Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios A un año de la revolución

EL OBSERVADOR |

Aniversario. Si se enumeran los gestos, las frases para el recuerdo y las acciones emprendidas por el papa Francisco, muy pocos creerían que todo sucedió en tan corto tiempo

Francisco, el primer papa latinoamericano, conmueve a la región con más católicos del planeta, al despertar un fervor religioso por un nuevo estilo que acerca la Iglesia a la gente, a un año de su p ontificado.

Si bien el papa pudo detener la hemorragia de fieles, el mayor reto del Sumo Pontífice es recuperar los millones de feligreses que se alejaron, muchas veces atraídos por las iglesias evangélicas.

Este desafío explica que Brasil haya sido uno de sus primeros destinos, en julio pasado para la Jornada Mundial de la Juventud, donde llevó su propuesta de salir a las periferias, ayudar a los más pobres y buscar la justicia social.

Según Daniel H. Levine, profesor emérito de ciencia política en la Universidad de Michigan y autor del libro Politics, Religion and Society in Latin America, aún es incierto decir si “el papa puede revertir la tendencia” que muestra un crecimiento de fieles inferior al aumento de la población.

“La Iglesia Católica no puede seguir actuando como si gozara de un monopolio. Hay mucha competencia”, advirtió.

En su Argentina natal, con el entusiasmo que generó la llegada de Jorge Bergoglio al Vaticano, “se ha revertido la tendencia de los últimos seis años que mostraba una caída de los valores religiosos y un cuestionamiento a la Iglesia”, dijo a la AFP la socióloga Marita Carvallo, titular de la consultora Voices que ha hecho tres mediciones de opinión en 2013.

Con 70% de católicos entre 40 millones de habitantes, “nueve de cada 10 argentinos tiene una imagen positiva de Francisco, pero solo dos de cada 10 personas concurre semanalmente a la iglesia”, aseguró la experta.

Apenas el 1% de los argentinos tiene una mala imagen del papa, de acuerdo a una encuesta de la consultora Catterberg, según la cual el 69% piensa que está generando “grandes cambios” en la Iglesia Católica.

El Vaticano está más cerca

“Con Francisco el Vaticano está más cerca. Despierta un interés masivo en Latinoamérica. Todo sudamericano lo siente suyo”, aseguró a la AFP Mario Miceli, vicario de la Juventud del Arzobispado de Buenos Aires, que Bergolio encabezaba.

Los jóvenes multiplicaron su participación en procesiones y otras experiencias religiosas, como los campamentos solidarios, señaló Miceli. Se sienten “invitados e incluidos”, dijo.

Las únicas críticas que se escuchan provienen de la comunidad homosexual que lamenta la falta de cambios. “Las esperanzas de los católicos en el nuevo pontificado han sido cubiertas en parte por Francisco, pero aun así existe una especie de deuda que todavía el papa no logra cubrir, a partir de medidas concretas”, señaló a la AFP el historiador peruano Juan Fonseca Ariza, experto en temas religiosos.

Pese a estas críticas, consideró que el papa “con su discurso abre posibilidades de reencuentro de la Iglesia con la sociedad en temas como el divorcio, el aborto, el matrimonio gay y sin que eso implique alejarse totalmente de la ortodoxia”.

Papa de los cambios

Cuando fue electo un año atrás, el papa Francisco prometió sacudir la burocracia del país más pequeño del mundo. Empezó desde la cima, reduciendo el alcance del otrora poderoso rol de secretario de Estado.

El cardenal que supervisa las relaciones del Vaticano con otros países fue el principal funcionario de la burocracia de la Santa Sede desde el siglo XVII. Ahora, sin embargo, Francisco está reduciendo los poderes del cargo, orientándolo hacia la participación en asuntos diplomáticos, quitándole autoridad en temas de finanzas y dándole un papel menor en cuestiones internas.Redefinir el rol del secretario de Estado es una parte central de la agenda de Francisco en su intento por limpiar la Curia –la administración de la Santa Sede– tras una serie de escándalos en el 2012, el último año completo de pontificado de Benedicto. Además, un nuevo departamento supervisor de las finanzas del Vaticano reportará directamente al papa. Para encabezarlo, Francisco eligió a un australiano que nunca trabajó en Roma, el cardenal George Pell, un hombre nada parecido a la Curia dominada por italianos.

Durante el papado de Benedicto, la Curia estuvo ampliamente dividida en dos facciones: los seguidores de Tarcisio Bertone (anterior secretario de Estado) y los de su predecesor, Angelo Sodano.

Sodano había sido secretario de Estado entre 1991 y 2006, y fue quien esencialmente lideró a la Iglesia a medida que se deterioraba la salud de Juan Pablo II. Bertone no tenía experiencia en diplomacia cuando reemplazó a Sodano en el 2006. Gozó de una influencia desproporcionada en asuntos internos del Vaticano, según vaticanistas. “Al final, las cosas empezaron a ponerse muy peligrosas, porque todas las actividades financieras estaban concentradas en sus manos (de Bertone) o en manos de hombres leales a él”, dijo Massimo Franco, columnista y autor del nuevo libro The Vatican According to Francis.

“Francisco está tratando de hacer profundas reformas en la Curia (…) pero eso llevará algún tiempo”, sostuvo el cardenal español Julián Herranz, uno de los tres prelados que escribió un informe secreto sobre el escándalo Vatileaks para Benedicto. Desde su elección, Francisco advirtió a sus cardenales que eviten las intrigas y las camarillas. (AFP y Reuters) l

Lo dijo

“Si una persona es gay, busca a Dios y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?”

Comprensión

Durante el vuelo de regreso de la Jornada Mundial de la Juventud

“¡Cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres!”

Pobreza

El mismo nombre del papa refleja su opción por los más desfavorecidos

“Les pido una castidad ‘fecunda’, una castidad que genere hijos espirituales en la Iglesia. La consagrada es madre, debe ser madre ¡y no una solterona!”

Claridad

Los mensajes del papa son directos y sin adornos