Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Abusos de Iglesia en Uruguay no fueron a “niños sino a adolescentes”

ECOS. LA |

El primer programa de “La Palabra”, por Canal 10, tuvo al cardenal y arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, como entrevistado.

El arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, habló de los abusos sexuales a niños y adolescentes por parte de los sacerdotes. “Ha sido una tragedia para la iglesia en distintas partes del mundo, también acá en Uruguay”, dijo Sturla en el estreno el viernes de La Palabra, por Canal 10.

El cardenal fue el primer invitado en el programa conducido por el periodista Julio Ríos. Sturla debía elegir una de las palabras que aparecía en la pantalla y la misma servía como disparador de un tema. “Niños” fue su primera elección.

“Yo soy educador, esa ha sido mi vocación como salesiano he trabajado en colegios, he trabajado mucho con niños, adolescentes y jóvenes. Me preocupa mucho la niñez”, explicó su elección.

Sin embargo, la palabra apuntaba a un tema muy distinto: el abuso de niños por parte de representantes de la Iglesia Católica. “Yo digo que todas las cosas tienen su titular y después tienen la letra chica, o sea lo que explica una serie de dramas”, señaló Sturla.

Según el religioso el drama del abuso sexual a menores “aumenta” cuando pasa en la Iglesia. “Yo no puedo hablar de la situación del mundo porque es muy amplia y compleja”, se excusó.

Sin embargo, afirmó que en Uruguay el tema saltó “a la luz” hace dos años a partir de la película “Spotlight”, que aborda el tema de la pedofilia y el abuso a niños en el seno de la Iglesia. Si bien aclaró que antes ya había una serie de denuncias. “Creo que las afrontamos con transparencia”, sostuvo.

“(En el país) en general, no ha sido un tema con niños sino con adolescentes menores”, aseguró. “Que sigue siendo igualmente grave”, acotó, por su parte, el periodista.

“No le quito la gravedad. Estoy diciendo que una cosa es la letra grande y otra cosa es la letra chica”, respondió el arzobispo.

En el 2016, cuando se habilitó una línea telefónica se recibieron 40 denuncias en el Uruguay de abusos sexuales por parte de sacerdotes que “abarcaban un amplio campo de 70 años”, recordó Sturla.

“Cada denuncia fue procesada, atendida y se habló con las personas”, comentó. Luego, el arzobispo solo ha recibido una denuncia más. “El sacerdote estuvo preso”, señaló, y explicó que el caso tuvo su marcha por el lado del derecho canónico y también por la Justicia uruguaya.

Sturla dijo que durante mucho tiempo la Iglesia no tuvo “la conducta apropiada” pero que hoy -y desde hace 10 años por lo menos- “tiene la absoluta claridad de cómo debe actuar y de qué debe hacer”.

“No solamente con los casos que se han dado sino tratando de prevenir”, afirmó. “Hay un trabajo muy importante que se está haciendo para que eso no suceda nunca más”, añadió.

“La iglesia de este gran daño que ha aprendido mucho”, explicó. A su vez, Sturla sostuvo que estas situaciones “en el porcentaje son mínimas pero igual son graves”.

“No le quito ninguna gravedad y he pedido disculpas públicamente y también a personas concretas que he atendido con esta problemática”, aseguró. Según el arzobispo, la iglesia hoy “sabe perfectamente que tiene que hacer”, tiene sus protocolos ya sea nivel de las diócesis como a de las congregaciones religiosas. “Confío en que no caeremos en los errores del pasado en cuanto a qué hacer si se presenta una nueva situación”, señaló.

Al ser consultado por Ríos cómo reaccionaría si un adolescente le cuenta que fue abusado por un sacerdote, Sturla respondió:”Lo primero, que creo que aparte me sale espontáneamente, empatizo con esa situación de dolor que puede haber marcado la vida de una persona”.

“Lo segundo es habilitar los procedimientos correspondientes, es decir, hacer la investigación que corresponde y tomar si fuera el caso una medida cautelar contra esa persona que es denunciada”,explicó .

“Para un educador eso es un dolor enorme. He sentido mucho el dolor de las victimas, de quienes han tenido una situación de abuso”, dijo.

Ríos le consultó a Sturla qué le parecía si pasaban a la siguiente palabra. Para finalizar, el arzobispo afirmó: “Lástima que en esta palabra nos quedamos solo en lo negativo. La iglesia tiene una experiencia educadora impresionante en todos los ámbitos”.