dificultades en el seguimiento, los médicos consultados coincidieron en que el servicio para interrumpir el embarazo se está dando sin dificultades en los centros de salud de Montevideo, a pesar de que existe un alto nivel de ginecólogos con objeción de conciencia. En la Clínica Ginecotológica del Clínicas, por ejemplo, el 80% de los médicos hizo objeción de conciencia.

A su vez, todos los médicos consultados coincidieron en que durante el período de reflexión de cinco días hubo mujeres que dieron marcha atrás en su intención de abortar.

Rey contó cómo actúa el equipo multidisciplinario con la embarazada. “Se le indica que ella tiene derecho a interrumpir el embarazo si así lo desea, que está amparada por la ley y que el equipo no está ahí para ayudarla a llevar adelante la decisión sino para orientarla sobre los pasos a seguir”, contó. “Y se le explica que en caso de elegir seguir, puede optar por la adopción”, agregó. Hasta el momento, en el Clínicas ninguna mujer tomó esta alternativa.

Frenteamplistas ya convocan a no votar en el referéndum

La presencia del expresidente Tabaré Vázquez en la presentación del libro “Veto al Aborto” editado por la Universidad de Montevideo generó malestar en la interna del Frente Amplio. En la Mesa Política de ayer la representante del Partido Socialista de los Trabajadores (PST), Mariela Barboza, opinó que la presencia de Vázquez en el acto “no fue feliz” porque se realizó semanas antes de la primera consulta para derogar la ley del aborto.

La presidenta de la coalición, Mónica Xavier, dijo que Vázquez la había invitado a concurrir a la actividad para demostrar que no era un evento político, pero ella había preferido no asistir.

La Unidad Temática de Género envió una carta a Xavier para que se defina una estrategia para defender la ley del aborto. En la reunión de hoy del Plenario Nacional se fijará una posición sobre la campaña a realizar.

Desde ayer circula en Facebook un aviso de la senadora Contanza Moreira (Espacio 609) con la frase: “En junio no votes”. Al lado de una mano (símbolo del aborto legal) se puede leer: someter la ley al referéndum forma parte de la misma campaña de siempre de obligar a las mujeres, nuevamente, a practicarse el aborto en la clandestinidad”.