Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Abusos: lloró y le pidió disculpas a las víctimas

EL PAÍS |

Lo critican por no llevar a la Justicia a los culpables

CIUDAD DE VATICANO

Los casos resonantes de pedofilia en Estados Unidos, Europa y América Latina junto a la filtración de documentos secretos fueron los escándalos que afrontó el Papa en casi ocho años al frente de la Iglesia Católica.

Desde que Joseph Ratzinger asumió la conducción del Vaticano, en abril de 2005, comenzaron a salir a la luz los casos frenados por años de pedofilia, con la fuerza de un “tornado”.

En Estados Unidos con especial énfasis, al punto que los arreglos extrajudiciales con las víctimas pusieron al borde de la bancarrota a la poderosa iglesia norteamericana, pero también estallaron en Europa, sobre todo en Irlanda, y América Latina.

Fueron violaciones y abusos sexuales contra niños y adolescentes cometidos por parte de sacerdotes y obispos que contaron con demasiada cobertura de la jerarquía.

La indignación de los fieles y los ataques de la prensa de todo el mundo llevaron a que en octubre de 2006 el Papa hablara de los delitos sexuales perpetrados por el clero como “crímenes enormes” y aconsejara “establecer siempre la verdad” y “dar apoyo a las víctimas”.

En 2010, en Malta, decidió reunirse personalmente con algunas víctimas, les pidió disculpas y, como contaron los protagonistas, lloró por la emoción.

CRÍTICA.

Varios documentos señalaron que el Vaticano habría estado al tanto de los abusos desde hace décadas, e incluso en algunos casos rechazó a obispos que trataron de hacer lo correcto.

Survivors of Child Abuse y otros grupos que representan y defienden a las víctimas han pedido repetidamente al Vaticano que permitan que el clero culpable de estos abusos haga frente a la justicia.

“La Iglesia debe reconocer que todo esto ocurrió. Debe reconocer que dejó entrar al diablo y residir en ella durante 50 años antes de que la gente pueda aceptar que han cambiado”, acusó.

“La Iglesia no puede avanzar. La permanencia en el cargo de este Papa ha estado contaminada por los escándalos”, concluyó.