Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Aborto: mayoría escasa con votos de tres partidos (se cita a católico Lima)

LA REPÚBLICA |

En sesión extraordinaria, los diputados se pronunciarán mañana por una de las leyes más importantes de los últimos 30 años: la ley que despenaliza el aborto voluntario. Los impulsores no dudan en que será aprobada con votos de 3 de las 4 bancadas.

Mañana martes puede finalmente ser, tras 30 años de intentos y cuál de todos más frustrado, el día en que en el Parlamento comience a gestarse el proyecto de ley sobre la despenalización del aborto voluntario que vaya a terminar siendo el mayoritariamente aprobado por ambas cámaras legislativas.

A partir de las 10 de la mañana los diputados se reunirán en forma extraordinaria para debatir, seguramente durante varias horas –que podrían incluso arrimarse a la medianoche– y al final pronunciarse sobre un proyecto de ley cuya paternidad es compartida por la inmensa mayoría de los integrantes de la bancada del Frente Amplio e Iván Posada, uno de los dos diputados del Partido Independiente.

Previa a toda discusión parlamentaria el proyecto de ley de despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo tiene asegurado los votos requeridos para su aprobación: 50 manos se levantarán para apoyar en general y en particular este articulado. Esa cifra es la mínima necesaria para que el proyecto vaya directamente al Senado. Pero no se debería descartar una sorpresa.

¿Habrá voto sorpresa?

Puede aparecer ese otro voto a favor, el51, apesar de explícitas advertencias partidarias. El diputado de Vamos Uruguay, Fernando Amado, guarda un silencio ensordecedor desde que el líder de su grupo, Pedro Bordaberry, resolviera la disciplina partidaria sobre este tema, obligándolo desde ese momento a no decir públicamente cuál será el signo de su voto. Amado tiene tres opciones a mano. Una, sería repetir la posición del senador Ope Pasquet que cuando en el Senado se debatió otra ley de despenalización del aborto fundamentó a favor de la ley pero votó en contra, siempre bajo la atenta mirada de Bordaberry que encima se sienta a su derecha; dos, acatar el dictamen de disciplina partidaria y votar negativamente un proyecto del cual mentalmente está de acuerdo; y tres, dar su voto afirmativo y atenerse a las consecuencias partidarias que, se sabe, cobran un alto costo político.

Sus correligionarios del Partido Colorado y el resto de los legisladores saben que, si por él fuera, votaría con las dos manos este proyecto de ley. Como un péndulo, se balancean sobre la cabeza de Amado las palabras de advertencias sobre sanciones partidarias, pero, según confiaron a LA REPÚBLICA, ese legislador está dispuesto a correr ese riesgo. Sería inútil incluso que Amado se retirara de sala e ingresara su suplente, porque este también apoya la despenalización del aborto voluntario y tiene menos responsabilidad partidaria.

El FA no da las mayorías

En el Frente Amplio también habrá escisiones y más explícitas que entre los colorados, lo que ya se lee como un problema político. Casi nadie quiere imaginarse las consecuencias que conllevaría el hecho de que en Vamos Uruguay se acate la disciplina partidaria y en el Frente Amplio no.

Andrés Lima, diputado representante del departamento de Salto y que además es juez canónico, no votará el proyecto. Aquí también, como en el caso del colorado Amado, sería inútil que ingresara su suplente a la sesión porque se trata de su hermana, Ana, la que comparte su postura y que, como Andrés, es militante de la Iglesia Católica.

En su momento, Lima anunció a este diario que no acatará lo dictaminado por la mayoría de la bancada frentista sobre el tema aborto. Tampoco tendrá en cuenta que en el V Congreso Extraordinario del Frente Amplio, realizado el 13 y 14 de diciembre de 2008 se incluyó dentro del capítulo referido al Derecho a la Salud Integral la iniciativa sobre “políticas tendientes a recuperar terreno sobre lo avanzado en materia legal en el campo de los derechos sexuales y reproductivos, incluyendo la despenalización del aborto” (página 75 del Programa del Frente Amplio).

Lima llegó a obtener una banca en Diputados en alianza con el MPP salteño. Su grupo, la “Agrupación Humanista Armando Aguirre” aún no fue aceptado en el Frente Amplio pese a que solicitó su ingreso.

El resto de la bancada oficialista se dividirá ente los que se retirarán de sala dejando paso a que quien los suplante dé su voto, como los casos de Daniela Payssé (Asamblea Uruguay) o Ivonne Passada (MPP), o quienes argumenten en contra del proyecto pero finalmente, por disciplina, voten a favor.

En el Partido Nacional la sorpresa es que todos están de acuerdo en rechazar el proyecto y no habrá “indisciplinados”.

Finalmente, en el Partido Independiente se da la rara división entre sus dos únicos legisladores: Posada, a favor y Daniel Radío, en contra.

Tres informes, dos visiones

Tres informes se escucharán mañana a partir de las 10 horas. Uno en mayoría y dos en minoría.

Iván Posada, por la mayoría, se basará en una argumentación de 11 páginas para decir que el proyecto “apunta a preservar todos los derechos y valores en juego: el derecho de nacer del concebido, los derechos de la mujer y los derechos de la sociedad de construir una convivencia más digna para todos los ciudadanos”.

Agregará que la ley “será idónea para disminuir el número de abortos que se practican en nuestro país porque el derecho a nacer del concebido estará presente en la reflexión de la mujer, será idónea para que su decisión de interrumpir el embarazo sea asumida libre, consciente y responsablemente con las garantías de un ámbito sanitario adecuado”.

Luego del informe de la mayoría le tocará el turno a la primera minoría: el Partido Nacional. Javier García argumentará “a favor de la vida” y en la “defensa de los derechos humanos” que “debe ser siempre irrestricta”.

“Defenderlos a cabalidad significa defender el primero de ellos, el derecho a la vida. Por eso tenemos una visión preactiva de lo que significa este tema y lo abordamos desde una perspectiva progresista y avanzada, desde una concepción integral de los derechos de las personas”, sostendrá García en un informe de 4 páginas de extensión.

Y para terminar los informes, el colorado Fitzgerald Cantero dirá que en el proyecto “se pone el acento en uno solo de los seres que son parte del proceso de construcción de la vida humana pues se ignora el embrión que no cuenta; solamente importa la mujer embarazada”.

Reconocerá, sin embargo, que “el aborto es un problema social” pero que “no puede ser resuelto con otro problema que genera una antinomia que pone en jaque al ordenamiento jurídico en su conjunto”.