Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Aborto: choque de opiniones por objeción de conciencia

EL ESPECTADOR |

En medio de las objeciones de conciencia presentadas por los ginecólogos uruguayos ante la aprobación de la ley que despenaliza el aborto, En Perspectiva dialogó con el Dr. Washington Lauría, profesor Titular Grado 5 de la Clínica Ginecotocológica “B” del Hospital de Clínicas y con el titular de la Federación Médica del Interior (FEMI), Dr. Edgardo Mier.

Para el Dr. Washington Lauría, la ley “es autoritaria” y “limita el accionar de los médicos”. El especialista entiende que lo importante sería que desde el Ministerio de Salud Pública (MSP) se desarrollara “una política de maternidad y paternidad responsable” y agregó que, desde el momento que se comenzó a manejar la idea de una ley de estas características, no se consultó a los médicos tratantes.

“Nosotros formamos parte de un grupo multidisciplinario que tiene como objetivo tratar de derogar esta ley que está mal elaborada. Eso es típico de cosas que se instrumentan sin pedir la opinión a los ejecutores. No fuimos consultados, esa es una de las razones por la cual yo creo que ha habido tantas objeciones de conciencia”, señaló Lauría y aclaró que, aunque se le hubiese pedido la opinión a él, “en lo personal, no hubiera apoyado”.

A este tema se suma “lo que cada profesional piensa sobre el valor de la vida”. Para los médicos “es importante defender la vida” pero “para un ginecólogo es algo más que importante porque tratamos a dos personas, a la madre y al hijo. Cuando se llega a una instancia de estas características, porque se decide interrumpir el embarazo en puntos críticos, nos hace rever nuestra posición”.

Otro aspecto que “sorprende” al profesor Titular Grado 5 de la Clínica Ginecotocológica “B” del Hospital de Clínicas es “la total prescindencia del embrión” porque “se habla de interrumpir el embarazo como si se sacara una pieza dental. Hablamos de vida, yo personalmente creo que desde que el embrión existe vida en el útero y es prioridad del médico defenderla”.

“Muchas pacientes van al médico a interrumpir el embarazo cuando no tuvieron precaución para evitar el embarazo no deseado” declaró el especialista, agregando que “con la aprobación de esta ley no se atiende el problema de fondo, hay que hacer políticas sociales para que el embarazo no deseado no ocurra. Es llamativo la ignorancia colectiva que se tiene de los métodos de planificación familiar. En este mismo rumbo hay ignorancia de cómo evitar las enfermedades de transmisión sexual”.

“Fomentar la maternidad y paternidad responsable es el eje de este problema” porque “si nos basamos en la ley la solución no está. De hecho se trata de una ley con vicios de forma en su redacción y que, además, es muy autoritaria y limita el accionar del médico”, sentenció.

Dudas sobre masiva objeción. Por su parte el presidente de la Federación Médica del Interior (FEMI), Dr. Edgardo Mier, declaró que el panorama generado con la decisión de los ginecólogos de objetar razones de conciencia al momento de practicar abortos “es una preocupación, sobre todo en algunos departamentos del país donde han habido posiciones mayoritarias de negarse a realizar la interrupción del embarazo, que han llevado a instituciones a tener que salir a buscar soluciones fuera de su propio ámbito”.

Mier adelantó que “el próximo jueves habrá una encuentro con los colegas que de todos los departamentos para ver como viene la situación y evaluar los pasos a seguir”.

De todas maneras el titular de FEMI, que aclaró que su intención no era marcar posición, puso en duda la masividad de las objeciones médicas.

“No esperábamos esta situación, creo que esta vinculada a otros temas que están en el tapete como son los cargos de alta dedicación que han involucrado a los ginecólogos que esta influyendo mucho en la decisión de los colegas”, sostuvo.

“Se ha firmado en los últimos días un acuerdo por parte del Ministerio de Salud Pública (MSP), los Consejos de Salarios y las instituciones médicas para avanzar en el cambio de forma del trabajo médico con cargos de alta dedicación y que ha causado rechazo de la sociedad de ginecología del Uruguay”, añadió.

En tal sentido “nos llama la atención que todos los ginecólogos de un mismo departamento tengan todos la misma objeción de conciencia. Creo que tenemos que sentarnos a buscar soluciones porque la ley, más allá de que nos guste o no, es una ley que tenemos que tratar de cumplir a cabalidad y lo mejor posible porque para eso están las leyes” y además “para no perjudicar a las personas que opten por esta prestación”, sentenció.