Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Aborto: mayoría evaluó que la convocatoria no valía la pena

LA REPÚBLICA |

¿Cuáles fueron las razones por las cuales solamente el 8,92% de los habilitados para votar concurrieron el pasado 23 de junio a dar su adhesión al recurso que habilitaba el referéndum contra la norma que despenaliza el aborto?

Los politólogos Daniel Chasquetti y Daniel Bouquet aportan sus elementos de reflexión.Desde la Iglesia Católica se anuncia que no bajarán los brazos en la lucha a favor de la vida, y la Comisión Pro Derogación de la Ley del Aborto impulsará acciones nacionales e internacionales.

El politólogo Daniel Chasquetti manifestó que tenía la convicción que el domingo 23 de junio sería baja la votación para la adhesión al recurso contra la ley que despenaliza el aborto. “Pensaba que iba a ser bastante baja, pero no tan baja”, admitió el politólogo sobre los 233.683 votos cuando se requerían más de 655.000. Dijo que le dio la impresión que quienes apoyaron el pre referéndum tuvieron problemas de cálculo electoral. Entiende que estas instancias, como las ocurridas el domingo, “son extremadamente duras. Revisando la historia, cualquiera se da cuenta de lo difícil que fue para el FA impulsar algunas iniciativas de referéndum, como las relacionadas con las empresas públicas que conllevaron dos convocatorias, a pesar de tener detrás toda la estructura del FA y del PIT-CNT.” Mencionó que una cosa distinta es cuando se tienen que juntar firmas, que implica un mayor tiempo y cuenta con la colaboración de organizaciones sociales.

Chasquetti estimó que la adhesión contra la ley de despenalización del aborto se ubicaría promedialmente en un 14%, y no en menos de un 9% como finalmente se dio. Explicó que la campaña contra la legalización del aborto recibió apoyos por cálculos electorales. Precisó que las firmas fueron recolectadas por el impulso del diputado blanco Pablo Abdala. Dijo que una vez aprobada la convocatoria, “muchos líderes blancos y colorados tuvieron miedo de perder votos de derecha y se sumaron a la adhesión”. No obstante aclaró que la situación del líder del Partido Independiente, Pablo Mieres, y del FA, Tabaré Vázquez, fue distinta, y acotó que ambos apoyaron con su voto por una cuestión ideológica.

Chasquetti indicó que si bien los precandidatos blancos y colorados se sumaron a la iniciativa para no perder el electorado, el resultado de la votación mostró que ni cerca de los porcentajes de adhesión que tienen estos dos partidos concurrieron a las urnas. El politólogo reconoció que la discusión sobre el aborto es un tema complicado, “porque una cosa es la discusión normativa o moral, y la otra la vida práctica de las personas”. Destacó que los habitantes pueden estar a favor de la vida y creer que hacerse un aborto está mal, pero en la vida aparecen muchas necesidades y problemáticas, que lleva a la conclusión que el aborto debería estar regulado por el Estado.

Dijo que en este caso aparece una visión moral en el discurso y otra práctica de la vida”. “El sentido común muestra que la convocatoria no valía la pena para la gran mayoría de los uruguayos”, señaló Chasquetti. Advirtió que no se puede hacer una lectura de que el resultado electoral es una derrota directa de blancos y colorados. Dijo que esa interpretación es simplista y lineal. “En este caso no se puede creer que hubo alineamientos. En una competencia real, los partidos tradicionales, llegan juntos, al 40% del electorado”, precisó el politólogo. A su entender, el triunfo en un plebiscito constitucional es complicado porque se entiende que quien no vota está a favor del status quo. Dijo que la Constitución permite los cambios, pero que los mismos se deben llevar a cabo realizando un gran esfuerzo.

Tema fugaz El politólogo Daniel Buquet realizó a LA REPÚBLICA un análisis de la instancia del domingo pasado, con el fracaso de los impulsores de la elección para habilitar un referéndum y derogar la ley de despenalización del aborto.“Para ubicar un poco la importancia política del asunto, es que fue un tema fugaz que prácticamente en menos de una semana ya salió de la agenda. No me refiero a la importancia del tema de la legalización del aborto sino a la convocatoria para promover un recurso de referéndum”, expresó. Acotó que “la iniciativa tuvo su éxito mediático, luego lograron las firmas para promover esta otra instancia, el tema tuvo más o menos presente hasta el domingo, que con ese resultado obviamente diría que el fracaso rotundo hace que los políticos rápidamente miren para otro lado.

Entonces desde el punto de vista de sus consecuencias políticas generales sobre la competencia prácticamente son inexistentes porque no hay una nueva movilización del asunto”. Sin embargo, “después, desde el punto directo y más sobrio, la ley que legaliza el aborto en ciertas condiciones pasa a ser una ley reforzada o sea no solo vigente sino que ahora adquiere un nivel de legitimidad muy importante. Para los que estaban contra la ley evidentemente la terminaron fortaleciendo, porque si de alguna manera el discurso pretendía que una mayoría ajustada había aprobado algo que para la gente era importante y que la opinión esta dividida, entonces ahora es obvio o bien que la gente está a favor o en todo caso no le importa mucho”.

Buquet estimó que “la fortaleza de la ley hace que ya no esté en el centro del debate, pero además si alguien quisiera revertir la ley ahora o en la próxima legislatura, sería muy difícil”. Por ejemplo “cuando el Frente Amplio legisló para reformar anular la Ley de Caducidad luego de que intentó reformar la Constitución y no lo logró y se le pegó y se les dijo ‘ustedes están en contra de la voluntad popular’, aunque el Frente lo terminó haciendo, pero generando costos políticos”. En este caso “pasaría algo similar es decir que el que quisiera ir contra esta ley se enfrentaría a un discurso y si bien la papeleta rosada no logró las adhesiones esperadas, con el 48% estuvo cerca. Acá no estuvieron ni cerca”.Para Buquet, “este tema seguramente no aparezca en la campaña de ningún candidato y en todo caso podría utilizarse de pronto en una interna en el FA o intento de bloqueo de la candidatura de Vázquez, pero es difícil que se le presente alguien a competirle. En definitiva será un acontecimiento intrascendente salvo que el tema se agende nuevamente en un intento de revertirlo”. No obstante “ intentar revertirlo generaría costos políticos es muy probable que no volvamos a hablar de la legalización del aborto de aquí al próximo gobierno y quizás algunos años adelante”.

Referentes católicos partidarios de recorrer otros caminos

El obispo de Melo, monseñor Heriberto Bodeant consideró que la derogación o modificación de la ley que despenaliza el aborto, puede ser replanteado en el Parlamento “de darse en el futuro otras correlaciones políticas”. “Es posible que haya voluntad en el Parlamento y en otros ámbitos de gobierno para impulsar medidas de apoyo a las embarazadas que se encuentran en situaciones más difíciles, de modo que no tengan que recurrir al extremo de eliminar la vida humana que está creciendo dentro de ellas”, indicó el prelado, según aica.org. En tanto, el Director en Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Montevideo, el párroco Miguel Pastorino, bajo el título “La Defensa de la vida no tiene punto final” consideró que “quedan otros caminos a recorrer para posibilitar la derogación de esta ley que dice despenalizar, pero que en los hechos legaliza el aborto. Muchos seguiremos trabajando, independientemente de las posturas religiosas, en una cuestión tan básica y fundamental como el derecho a la vida”.

“Felicitamos a todos los que se juegan por la defensa de la vida, a los políticos que trabajaron a favor de esta convocatoria, a los que el pasado domingo, a pesar de las dificultades, dieron su voto para buscar la derogación de la ley”, afirmó en su columna en Facebook. El Obispo de Minas, Jaime Fuentes en su blog “Desde el Verdún” se refirió al tema con el título “Luchadores para amanecer”. Recordó un hermoso paisaje que visualizó una semana antes cerca de Aiguá. “Después de conocer el resultado de la votación, el amanecer en Aiguá le pudo a un primer arranque de desaliento. Y fue así porque, además de miles de uruguayos que no votaron por mil razones distintas, el dato firme está ahí: lo hicieron más de 200.000 personas, porque están convencidas de que, más tarde o más temprano, el sol ganará el partido contra la niebla”, reflexionó.

Varios recursos contra la norma

Desde la “Comisión Pro Derogación de la Ley de Aborto”, se presentaron dos recursos con la reglamentación de la norma en diciembre pasado, y se evalúan nuevas acciones en el ámbito nacional e internacional.En ese sentido, Carlos Iafigliola dijo a LA REPÚBLICA que se maneja impulsar “recursos de inconstitucionalidad contra la ley en la justicia uruguaya”.También “un recurso de aconvencionalidad ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, porque la ley va en contra del Pacto de San José de Costa Rica”.